23 de enero del 18

23/01/2018 § Deja un comentario

La historia del café, tal y como la describe una antigua leyenda, se remonta al siglo XI en las zonas más fértiles de Abisínia, actual Etiopía, donde también se sitúa el origen del árbol del café. Dice la leyenda que el descubridor fue un pastor de cabras llamado Kaldi.

El pastor, sorprendido la actividad de sus cabras, acabó por descubrir que la causa de su agitación se debía al consumo de unos pequeños frutos rojizos de unos arbustos cercanos. Intrigado, los probó.

Con las energías renovadas y con los efectos del sueño totalmente disipados, Kaldi se hizo con unos cuantos frutos y los llevó a un monasterio cercano donde los monjes, movidos por la curiosidad, prepararon una infusión que posteriormente bebieron con asco. El sabor les resultó tan desagradable que lanzaron con desprecio los frutos que sobraron a la hoguera.

La casualidad hizo que uno de los monjes se percatara del agradable olor que desprendían los granos de aquellos frutos mientras se tostaban. Los recuperó e hizo de nuevo una infusión que, esta vez sí, tendría un sabor intenso, amargo y delicioso.

Desde entonces, el consumo de café se popularizó y se extendió por todo Etiopía y cruzando el Mar Rojo, llegó a las costas del Yemen y de Arabia, donde gracias a la prohibición del alcohol por parte del islam, su consumo se hizo masivo.

Leído en: La leyenda del café.

Anuncios

19 de enero del 18

19/01/2018 § Deja un comentario

El capitán Ochoa, abuelo del Premio Nobel Severo Ochoa, era de Luarca y gastaba patillas, levita azul con botón de ancla y gorra galoneada con visera de carey. El piloto se apellidaba Menéndez y el nostramo… no se sabe cómo se llamaba el nostramo, con su pito de plata al cuello y su marsellesa con botones de ballena. La tripulación, marineros expertos naturalmente. Fuertes marineros cantábricos, curtidos en el peligro y avanzados en las luchas del mar. El viento y ellos hicieron posible la hazaña.

El bergantín Favorita pertenecía al armador Bonifacio López, que tenía una flota de veleros con nombres muy de la época: Triunfo, Joven Teresina, Joven Benigna, con los que traficaba con los puertos de América y de Levante. Había sido construido por el maestro carpintero de ribera Rosendo Díez, más conocido por Rosendón, en 1866, y era un clipper cortador de las aguas, verdadero lebrel de la pampa marina, según entusiasta apreciación de Casariego, de dos palos y unas trescientas toneladas.

Estaba pintado de negro-describe Casariego-con una franja blanca, en batería, y unas portas artilleras imitadas de color chocolate. Su principal característica era la altura enorme de sus palos (la guinda), con masteleros y mastelerillos, que le permitían largar tanto trapo como para hacer un toldo que cubriese toda la concha y hasta la misma villa de Luarca, desde el faro al molino. Hasta el verano de 1869 había cargado las mercancías habituales con las que traficaba don Bonifacio López: azúcar, tabaco, petróleo, canela, jengibre, sal, vinos, harina, maquinaria, carbón y frutas secas.

El 21 de agosto de 1869 zarpó del puerto de Filadelfia con cargamento de petróleo y algodón y dieciséis pasajeros. La navegación se inició con viento del NO, no muy fresco y a veces duro, que acompañó durante toda la travesía, y fue ayuda decisiva junto con las buenas condiciones marineras del buque y el valor y determinación del capitán, que en toda la travesía no toco el aparejo ni para tomar un rizo, de manera que, como escribió uno de los pasajeros, Juan Fernández y Pérez Casariego en carta particular, vinimos como por el aire, casi siempre mojados por lo que saltaba la mar a cubierta.

El 7 de septiembre doblan la Estaca y el Favorita se pone a la vista de Luarca el día 8, al atardecer. En la villa se celebraba la fiesta de la Blanca, y al saberse la rapidez con que se había efectuado la travesía, el armador invitó al capitán, al piloto, a la tripulación y al pasaje a un festín que fue calificado como de romanos. Un olvidado marino de Luarca, tal vez sin pretenderlo, consiguió algo que hoy importa mucho: el primer récord de velocidad en la travesía del océano Atlántico.

Leído en: El capitán Ochoa y el bergantín Favorita

17 de enero del 18

17/01/2018 § Deja un comentario

El juego de la oca es un juego de mesa para dos o más jugadores. Cada jugador avanza su ficha por un tablero en forma de espiral con 63 casillas con dibujos. Dependiendo de la casilla en la que se caiga, se puede avanzar o por el contrario retroceder y en algunas de ellas está indicado un castigo. En su turno cada jugador tira uno o dos dados dependiendo las distintas versiones que le indican el número de casillas que debe avanzar. Gana el juego el primer jugador que llega a la casilla 63, el jardín de la oca.

Existen tres versiones sobre su origen. Podría ser una creación de los griegos durante el asedio a Troya. Esta teoría se basa en el disco de Phaistos, procedente del 2000 a. C., que podría ser un tablero del juego. Otros piensan que nació en la Florencia de los Médici y que luego se extendió por las cortes de Europa. La última teoría afirma que lo crearon los templarios en el siglo XII inspirándose en el Camino de Santiago. También se le relaciona con los buenos constructores en la época de Alfonso I el Batallador.

El disco de Festo o disco de Phaistos es un disco de arcilla cocida con inscripciones en ambas caras fechado a finales de la Edad de Bronce. Fue encontrado el 15 de julio de 1908 en la excavación del palacio minoico de Festos, cerca de Hagia Tríada, en el sur de Creta. El propósito de uso y su origen aún no han sido determinados, lo que ha convertido a este objeto en uno de los más famosos misterios de la arqueología. Actualmente se encuentra en el museo de Heraklion en Creta.

El Juego de la Oca, según algunos es un mapa cifrado del Camino de Santiago, donde los Templarios marcaban los lugares que tenían una determinada significación. Es un jeroglífico, donde los símbolos, eran conocidos por toda la Orden y que permitía un entendimiento a todos los caballeros de la Orden, independientemente del idioma de cada uno. En otras palabras, el Juego de la Oca, era la Guía del Camino de Santiago de Ida y vuelta nes y son tan fáciles que a veces nos resultan inimaginables.

 

14 de enero del 18

14/01/2018 § Deja un comentario

Now You Has Jazz es una canción escrita por Cole Porter para la película Alta sociedad de 1956, donde fue presentada por Bing Crosby Louis Armstrong. La canción describe qué instrumentos se necesitan para crear jazz.

Sol C. Siegel, el productor de la película High Society, pagó a Cole Porter $250,000 para que compusiera una canción para el film. Cuando Porter supo que Louis Armstrong iba a aparecer en la película, decidió que escribiría un número de jazz. Llamó a Fred Astaire y fueron a un concierto de Jazz at the Philharmonic. Después, habló con el empresario de jazz Norman Granz por teléfono y este le dio un breve curso de introducción al jazz. El resultado de todo este análisis musical  fue Now You Has Jazz.

Bing Crosby y Louis Armstrong and The All Stars grabaron la canción el 18 de enero de 1956 para la banda sonora de la película. Los componentes de la banda eran Louis Armstrong, trompeta; Trummy Young, trombón; Edmond Hall, clarinete; Billy Kyle, piano; Arvell Shaw, bajo; Barrett Deems, batería.

Dear gentlefolk of Newport
Or maybe I should
Say hats and cats

I want you to lend an ear
Because, well, I want you
To hear some really
Shimmering sharps and flats

For these cozy virtuosi
Just about the greatest
In the trade are fixing
To show you now, precisely how
Or approximately
Jazz music is made

Well, you take some skins
Jazz begins
Then you take a bass
Man, now we’re
Getting someplace

Take a box
One that rocks
Take a blue horn
New Orleans bornYou take a stick
With a lick
Take a bone
Ho ho, hold the phone

Take a spot
Cool and hot
Now you has jazz, jazz
Jazz, jazz, jazz

That’s positively theraputic
Now you has jazz, jazz, jazz

Masters Hall and Young
That’s Ed Hall
And Tommy Young

Now you has Masters
Kyle and Shaw
That’s Billy Kyle
Arvil Shaw

Now you has Mr. Barrett Deems
And now listen to, well, you know who

Hey, Pops, you wanna grab a little, leave a little
Yeah, Daddy, yeah
Here we go

If you sail
(Sailing, sailing)
Over the sea
(Will you wait for me)
Take my tip, they’re all
Molto hip in Italy
(Well, Arrevederci)

(As for France)
Oh, I know you’re
Very big there
(Yes, believe it or not)
I do believe, I do indeed
(Frenchmen all prefer what
They call le jazz hot)

Take a plane
(Bobba doo zot)
Go to Siam in Bangkok
Today round the clock
Well, they all like to jam

Indians on the Amazon
Beat one bar and
All of them are
(Well, gone, man, gone)

From the Equator
Up to the Pole
Everybody winging
Everybody singing
That rock, rock, rock
Rock, rock and roll

From the East to the West
From the coast to the coast
Jazz is king cause jazz is
The thing folks, dig, best

11 de enero del 18

11/01/2018 § Deja un comentario

La máquina de escribir música, patentada en 1936 por Robert H. Keaton, contaba con 14 teclas y era capaz de escribir en un papel pautado.

En 1953 el creador rediseñó la máquina y la construyó con treinta y tres teclas haciéndola más práctica y fácil de usar.

El funcionamiento es similar al de una máquina de escribir tradicional, donde un mecanismo imprime una grafía, en este caso musical, sobre un papel.

Comenzó a comercializarse en la década de los 50 a un precio que rondaba los 225 dólares. En la actualidad llegan a pagarse $6.000 por alguno de los ejemplares que han sobrevivido hasta nuestros días.

El objetivo del invento era facilitar el trabajo de editores y profesores a la hora de realizar varias copias de obras musicales de forma rápida.

Aunque parece ser que llegó a tener cierto éxito en los gremios musicales, los músicos preferían escribir sus partituras a mano y nunca llegó a tener demasiada acogida.

Post dedicado a nuestro admirado músico contemporáneo DDR, que sabemos que la usa a escondidas.

10 de enero del 18

10/01/2018 § Deja un comentario

Serpientes y escaleras es un antiguo juego de tablero indio, considerado actualmente como un clásico a nivel mundial. Se juega entre dos o más personas en un tablero numerado y dividido en casillas, que posee además un número determinado de serpientes y escaleras que conectan, cada una, dos casillas numeradas. El movimiento se determina por medio de un dado.

El objetivo del juego es lograr que la ficha del jugador llegue desde el inicio hasta el final, ayudado por las escaleras y evitando las serpientes. La versión histórica nace de algunas lecciones de moral, donde el progreso de un jugador en el tablero representa una vida influida por virtudes —representadas por las escaleras— y por vicios —serpientes. Era un juego popular entre los niños que no requería habilidades especiales.

El tamaño de la cuadrícula varía de tablero a tablero, siendo las disposiciones más comunes las de 64, 100 y 144 casillas; lo mismo sucede con la disposición y número de las serpientes y las escaleras. El movimiento de las fichas se determinaba por el valor obtenido en el lanzamiento de dos dados. Actualmente hay muchas Apps del juego para móvil o tableta.

El juego se inventó en India como parte de una familia de juegos de dados, incluyendo el parchís. Sus nombres originales eran moksha patam, vaikunthapaali o paramapada sopaanam o la escalera a la salvación. El juego llegó a Inglaterra, donde fue comercializado con el nombre Snakes and Ladders o Serpientes y Escaleras.

El Moksha Patam estaba asociado a la filosofía hindú tradicional, que contrasta los conceptos de karma y kāma, o destino y deseo. El juego ponía énfasis en el destino, en contraposición a otros juegos como el pachís, que se enfocaban en la vida como una mezcla de habilidades o libre albedrío y suerte.

El juego también ha sido interpretado y utilizado para enseñar los efectos de las buenas obras en contraposición a las malas.​ Las escaleras representan virtudes como la generosidad, la fe y la humildad, mientras que las serpientes representan vicios como la lujuria, la ira, el asesinato y el hurto.

La lección moral del juego era que una persona puede lograr la salvación  o Moksha por medio de las buenas acciones, mientras que las malas acciones llevan a uno a la reencarnación en formas inferiores de vida.

El número de escaleras era menor al número de serpientes como un recordatorio de que los caminos del bien son más difíciles de transitar que los caminos del mal. Presumiblemente el número 100 representaba el concepto de Moksha o salvación.

07 de enero del 18

07/01/2018 § Deja un comentario

Si el domingo pasado publicábamos una colección de bailes, hoy les dejamos la versión WASP del mismo. Los WASP, acrónimo de White, Anglo-Saxon and Protestant, es decir, Blanco, Anglosajón y Protestante, eran o quizás vuelven a ser, un grupo supremacista de estadounidenses de elevada posición social, descendientes de británicos y de religión protestante que, supuestamente, ostentaban un poder social y económico en los Estados Unidos de los 60.

La diferencia es obvia y la comparación casi cruel. Pero sacrificamos la equidad para dejar claro que en el blog estamos de parte de la ausencia de cualquier frontera que, siendo política, social, religiosa o cultural, una obsesión o adoctrinamiento pueda crear. Porque aquí, el equipo siempre ha dicho por un mundo de color, por un mundo mestizo.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sociedad en Hora a hora.