28 de julio del 19

28/07/2019 § Deja un comentario

Josef Fiala, también conocido como Joseph Fiala, fue un compositor, oboísta, virtuoso viola da gamba, violonchelista y pedagogo, nacido el 3 de febrero de 1748 en Lochovice, Bohemia.

Comenzó su carrera profesional como oboísta al servicio de la Condesa Netolicka. En 1777 viajó a Munich para servir en la orquesta de la corte del Elector Maximilian Joseph.

Ese mismo año, Wolfgang Amadeus Mozart quedó impresionado por la orquesta de viento de Fiala y le ayudó a obtener un cargo tras de la muerte del Elector.

En 1785, Fiala fue a Viena y en 1786 a San Petersburgo, donde trabajó en la corte de Catalina la Grande. En 1790 viajó a Prusia, donde se desempeñó como instrumentista de viola da gamba en la corte de Friedrich Wilhelm II.

Finalmente, en 1792 llegó a ser el Kapellmeister en Donaueschingen, donde pasó el resto de su vida. Murió el 31 de julio de 1816

Fiala escribió un concierto para viola da gamba, un concierto en si bemol mayor para oboe y orquesta, varios bailes, composiciones de cámara y sinfonías, así como un concierto para corno inglés, transcrito de una obra original para viola da gamba.

Fuente: Josef Fiala.

24 de mayo del 19

24/05/2019 § Deja un comentario

Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, Cádiz, 12 de mayo de 1948) es un pintor y escultor español, integrante de la nueva figuración madrileña y uno de los pintores más representativos del posmodernismo en España. Algunas fuentes le incluyen en una corriente que llaman neomanierismo.

Empezó la carrera de Arquitectura, que abandonó para pintar, pero a lo largo de su carrera ha diseñado edificios y espacios públicos. Pocos se han construido, y entre ellos hay que citar el Kursaal de Algeciras. La arquitectura ha influenciado su obra pictórica y ha seguido siendo uno de sus principales intereses.

En Madrid desde 1968, Pérez Villalta conformó en la década siguiente un estilo manierista de colorido y figuras deformadas en contorsiones. En esos años se lo consideró integrante de la llamada movida madrileña. A mediados de los 80 evolucionó hacia un colorido más cálido y sucio, con una técnica más suelta que podía recordar a Tiziano y a algunos maestros del siglo XVII. En la década de 1990 se intuye un giro hacia formas más definidas, y posteriormente el artista ha explorado estéticas orientales, rococós y geométricas. En esos años optó por establecerse en Tarifa, recuperando el domicilio familiar donde había vivido su niñez, y destinando algunos de sus espacios a la exhibición de sus creaciones.

En 2013 Pérez Villalta firmó un acuerdo con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo por el que este museo recibirá toda su obra en donación mediante testamento así como su casa de Tarifa, donde el artista desea que se exponga parte de su obra.

Frente a los valores de cierta la modernidad abstracta como autenticidad de los materiales y pureza formal, la pintura de Villalta es de naturaleza totalmente narrativa, como se aprecia en dos obras suyas muy significativas, en el Museo Reina Sofía de Madrid: Grupo de personas en un atrio (1975-76) y Gente a la salida de un concierto de rock (1979). Otras a destacar son: La pintura como vellocino de oro (1981-1982), Sansón y Dalila o el triunfo de Venecia (1981), Historia Natural (1987) y Santuario (1996). Es un artista fiel al estudio de la tradición, con tendencia a una ornamentación abigarrada y a una exuberancia que inspira optimismo o nostalgia por un pasado idealizado.

Defensor de la belleza como disfrute y como necesaria para vivir, Pérez Villalta no oculta su afán por lo ornamental en oposición al arte minimalista y aunque a veces sea provocador y roce el escándalo, sigue métodos de diseño y producción tradicionales: múltiples bocetos, técnica depurada de lenta ejecución. Acusa influencias dispares y se confiesa admirador no sólo de maestros antiguos, sino también de Giorgio de Chirico, Marcel Duchamp y Dalí.

Ha ilustrado varios libros, como Faetón del Conde de Villamediana, la Odisea de Homero y Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift. En 2006se publicó el libro Idea, que reunía bocetos de años anteriores. Además, ya desde los años 70 ha diversificado su producción, creando grabados en aguafuerte, serigrafía y litografía, y diseñando escenografías para teatro, cerámicas, muebles, textiles (pañuelos, tapices, joyas, estatuillas de bronce e incluso un dibujo suyo inspiró un monumento ecuestre, El instante preciso, para el tejado del Ayuntamiento de Granada, concebido y realizado en bronce por Ramiro Megías.

Reivindicando su condición de artífice, más que de simple pintor, Guillermo Pérez Villalta llevó una antológica de su producción no-pictórica (Artífice) en 2006-07, por diversas ciudades de Andalucía. Esta exposición recaló en 2008 en el Museo Colecciones ICO de Madrid.

Está presente en colecciones como: Museo Reina Sofía de Madrid, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Fundación Juan March de Palma de Mallorca, Fundación Suñol de Barcelona, Patio Herreriano de Valladolid, El CAAC de Sevilla cuenta con un nutrido repertorio del artista, gracias a un acuerdo mixto de donación y depósito suscrito por él en 2013. En 1985 Pérez Villalta recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas.

Fuente: Guillermo Pérez Villalta

13 de mayo del 19

13/05/2019 § Deja un comentario

A synopsis of the birds o Australia, and the adjacent islands, Volume IV, es un interesante libro de 86 páginas de John Gould con 18 ilustraciones que fue publicado en 1838 por el autor, en Londres.

A synopsis of the birds of Australia. Volume IV.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [10.1MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente.

22.04.19: A synopsis of the birds of Australia. Volume I.pdf
29.04.19: A synopsis of the birds of Australia. Volume II.pdf
06.05.19: A synopsis of the birds of Australia. Volume III.pdf

26 de abril del 19

26/04/2019 § Deja un comentario

Marina Núñez, Palencia, 1966, es una artista multidisciplinar española, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y doctorada en Bellas Artes por la Universidad de Castilla-La Mancha. Ejerce como profesora titular de pintura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Vigo.


Su obra comenzó a exponerse a principios de la década de los noventa. Sus representaciones de locas y monstruas revelaban un interés por los discursos de género en torno a las identidades femeninas, así como por la violencia de los estereotipos dominantes.

Su pintura al óleo, narrativa y conceptual, fue compaginándose progresivamente, desde la primera década del 2000, con técnicas digitales en 2D y 3D, tanto en imagen fija como en vídeo. Marina Núñez representa identidades posthumanas a través de imágenes de cuerpos mutantes, mestizos, múltiples.

Según la profesora de la Universidad de Murcia, Isabel Tejeda Marín, Marina Núñez inicia su carrera artística con un trabajo fundamentalmente pictórico que suponía una lectura crítica del imaginario teratológico de lo femenino. Partiendo del análisis y de la deconstrucción de la iconografía femenina que hemos heredado sobre la locura –fundamentalmente decimonónica y proveniente de ámbitos científicos, aunque también artísticos– y de la creación de imágenes que se servían de los atributos que se han considerado como pertenecientes a las mujeres y que han representado a este género, Núñez pasó a analizar y recrear a principios de la actual centuria el imaginario cíborg tras la estela de autoras como Donna Haraway.

​En palabras del filósofo José Jiménez: La cuestión de la identidad se abre a la experiencia de la metamorfosis: yo soy yo y mi otro. Cuerpo e imagen, más allá del cuerpo. Masculino y femenino. Cuerdo y loco. Normal y monstruo. Nativo y extranjero. Ser humano y máquina. Terrícola y alien.

Para el escritor Óscar Esquivias ciertas ideas recurrentes que aparecen en la obra de Núñez son la metamorfosis incesante de la materia, los cambios en el cuerpo humano, los trampantojos, la recreación de mundos alternativos y de laberintos y bucles alucinatorios y futuristas:

Como en los sueños, todo lo que vemos resulta reconocible y, a la vez, extraño, ambiguo y a menudo inquietante, pero casi nunca aterrador o truculento; sus imágenes poseen tal ambigüedad que no estamos seguros de si asistimos a un proceso de evolución o de degradación de lo humano. En sus creaciones encontramos el mismo rigor que en los grabados de M. C. Escher o los cuentos de Dino Buzzati al desarrollar una idea de tipo fantástico y llevarla hasta sus últimas consecuencias. Y, como ellos, a menudo se recrea en presentarnos laberintos o bucles de los que es imposible escaparse.

Sus obras se encuentran en las colecciones del Artium (Vitoria),8​ MUSAC (León),9​ el Patio Herreriano (Valladolid),10​ Es Baluard (Palma de Mallorca),11​ Colección La Caixa (Barcelona),12​ Fundación Botín (Santander),13​ CAB (Burgos),14​ CA2M (Móstoles, Madrid)15​ o FRAC Corsica,16​ entre otras.

Fuente: Marina Núñez – Wikipedia, la enciclopedia libre

04 de marzo del 19

04/03/2019 § Deja un comentario

Hoy les ofrecemos los dibujos de Arthur Schott de la vegetación del valle del Lago Salado, o Salt lake, y Utah.

Drawings by Arthur Schott.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [222.4.MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente.

18 de diciembre del 18

18/12/2018 § Deja un comentario

Cuenta la leyenda que la Casa de las Siete Chimeneas se construyó para servir de morada a la hija de un montero de Felipe II, de quien se dice que el príncipe fue amante secreto. La joven se llamaba Elena y poseía una extraordinaria belleza que cautivó al hijo de Carlos I.

En el siglo XVI era una casa de campo rodeada de huertas y jardines en el límite de la ciudad. Se reconoce porque en la parte superior destacan siete chimeneas cilíndricas dispuestas en línea, del mismo color del ladrillo rojo que la fachada. En la entrada hay además, cinco columnas exentas que no sostienen nada.

La joven Elena, que carecía de la nobleza necesaria para emparentar con la realeza, se casó con un capitán del ejército del rey llamado Zapata. Al poco, este tuvo que partir a la guerra en Flandes contra las tropas francesas, donde participó en la famosa batalla de San Quintín.

El capitán murió en combate y la joven viuda quedó desolada. Apenas comía ni dormía y su aspecto se deterioró considerablemente entre lágrimas y lamentos. Se dijo que había muerto de pena, aunque algunos afirmaron que antes del fatal desenlace dio a luz a una niña.

Los sirvientes afirmaron que Elena no había muerto de tristeza sino asesinada, porque se descubrieron marcas de arma blanca en su cuerpo. Comenzaron los rumores que relacionaban la muerte de la joven con el rey que, habiendo sido su amante, trataba de ocultar la relación de la que podía haber tenido una hija.

Se acusó del crimen al padre de Elena, quien fue interrogado. Poco después, su cuerpo sin vida apareció colgando de las vigas de la Casa de las Siete Chimeneas. Las autoridades ordenaron investigar más a fondo la muerte de Elena, pero el cadáver había desaparecido. Al desconocerse su paradero, se sospechó que había sido ocultado en las paredes del edificio o enterrada en sus jardines. La búsqueda exhaustiva fue infructuosa y el cuerpo se dio por desaparecido.

Cuando, pasados los años, el revuelo cesó, un hombre afirmó haber visto en la noche una figura sobre el tejado, entre las chimeneas de la casa. Una mujer vestida de blanco llevando una antorcha señalaba el Alcázar, morada del rey Felipe. La aparición se confirmó posteriormente al ser vista por otros.

La leyenda del fantasma ha continuado viva a través de los siglos. Cuando a finales del siglo XIX, el Banco de Castilla decidió instalarse en el edificio, se llevó a cabo una reforma para adecuarlo al nuevo uso. Durante las obras se encontró el esqueleto de una mujer enterrado bajo el suelo y a su lado varias monedas de oro de los tiempos de Felipe II.

Según la tradición, las siete chimeneas representan los siete pecados capitales. Hoy el edificio es Monumento Histórico Artístico y alberga las dependencias del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. La Casa de las Siete Chimeneas está en la calle Infantas, 31, junto a la plaza del Rey, en el Barrio de Chueca.

Fuente: La leyenda de la Casa de las Siete Chimeneas.

24 de noviembre del 18

24/11/2018 § Deja un comentario

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Notas en Hora a hora.