16 de agosto del 19

16/08/2019 § Deja un comentario

Iván Konstantínovich Aivazovsky, fue un importante pintor romántico bautizado como Hovhannes Aivazián, nacido en el seno de una familia armenia en el puerto de Feodosia del mar Negro, en Crimea, el 29 de julio de 1817, en donde pasó gran parte de su vida. Está considerado uno de los mejores artistas de marinas de la historia.

Tras culminar sus estudios en la Academia Imperial de las Artes, Aivazovsky viajó a Europa y vivió por un corto tiempo en Italia a principios de 1840. Posteriormente regresó a Rusia y fue contratado como el pintor principal de la Armada de Rusia. Aivazovsky estableció lazos cercanos con los militares y la élite política del Imperio Ruso, atendiendo ocasionalmente a operaciones militares.

Fue patrocinado por el estado, además de ser muy estimado durante toda su vida. El dicho merecedor del pincel de Aivazovsky, popularizado por Antón Chéjov, fue usado en Rusia para describir algo inefablemente encantador.

Siendo uno de los artistas rusos más importantes de su tiempo, Aivazovsky también fue popular fuera de Rusia. Hizo numerosas exposiciones individuales en Europa y Estados Unidos.

Durante su carrera de casi 60 años, creó cerca de 6000 obras, convirtiéndolo en uno de los artistas más prolíficos de la época. La gran mayoría de sus trabajos son marinas, pero también representó escenas de batallas, temas armenios y retratos.

La mayor parte de sus trabajos se mantienen en museos rusos, ucranianos y armenios, así como en colecciones privadas.

Falleció el 2 de mayo de 1900 en la ciudad en la que había vivido gran parte de su vida.

Fuente: Айвазовский, Иван Константинович

 

15 de agosto del 19

15/08/2019 § Deja un comentario

Como esta semana ha llovido bastante y ha hecho que se refresque un poco el ambiente y sabemos de buena tinta que muchos se han mojado, les ofrecemos el paraguas integral chindogu modus.

Como la imagen muestra, el modelo permite permanecer seco y en un acogedor ambiente en los chaparrones más intensos. No se aconseja en alta mar por las ventiscas, que pueden arrastrar al portador.

14 de agosto del 19

14/08/2019 § Deja un comentario

El número 2025 se puede descomponer en dos partes, 20-25, es decir 20 y 25. Hasta aquí todo es normal, tan solo estamos jugando con un número.

Ahora bien, si estos dos números [20 y 25] los sumamos entre sí [20+45] la suma resultante es 45. Es una suma sencillita, no hacemos nada raro.

Pero podemos elevar el número 45 al cuadrado [45×45] El resultado obtenido es 2.025 ¿Volvemos a empezar?

13 de agosto del 19

13/08/2019 § Deja un comentario

Una tarde de septiembre de 1528, bajo una imponente tormenta, llamó a un albergue perdido en el monte, un noble caballero. Sus vestidos eran lujosos y el ventero, después de inspeccionar por la mirilla de la puerta, abrió complacido. El recién llegado pidió lumbre para secar sus ropas y permiso para meter en la cuadra a su caballo. Como la tormenta no cesaba y la noche se echaba encima, decidió alojarse allí. Mandó que le prepararan una buena cena y una habitación para dormir.

El ventero, imaginando que el caballero sería algún gran personaje extraviado en el monte y con sus bolsillos repletos de escudos, determinó apoderarse del oro, ya que a un rincón tan intrincado del bosque nadie le habría visto entrar. Le sirvió la cena lo más rápido posible y no cambió palabra con él para que, sin ninguna distracción, se retirara inmediatamente a su aposento. El dueño de la posada se despidió para acostarse, se metió en su cuarto, buscó un afilado cuchillo y con gran agitación esperó a que su huésped estuviese acostado.

Escuchó un rato sin percibir el menor ruido y sabiendo con certeza que el caballero ya dormía, abrió con cuidado la puerta, se lanzó sobre el lecho y clavó repetidas veces el arma sobre el infeliz durmiente. El asesino cuando comprobó a la luz de una bujía que el hombre estaba muerto, registró sus ropas hallando en ellas varias bolsas de oro.

El hostelero se sintió feliz, varias veces contó las monedas y finalmente las puso en lugar seguro. Metió a la víctima rápidamente en un saco lleno de piedras, lo cosió, lo cargó y lo transportó  hasta la cercana laguna de Taravilla, la cual creen sin fondo y comunicada con la Muela de Utiel por abismos subterráneos.

Vuelto a casa, el criminal borró toda huella del crimen, se acostó satisfecho y durmió toda la noche. Al día siguiente, como no encontró el cuchillo, se inquietó con el pensamiento de que lo hubiese dejado clavado en el muerto ya que el arma llevaba grabada en la hoja su nombre y apellidos. Pero se tranquilizó pensando ¿quién podría verlo nunca ? Podría vivir tranquilo, ningún humano había llegado jamás al fondo del lago.

Pasados unos meses, una negra noche, un fuerte temblor de tierra se dejó sentir en la comarca, abriendo las entrañas de la Muela de Utiel, lo que hizo que bajaran las aguas del lago de Taravilla, que finalmente desaparecieron en las entrañas de las simas, quedando el lago seco. Acudieron a contemplarlo los vecinos de los pueblos de alrededor y descubrieron un saco abierto por algo cortante y un cadáver con un puñal en la mano. El arma llevaba el nombre del hostelero grabado. La noticia se divulgó rápidamente. El asesino, al verse descubierto, antes de ser detenido se ahorcó de una viga.

Semanas más tarde las aguas comenzaron a llenar de nuevo el lago. Desde entonces se ha repetido varias veces el fenómeno y los vecinos creen que las aguas se retiran cuando el lago esconde algún secreto, volviendo a la normalidad cuando se le ha dado al cadáver cristiana sepultura.

Fuente: La laguna de Taravilla.

12 de agosto del 19

12/08/2019 § Deja un comentario

Comenzamos hoy la publicación de los 12 pdf del 本草図譜 o Manual ilustrado de plantas medicinales, considerado el primer libro de arte exhaustivo sobre botánica de Japón. Fue publicado a finales del período Edo y tiene un total de 92 volúmenes (los volúmenes 1-4 están incompletos) e incluye más de 1900 variedades de plantas. El autor, Iwasaki Kan’en (1786-1842), era un vasallo del sogunato. La obra contiene ilustraciones a color de especies silvestres, especies de jardín y especies importadas, con los nombres taxonómicos en los epígrafes. También incluye explicaciones biológicas y otra información. Las plantas están clasificadas y organizadas según el Honzō kōmoku, Bencao gangmu en chino, un libro chino de medicina de la dinastía Ming, del siglo XVI. Si bien, al principio, Kan’en quiso publicar toda la serie en xilografías, solo los primeros cuatro volúmenes (5-8) fueron publicados utilizando ese método en 1830. Cinco años más tarde, la obra se publicó en forma manuscrita y coloreada a mano, posiblemente debido a una falta de fondos. La serie se terminó en 1844, después de la muerte de Kan’en.

01.本草図譜.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [7.2MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente.

11 de agosto del 19

11/08/2019 § Deja un comentario

Akio Yashiro 矢代秋雄 fue un compositor japonés nacido en Tokio el 10 de septiembre de 1929.

Yashiro ingresó en la Escuela de Música de Tokio -actualmente la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio- en 1945, donde estudió composición con Saburo Moroi, Kunihiko Hashimoto, Tomojirō Ikenouchi y Akira Ifukube, y piano con Noboru Toyomasu, Leonid Kreutzer y Kiyo Kawakami.

Al terminar los cursos de posgrado en 1951, fue a Europa con Toshiro Mayuzumi para estudiar con una beca del gobierno francés en el Conservatorio de París. Allí aprendió composición y orquestación de Olivier Messiaen, Tony Oban y Nadia Boulanger. Regresó a Japón en 1956.

Recibió varios premios por sus composiciones, incluido el Octavo Premio de Música Mainichi en 1957 para el Cuarteto de Cuerdas, que había escrito mientras estudiaba en el extranjero, y el Decimosexto Premio Otaka y el Vigésimo Primer Premio Nacional de Arte en 1968 por su Concierto para piano, 1964– 1967, que fue encargado por NHK.

En 1968, Yashiro fue inicialmente profesor asistente en su Universidad. En 1974 llegó a ser catedrático. Murió repentinamente 9 de abril de 1976 de insuficiencia cardíaca a la edad de 46 años.

Fuente: Akio Yashiro

10 de agosto del 19

10/08/2019 § Deja un comentario

Hoy, 10 de agosto, hace 50 años que se celebró el primer Trofeo Enrique José Biescas Viñao, también conocido como EBU, primer campeonato de surf celebrado en España, que a decir de los analistas, dio inicio al movimiento surfero que conmocionó la costa y ha poblado la orilla.

Era domingo, las 11 de la mañana y en la playa se iban reuniendo surfistas venidos de todo el Cantábrico. Eran más de los esperados, pues a pesar de que la organización no confiaba en que acudieran más de una docena de surferos, fueron 36 los que se apuntaron y que llenaron la playa con sus acompañantes. La prensa se hizo eco del evento a nivel nacional, cubriendo revistas y diarios el campeonato.

La inexperiencia de la que todos hicieron gala desarrolló el arte de la improvisación, resolviendo los problemas según iban apareciendo, desde las camisetas con números pegados de AironFix que se despegaban al mojarse, hasta la elaboración de las mangas, así como la selección de jueces, las puntuaciones y un largo etcétera que se resolvieron gracias a la buena voluntad de todos.

Resultó ganador Javier Arteche, de la saga de los Arteche, leyenda donde las haya del surf en el país, formada por los tres hermanos Iñaki, Jose Mari y Javier, a las que tanto debe este deporte.

En la Fiesta Hawaiiana que se celebró por la noche y creó estilo, se entregó el único trofeo del Campeonato, valorado en 7000 pesetas de la época (42,16€ de hoy) que se compró con 70 monedas de 100 pesetas que la organización había ahorrado durante varios años.