12 de septiembre del 18

12/09/2018 § Deja un comentario

La metoposcopia, que viene del concepto griego que define área frontal, también conocida como metopomancia, es una forma de adivinación mediante la que se pretende describir el carácter de una persona y predecir su futuro basándose en las líneas de su frente,​ de forma similar a como la quiromancia lo pretende con las líneas de la mano. El método fue inventado por Gerolamo Cardano, un reconocido médico y matemático del siglo XVI, interesado en la astrología y el azar.

Durante la Contrarreforma, la Iglesia católica perseguía las artes adivinatorias, como el resto de las ciencias ocultas. Para Cardano, que además había estado preso por ser sospechoso de herejía, no era prudente escribir sobre estos temas, pero, no obstante, en su obra De Vita Propria hizo mención a sus escritos sobre la metoposcopia.

Cardano relacionaba las líneas de la frente con cada uno de los planetas conocidos para su época, que eran: la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno, de ese modo leía las líneas como si se tratara de un horóscopo. Sus investigaciones están compiladas en un libro ilustrado escrito en que tituló Metoposcopia, que se publicaría en París en 1658, muchos años después de su muerte. Ese mismo año se tradujo también al francés.

Isaac Luria, rabino y cabalista del siglo XVI, practicaba una variante de la metoposcopia. Según él, en las líneas de la frente podían distinguirse letras hebreas y la interpretación de estas le servía para descubrir los problemas del individuo y hacer diagnósticos, pero no utilizaba sus habilidades para hacer predicciones. Se han encontrado descripciones de técnicas semejantes a la metoposcopia o fisiognomía en el Zohar —uno de los libros principales de la corriente cabalística— en las que se describe el significado de los distintos rasgos de la cara y las líneas de las manos.

El alquimista Giovanni Battista della Porta rechazaba la relación de los astros con las líneas faciales y el carácter de las personas en un libro publicado en 1627. Della Porta afirmaba que las artes adivinatorias, como la metopomancia y la quiromancia, eran: vanas, falsas y perniciosas.​ Sin embargo, a pesar de estar ligada con la superstición, la metoposcopia siguió manejándose en los círculos intelectuales y médicos hasta mediados del siglo XVII.

Se lo contamos desde la redacción del blog, por si se encuentran estos días con algún payaso, que últimamente abundan entre los que llaman clase política.

Fuente: Metoposcopia.

Anuncios

02 de agosto del 18

02/08/2018 § Deja un comentario

En un catarro lo peor es el goteo nasal, la moquita que fluye sin fin. Pero los inventores, como Juergen Hagedorn, tienen soluciones para todo. Presten atención, por favor.

Esta pinza evita el flujo de moquita y además, presten atención, cura el catarro ya que según dice el inventor en el registro de patente DE3416146 de fecha 07 de noviembre de 1985, la pinza alivia el goteo nasal sin medicamentos ya que tal como se ha comprobado, la temperatura de la cavidad nasal aumenta al no existir ventilación y ello produce la muerte o debilitación de las bacterias.

Fuente: Patentes Increíbles

05 de junio del 18

05/06/2018 § Deja un comentario

El Diablo o Demonio de Jersey, es lo que se ha definido como una criatura pseudocríptida, perteneciente a la cultura popular estadounidense. La descripción más común es la de una criatura similar al canguro con la cara de un caballo, la cabeza de un perro, correosas alas de murciélago, cuernos sobre la cabeza, brazos pequeños terminados en manos con garras, pezuñas hendidas y una cola bifurcada. Se ha informado que puede moverse rápidamente para evitar el contacto humano, y a menudo se le describe como capaz de emitir un espeluznante grito.

Criptozoologos creen que el Diablo de Jersey podría ser una muy rara especie no clasificada que instintivamente teme y trata de evitar a los humanos, diciendo en apoyo a su hipótesis que existen similitudes generales en la apariencia de la criatura (cabeza de caballo, cuello y cola largos, alas de piel, pezuñas hendidas, grito que hiela la sangre), y que las únicas variables son la altura y el color, y que es más probable que una especie pueda subsistir durante un lapso de varios cientos de años, en vez de la existencia de una criatura que vive sola desde hace más de 500 años. Criptozoologos también dicen que la criatura es una especie de pterosaurio similar al Dimorphodon.

Documentación: Diablo de Jersey.

08 de mayo del 18

08/05/2018 § Deja un comentario

28 de marzo del 18

28/03/2018 § Deja un comentario

La xenoglosia, término acuñado en el siglo XX por el fisiólogo francés Charles Richet, 1850-1935, es un supuesto fenómeno paranormal, que corresponde a la habilidad de poder hablar o escribir un lenguaje no familiar para un individuo. Muchos de los supuestos casos de xenoglosia han sido palabras aprendidas en algún momento de la vida del individuo y olvidadas, otros son simplemente una jerigonza; sin embargo, algunos de los muchos casos investigados no son fáciles de explicar.

Existen dos tipos de xenoglosia: Una, recitativa: la más común; el individuo dice palabras pero no entiende lo que habla, ni es capaz de conversar en este idioma. Generalmente estas palabras fueron aprendidas y olvidadas. Y dos, sensitiva o consciente: la persona puede llevar a cabo una conversación en un idioma nunca antes aprendido o conocido. En 1895, Sigmund Freud y Josef Breuer publicaron el caso de su paciente Anna O., que hablaba alemán e inglés.

En el Libro de los Hechos de los Apóstoles, perteneciente al Nuevo Testamento de la Biblia, se cuenta que en la fecha de Pentecostés los doce discípulos principales de Jesús experimentaron la llegada del Espíritu Santo quien se les apareció en forma de lenguas de fuego sobre la cabeza de cada uno, y entonces pudieron hablar en distintos idiomas. No se sabe a ciencia cierta cuántos idiomas hablaron estos doce apóstoles, pero la Biblia documenta que los judíos en la diáspora hablaban 17 idiomas diferentes.

Algunos escritores sostienen que la xenoglosia está relacionada con regresiones hacia vidas pasadas. En estas ocurren memorias de reencarnaciones pasadas, así como la adquisición de habilidades aparentemente nunca poseídas por los individuos.

La xenoglosia ha sido usada para apoyar la idea de la reencarnación, basándose en la idea de que ésta es la única forma de mantener el conocimiento de un idioma antes de nacer.

Documentación: Xenoglosia

20 de diciembre del 17

20/12/2017 § Deja un comentario

En lingüística, se denomina etimología popular, paretología, etimología cruzada o etimología asociativa al método pseudocientífico de explicar los orígenes de las palabras que se basa fundamentalmente en creencias y tradiciones populares, utilizando las similitudes con voces parecidas u homófonas y así tratando de buscar las relaciones entre sus significados. Esta creación de significado se manifiesta, en general, o bien por un trastrueque semántico o bien por adaptación fonética de una palabra. En las lenguas naturales el fenómeno de reanálisis morfémico ha dado lugar a algunas etimologías populares.

El fenómeno que se produce por la tendencia a asociar a cada palabra un sentido determinado se denomina también paretimología, analogía léxica o atracción paronímica. Esta creación- de significado manifiesta, en general, o bien por trastrueque semántico o bien por adaptación fonética de la palabra.


Algunos ejemplos son:
Destornillarse, que proviene de desternillarse, porque fonéticamente se piensa en tornillo en lugar de en ternilla.
Eruptar en lugar de eructar, por contaminación de erupción volcánica en la que se produce un protusión brusca de material o gas.
-Esparatrapo, que proviene de esparadrapo, porque fonéticamente se piensa en trapo.
Ideosincrasia, que proviene de idiosincrasia, porque fonéticamente se piensa en idea y no en el prefijo griego, propio
Mondarina en lugar de mandarina, porque la acción de quitarle la piel es mondar la fruta.
Preveer, que es una distorsión de prever, porque fonéticamente se piensa en proveer
Vagamundo por vagabundo, porque fonéticamente se piensa en mundo, sin caer en la cuenta de que se trata del sufijo bundo, que aparece en palabras como meditabundo.

Amplia información en: Etimología popular

 

 

20 de julio del 17

20/07/2017 § Deja un comentario

El Honeygar, también conocido como Honegar es una mezcla de miel y vinagre de sidra de manzana. Un combinado que ha sido utilizado desde la antigüedad por sus presuntos beneficios para la salud.

El nombre de Honeygar fue acuñado por el D. C. Jarvis en los años 50 del pasado siglo en su libro Folk Medicine: A Vermont Doctor’s Guide to Good Health. El libro de Jarvis tuvo éxito en los EEUU y posteriormente gozó de cierta popularidad en Japón.

La marca Vermont Curry utiliza manzanas y miel debido a la influencia del Honegar cuando se introdujo en 1963.

Muchos círculos de salud natural afirman que el Honegar tiene amplios beneficios para la salud, especialmente para la artritis. Recientemente, estudios médicos analizan los resultados del vinagre de sidra en su uso contra la diabetes, la pérdida de peso y la resistencia a la insulina.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Pseudociencia en Hora a hora.