13 de enero del 17

13/01/2017 § Deja un comentario

Nos vamos a hacer los suecos y vamos a ignorar que hoy es un día fatídico para aquellos de cultura anglosajona. Para endulzarles un poco las horas les vamos a contar lo que sucedió el otro día en la costa norte de Alemania.

170113-04

El pasado día 4 de enero, la policía del estado federal alemán de la Baja Sajonia informaba que  habían llegado cientos de miles de huevos de plástico de colores a la playa de la isla Langeoog.

170113-01

Se trataba de los regalos de Kinder Sorpresa. Según recoge Der Spiegel, las cápsulas de plástico aún contenían los juguetes y ocupaban varios kilómetros de la playa, aunque no había nada de chocolate.

170113-02
Parece ser que, al igual que en el caso de los patitos, los huevos cayeron de un barco que perdió parte de su carga durante una tormenta en Navidad, propiciando esta Pascua en Langeoog, como la llamaba la propia policía en un comunicado de prensa.

170113-05

El alcalde de la localidad, Uwe Garrel, coordinó la recogida de estos juguetes para evitar que lleguen al mar y supongan un peligro para los animales. Muchos niños han colaborado voluntariamente en una operación que les ha reportado un buen botín navideño.

170113-03

 

28 DE MAYO DEL 16

28/05/2016 § Deja un comentario

Pues eso, que a veces se le acaba a uno la paciencia.

07 de noviembre del 15

07/11/2015 § Deja un comentario

Una corta película de dibujos animados para entretenerles 3 minutos y 17 segundos. No les robamos mucho tiempo. Luego nos dicen si les gusta. O no. No nos lo dicen. O no les gusta. A saber.

Resumiendo, que es fin de semana y no deseamos que se les pase. Disfrútenlo y hagan disfrutar a quienes les rodean.

21 de octubre del 15

21/10/2015 § Deja un comentario

Uno de los juguetes artesanales más famosos en el país fue don Nicanor tocando el tambor. De origen desconocido, parece que fue creado a finales del siglo XIX vendiéndose hasta la última década del XX.

151021.01

Hay quien afirma que es una creación del segoviano Acacio Talega, quien construyó un muñeco con un pito en el trasero y cuyos pequeños brazos tocaban un tambor movidos con un cordel. Según dice quien tal afirma, el juguete se llamó Nicanor en honor al padre del segoviano.

151021.03

Don Nicanor tocando el tambor se vendía en la calle, aunque tuvo su momento de gloria cuando, en diciembre de 1964, participó en París en el IX Certamen benéfico de sesenta y nueve naciones, siendo sus ventas las más importantes del pabellón español de la muestra.

151021.02

El juguete, compuesto de doce piezas, se fabricaba de forma artesanal a base de cartón, caña, pedazos de lata y retales.

Documentación: Don Nicanor tocando el tambor

16 de enero del 15

16/01/2015 § Deja un comentario

Recuerden los tagamochis. Era un aparato para criar Bajitos creada en 1996 por Aki Maita, un aparato electrónico con la forma y tamaño de un huevo que tenía una pantalla pixelada en blanco y negro, en donde se podía ver una mascota virtual.

150116.01

Llegó a su apogeo en 1999, cuando llega a América de contrabando ya que no estaba permitida su exportación. Actualmente existe un revival del engendro y se puede encontrar como App para su móvil.

150116

Para quienes quieran vivir la experiencia o recordar la experiencia del enano que no te come, lo pueden encontrar para IOS en Hatchi y para Android en Hatchi. Con consejos para su cuidado y desarrollo en:
Cuidados del Tamagotchi
Cómo hacer crecer a tu Tamagotchi

 

27 de junio del 13

27/06/2013 § Deja un comentario

Ahora que entramos en el verano y empiezan las vacaciones académicas, recordamos aquellos tiempos en los que la familia nos llevaba de vacaciones, en nuestro caso a nuestro querido Cantábrico. En aquellas playas en las que la marea baja dejaba la arena húmeda, construíamos circuitos tipo bobsleigh en los que jugábamos con canicas. Endiabladas carreras que nos entretenían cuando no había nada mejor que hacer.
Fue este un juego que nos ocupó la infancia, juventud y primera madurez. Surfistas rudos que se pegaban como niños cuando de carreras de ciclistas se trataba, porque sí, allí donde llegaba la canica, la substituíamos por un ciclista de plástico que comprábamos en la tienda del pueblo, año tras año.

130627.01
Parece ser que Manel Sotorres fabricaba muñecos en plástico que cubrian una amplia gama, desde indios con los que todos jugamos en una época pretecnológica, hasta los deliciosos ciclistas que usábamos en aquellas carreras, entre ola y ola.
130627.03

Porque sí, cuando salíamos del agua a la que entrábamos al amanecer, tras desayunar, en las mañanas de marea baja bajando, nos reuníamos surfistas de varios spots para crear la pista en la que competíamos y a la que acabaron uniéndose surfers extranjeros atraídos por la diversión que vivíamos. Mientras, las chicas que no sabemos porqué nunca quisieron jugar, miraban y animaban a sus favoritos.

130627.04
Los ciclistas que aquí se muestran, los compró el bajito en San Sebastián por 1€ en una de las ocasiones en que allí fue a correr el maratón. Así mismo, forma parte de su colección el maletín para canicas que le regaló un queridísimo amigo y que según dice, usaba para tal menester.

130627.02

07 de marzo del 13

07/03/2013 § 4 comentarios

En estos días en los que ha caído el diluvio universal, pensabamos en el blog cómo se entretenían los niños en los días de lluvia cuando no existían ni los ordenadores, ni los juegos on line, ni internet. Era otro mundo, no muy lejano.
Entre otros juegos entrañables e inocentes, estaban los recortables. La verdad es que tenían estos mucho encanto y aún hoy en día hay quien los busca y confecciona. Trasteando por  la red hemos encontrado unos cuantos que aquí colgamos, como recuerdo de un tiempo que pasó y como regalo a aquellos que se aburran.

130307.01

130307.02

130307.03
No podemos olvidar las señales para que todo el asunto circule bien, que hay que poner un poco de orden en este lío.

130307.04

Y ahora que todo está en marcha, las estaciones, para que los viajeros suban al tren, tras despedirse de familiares o amigos, de tomar un café en el bar.

130307.05

130307.06

130307.07

130307.08

130307.09

130307.10

130307.11

130307.12

130307.13

130307.014

De verdad, que el que se aburre es porque quiere, aunque llueva.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Juguetes en Hora a hora.