17 de enero del 19

17/01/2019 § Deja un comentario

Hay quien corta la cebolla con gafas de bucear para evitar el lagrimeo y recuerda las últimas vacaciones de verano. Hay quien procede bajo el grifo del agua fría y recuerda el último chaparrón de primavera.

Hay otras formas de evitar que los azufres de la cebolla irriten nuestros ojos. Para ello tenemos este ventilador que aleja los efluvios de nosotros*

*La acción de cortar una cebolla hace que se mezclen dos sustancia que como resultado producen un gas que contiene azufre y que al contacto con el agua, como los ojos que son húmedos, se descompone en ácido sulfúrico. Entonces, el cerebro reacciona diciéndole a los conductos lacrimales que produzcan más agua, es decir lágrimas, para diluir el ácido y proteger así los ojos.

Fuente: National Geographic.

Anuncios

11 de enero del 19

11/01/2019 § Deja un comentario

Este año plagado de aniversarios en el mundo del cómic —Batman, que llega a octogenario; Astérix, un jovenzuelo de 60 años o nuestro Guerrero del Antifaz, que cumple 75— comienza con la conmemoración del nacimiento de dos personajes que comparten edad y estatus de iconos de la cultura popular: los archifamosos Tintín y Popeye. Ambos nacieron hace nueve décadas, en 1929, el año del crac, que quedó asociado en la historia al inicio de la Gran Depresión y que, sin embargo, arrancó con estos dos hitos fundacionales del noveno arte como supremo arte de la gran evasión.

Tintín nacía como evolución natural del anterior personaje de Hergé, el boy scout Totor, pero empapado por la actualidad al seguir modelos de intrépidos reporteros como Robert Sexé, que acababa de dar la vuelta al mundo en moto, o del joven danés Palle Huld, un quinceañero pelirrojo de pantalones bombachos que había emulado a Phileas Fogg, pero reduciendo el trayecto a solo 44 días.

Tintín se convirtió pronto en un icono de la cultura francobelga, instaurando todo un estilo gráfico y narrativo. Aunque la mayoría de los álbumes fueron publicados antes de los años cincuenta (el último, inacabado, se editó en 1986), la creación de Hergé trascendió por completo el cómic, adaptándose al cine (con una de las películas rodada en parte en la Comunidad Valenciana, Tintín y el misterio de las naranjas azules), a dibujos animados y creando toda una cultura del merchandising a su alrededor, tan referencial y reconocible como lucrativa.

Pese a las muchas polémicas que siempre envolvieron al personaje y a su creador, en muchos casos con acusaciones que olvidaban el contexto histórico de su producción, Tintín se erigió en referente absoluto de todo un estilo de hacer cómics e ilustración, que el dibujante Joost Swarte bautizó como línea clara.

Aunque Hergé comentó en muchas entrevistas que no quería que su creación sobreviviera a su creador (como ha ocurrido con la mayoría de los clásicos del cómic francobelga, de Spirou a Astérix), se elucubra con que antes de 2052, año en que el personaje pasaría al dominio público, la controvertida compañía Moulinsart, gestora de los derechos de Hergé, no dudará en relanzar al joven reportero, para alegría de muchos y horror de otros. Lo que no cabe duda es que, 90 años después, Tintín mantiene su magia, y su dinámica narrativa visual sigue siendo ejemplo para nuevos autores.

Apenas una semana después, el 17 de enero de 1929, las viñetas de la tira diaria Thimble Theatre, de E. C. Segar (iniciada 10 años antes y protagonizada por los hermanos Castor y Olive Oyl, conocida en España como Rosario), presentaban un particular y estrambótico personaje: un marino tuerto, de eterna pipa y musculosos antebrazos que, ante la pregunta del protagonista sobre si era marino, respondía con sorna: “Ja think I’m a cowboy?” (¿Crees que soy un vaquero?)

El personaje tuvo tanta aceptación que pronto la serie pasó a llamarse Thimble Theatre Starring Popeye, adueñándose de las aventuras de la tira y dando casi de inmediato el salto a los dibujos animados, de la mano de uno de los grandes genios de la animación, Max Fleischer, que lo incluyó como personaje de los episodios de Betty Boop. De nuevo, el marino monopolizó las aventuras y se convirtió en una estrella que reclamaba su serie propia, Popeye the Sailor, que se prolongó durante más de 200 episodios.

Entre las características más famosas de Popeye están su increíble fuerza y su invulnerabilidad, por las que muchos teóricos lo consideran como uno de los fundadores del género de superhéroes. Curiosamente, en sus inicios, los poderes del marinero tuerto tenían un origen bien distinto: nacían de haber frotado la cabeza de la gallina mágica Bernice. Pero el gobierno estadounidense aprovechó el éxito del personaje para promover el consumo de espinacas durante la Gran Depresión, a las que erróneamente se les había asignado un increíble contenido en hierro, introduciendo la ingesta de estas verduras como la razón de la increíble fuerza de Popeye.

La campaña fue un éxito sin precedentes y la figura de Popeye abriendo su lata de espinacas se convirtió en un icono de la cultura americana, que llegó a tener incluso su propio serial radiofónico, lo que le certifica como uno de los primeros fenómenos transmedia.

Segar firmó aventuras maravillosas del personaje, casi delirantes, pero siempre con un poso de denuncia y crítica social que se insinuaba gracias al sentido común y algo de cinismo del famoso marino.

La serie fue tan conocida que muchos de sus personajes forman parte de la cultura comercial americana: el glotón Wimpy dio nombre a una de las cadenas de hamburgueserías más importantes del país; mientras que el fantástico Eugene el Jeep, una mascota de increíbles poderes, inspiró el nombre de los famosos todoterrenos militares.

El mes de enero de 1929 fue pródigo para el cómic de EE UU: a la serie de Segar hay que añadir el inicio de las adaptaciones al tebeo de series de la literatura popular tan famosas como Buck Rogers o Tarzán, que aportaron nuevos géneros al cómic que luego se reconvirtieron en necesarios espacios de evasión y exotismo escapista durante la depresión.

Tintín y Popeye lograron traspasar las viñetas para alzarse en parte fundamental de la imaginería del siglo XX, iconos reconocibles de una cultura popular construida alrededor del noveno arte.

Fuente: Tintín y Popeye: 1929

10 de enero del 19

10/01/2019 § Deja un comentario

Nos preguntamos qué mente prodigiosa puede crear algo tan simple, eficiente y natural como una lavadora que funciona con el andar.

Uno prepara la colada, se peina, sale y va haciendo. Una idea perfecta para aprovechar el tiempo de chiquiteo sin tener que quedarse haciendo las labores de la casa…

08 de enero del 19

08/01/2019 § Deja un comentario

País de Cucaña o La Cucaña y también País de Jauja o Jauja es un país mitológico del cual se hablaba frecuentemente durante la Edad Media. En esta tierra no era necesario trabajar y el alimento era abundante. Se suponía que quienes lo habitaban vivían entre ríos de vino y leche, y que montañas de queso y lechones ya asados pendían de los árboles con una faca en el lomo listos para ser prontamente degustados.

La Cucaña también representó un símbolo para la cultura hippie de los 1960, y según el mito se creía que era un lugar en donde todos los deseos serían instantáneamente gratificados.

Se considera que procede del latín coquina, cocina o quizás del germánico kuche, que también alude a lo cocinado y designa generalmente a los pasteles; lo concreto es que, según el célebre diccionario del idioma francés Littré, la palabra procede de cocagne, nombre occitano dado a pasteles de pintura tintórea obtenidos de la planta llamada también cocagneIsatis tinctoria L.

Inicialmente se conoció como País de la Cocagne a la región del Lauragais que era gran productora de cocagnes durante los siglos XV y XVI, producción que se extendía hacia el norte del Lauragais hasta Albi y por esto Cocagne designó inicialmente a una región rica y de buen vivir.

Por otra parte, durante la conquista del Tahuantinsuyo por Francisco Pizarro éste y sus tropas descansaron en la ciudad de Jauja, la cual era sede de enormes depósitos de riquezas, ropas, alimentos y bienes diversos acumulados por los incas que fueron aprovechados por los conquistadores españoles; de este modo, luego el País de Cucaña tuvo tras 1533 prácticamente como sinónimo al país de Jauja.

Fuente: País de Cucaña

07 de enero del 19

07/01/2019 § Deja un comentario

The Florist: or, An extensive and curious Collection of FLOWERS, publicado en Londres por John Bowles e hijo, es un interesante volumen con 18 extraordinarias ilustraciones de A. He_kle, para que las jóvenes de la época copien en dibujo o bordado.

The florist.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [69.5MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente.

06 de enero del 19

06/01/2019 § Deja un comentario

Maria Anna Walburga Ignatia Mozart, también llamada Nannerl y Marianne, fue una famosa músico del siglo XVIII, hermana mayor de Wolfgang Amadeus Mozart e hija de Leopold y Anna Maria Mozart que nació el 30 de julio de 1751 y murió el 29 de octubre de 1829.

A los 7 años de edad, su padre comenzó a enseñarle a tocar instrumentos de teclado e inicialmente pareció ser una potencial niña prodigio. Leopold la llevó junto a su hermano a muchas ciudades, tales como Viena y París, para explotar sus talentos. Al principio se destacó como excelente intérprete en clave y piano, además de que también tenía habilidades para cantar.

De cualquier forma, dada la opinión de sus padres frecuente en la sociedad de su época, se hacía imposible que continuara su carrera. De acuerdo al The Grove Dictionary of Music and Musicians, desde 1769 en adelante, ya no se le permitió mostrar su talento artístico en los viajes con su hermano, ya que había alcanzado la edad de contraer matrimonio.

Durante los años 1770, mientras Wolfgang triunfaba artísticamente en Italia junto a su padre, Marianne debía permanecer en su casa junto a su madre, pero a pesar de ello las personas la llamaban con frecuencia para escucharla, ya que su ejecución seguía siendo notable. Igualmente tuvo que quedarse en casa mientras Wolfgang visitaba París y otras ciudades entre 1777 y 1779.

Existen evidencias de que Marianne escribió composiciones musicales, como pueden ser las cartas de Wolfgang alabando su trabajo. Decía que su obra era hermosa, además que le sugería seguir componiendo, pero la voluminosa correspondencia de Leopold jamás menciona alguna de sus composiciones, y tampoco ha sobrevivido hasta hoy ninguna de ellas.​

Fuente: Maria Anna Mozart

03 de enero del 19

03/01/2019 § Deja un comentario

Animales, todos somos. El problema son los bichos, los humanos y aquellos que no lo son tanto. Algunos mutan y son inmortales, o casi. Nada como un zapatillazo a tiempo para poner las cosas en su sitio.

Este chindogu deja las cosas claras, y es telescópico, para arrear desde lejos y gracias al brazo obtener un momento dinámico con mayor fuerza.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sociedad en Hora a hora.