13 de diciembre del 17

13/12/2017 § Deja un comentario

Son estas, cartas antiguas de las Baleares. Destacamos la variedad de formas que va adquiriendo Formentera según las mediciones de la época. Lamentamos no poder ofrecer las imágenes con mayor calidad .

Destaca esta carta de 1846 por utilizar el Meridiano de Cádiz para establecer los grados de longitud.

Carta de las Islas Baleares en las que se incluye parte de la costa peninsular.

Carta del Puerto de Ibiza de 1897 en la que se aprecia como en Botafoc, que era un islote unido a tierra por una lengua de tierra, ya existía el faro.

Carta de las Yllas Baleares y Pitiusas en las que aparecen las longitudes según dos meridianos de la época, el Meridiano de Cadiz y el Meridiano de Cartagena.

Antigua carta de las Baleares con el litoral peninsular, en la que se dibujan las islas con todavía bastante falta de exactitud.

Carta de las Baleares, casi identica a la anterior, con la costa peninsular oriental en las que se observa como se exageran las particularidades de las costas.

Carta francesa de las costas de la península que recoge parte de las Pitiusas y el norte de África, conocido en la época como Barbaria.

 

Carta de las islas en las que se aprecia bastante bien una Formentera, todavía deformada por los cartógrafos, al sur de una estilizada isla de Ibiza.

Anuncios

08 de diciembre del 17

08/12/2017 § Deja un comentario

Durante siglos, tener un meridiano propio como Estado era señal de poderío y progreso. España tuvo varios: Madrid, Toledo, Isla del Hierro, Pico del Teide o Salamanca. El de Cádiz fue durante un siglo el referente mayoritario para toda la flota española.

Desde 1753 hasta 1850, la mayor parte de las cartas náuticas españolas y de los diarios de navegación están referidos al meridiano de Cádiz. Gozó de gran relevancia internacional y prestigio marítimo, pero hoy nada lo recuerda. Hasta ahora, ni siquiera se sabía por qué puntos transcurría con exactitud.

Varias causas hicieron, en 1717, del meridiano de Cádiz una guía para la navegación española. Aquel año, la ciudad se convirtió en sede de la Real Casa de la Contratación de Indias, organismo que regulaba el comercio y la navegación con los territorios de ultramar. Su traslado desde Sevilla solo confirmó lo que ya estaba ocurriendo desde hacía décadas. El poderío comercial de Cádiz en el comercio con las Indias generó a la ciudad pingües beneficios y empujó otros acontecimientos: en 1717 se crea, además, la primera Academia de Guardias Marinas de la Armada, antecedente de la actual Escuela Naval Militar.

En ese siglo de oro del comercio, a Cádiz, que en ese momento era la quinta ciudad más poblada de España, le faltaba su propio meridiano. Llegó en 1753 gracias al Observatorio Astronómico de la Marina, que se ubicaba en la desaparecida torre del homenaje del Castillo de la Villa. España pasó a contar con dos meridianos importantes activos, Madrid y Cádiz. Al calor de las rutas comerciales, el segundo se popularizó rápido entre la flota española e incluso de otras nacionalidades. En esos años, los buques se cambiaban posiciones entre ellos, referenciados a sus propios meridianos y eso hizo que el de Cádiz gozara de gran prestigio.

El primer observatorio astronómico de España se creó 1753 en el Castillo Viejo, cerca del Teatro Romano de Cádiz. El Real Observatorio de la Armada estableció el Meridiano de Cádiz como referencia para la elaboración de cartografía civil y militar de España, ya que constituir la longitud cero del mapamundi suponía un símbolo de prestigio científico, poder y hegemonía.

Entre 1753 y 1850 Cádiz fue referencia cartográfica mundial; y es que antes de que una decisión política internacional tomada en 1884 estableciera Greenwich como meridiano universal, numerosos estados establecieron observatorios astronómicos que sirvieron, a su vez, para generalizar el uso de su territorio como meridiano cero o primer meridiano.

En cualquier guía de viajes de Londres o París encontramos numerosas referencias a sus respectivos meridianos. Desde 1995 París está recorrida de norte a sur a lo largo de 17 kilómetros sur por 135 medallones de bronce incrustados en el pavimento que siguen la línea del antiguo meridiano de París, con el nombre del científico francés Arago.

El magnífico ensayo de Miguel Ramos Grosso El Meridiano de Cádiz no deja lugar a dudas; propone a Cádiz un nuevo atributo para mostrar al mundo el determinante papel que ha jugado en la historia de la navegación, y busca materializar el recuerdo colocando algún testigo para que los gaditanos y quienes visitan la ciudad puedan leer sobre el terreno algo más que La Carta Esférica.

Documentación: El meridiano perdido de CádizEl Meridiano de Cádiz

25 de octubre del 17

25/10/2017 § Deja un comentario

Hace tiempo que no hablamos de juegos y ahora que se acerca el invierno con sus fríos y ventiscas, puede ser buena idea quedarse algún rato en casa y entretenerse con algo. Por eso les vamos a hablar de un juego de regatas on line. A ver si les gusta.

Alojada en Virtual Regatta podemos correr la Volvo Ocean Race 2017-18 en un interfaz sencillo y cómodo una vez que nos hemos inscrito. Como la regata empezó el día 22, a los que llegan con retraso les colocan el barco en el pelotón y ahí te espabilas para ganar posiciones jugando con los vientos, las velas y los rumbos.

Aunque es un juego PTW (Pagar Para Ganar) y aunque hay otras plataformas que nos gustan mucho más como Sailonline.org, o LiveSkipper.com, esta tiene el encanto de que hay muchísimos participantes y, sobre todo, que pueden jugar en el iPad o en el móvil además de en el ordenador. Ustedes deciden.
App para Apple: Virtual Regatta Offshore
App para Android: Virtual Regatta Offshore

09 de junio del 17

09/06/2017 § Deja un comentario

Otoño de 1952. Todo náufrago sueña con ser salvado aunque nadie elige vivir la pesadilla que ocasiona su salvamento. Todos menos el biólogo francés Dr. Alain Bombard (1924 – 2005) Un aventurero que diseñó y planificó minuciosamente su hazaña de supervivencia. La misión era estudiar y vivir en primera persona los problemas de un naufragio en alta mar para mejorar y garantizar nuevos procedimientos y estrategias de salvamento. Su trabajo de ayer ha condicionado los mecanismos de salvamento de hoy. Pero aquel fue una absoluta temeridad que, por supuesto, le convirtió en héroe nacional.

El 11 de agosto de 1952 Alain Bombard partió de Tánger en una zodiac de salvamento de 4,5 metros de eslora y típica de cualquier navío comercial dotada con una vela artesanal de 3 m2. El bote fue bautizado con el nombre de L’Heretique. La idea era cruzar el Atlántico en aquella minúscula embarcación sin agua potable, sin víveres… solo con sus manos y el L’Heretique ¿Lo conseguiría?

En la foto Alain Bombard es rescatado a su llegada tras perder 25 kilos y ganar una terrible anemia que le llevaría al hospital. Consiguió cruzar el charco a base de comer plancton y beber jugo de peces y pequeñas cantidades de agua de mar. Tras la aventura declaró que lo peor no fue el hambre ni la sed, para los que tenía un plan, sino la terrible soledad.

Leído en: Alain Bombard.

02 de mayo del 17

02/05/2017 § Deja un comentario

Tanto Escuder como Navarro propalaron infamantes habladurías sobre un presunto comportamiento de los formenteranos que les convertía en poco menos que contumaces malhechores. También un novelista valenciano contribuyó a extender la imputación. Pero Macabich refuta la denuncia, y arguye que nadie ha podido citar un caso concreto. ¿Cuál es el crimen que se delata? El aleve de atraer a los buques en noches de tormenta, con señales luminosas equívocas, hasta los escollos en que embarrancaban; y ello por aprovecharse de los restos de los naufragios.

Uno no admite como creíble que provocasen los hundimientos, que ese sería un proceder asombroso en hombres de mar; pero está seguro de que, en bastantes casos pudo haber saqueo de los despojos. Y es que ocasiones tuvieron… De los 85 siniestros marítimos ocurridos en el área pityuso-balear entre 1866 y 1880, por ejemplo, nada menos que 33 se señalan en las inmediaciones de Ibiza y Formentera (sirva de comparación que en Menorca sólo sucedieron 9) Está todavía por hacer un recuento de los buques que en los últimos siglos han naufragado en nuestra isla; mas alguna información sí que ha sido recopilada.


Fajarnés recoge la siguiente: en 1650 un navío genovés, el San Nicolás de Bari, en los freos; en 1684 un barco de guerra francés con 99 cañones, en ignorado lugar de Formentera; en 1766 un laúd, el San Felipe Neri, en es Carnatje; el año siguiente un navío holandés, el Alejandría en es Trucadors, un barco francés, el Conde de Provenza, en es Carnatje, y un pingue de Mahón igualmente en es Trucadors; en 1790 otra embarcación, cuyo nombre no se dice, en Migjorn. De distintas fuentes recogemos estos otros casos: En 1785 el jabeque de guerra San Luis, con 26 cañones, en es Trucadors; en 1836 un falucho formenterano en es Pujols (se ahogaron quince personas, entre ellas el torrero del Espalmador, Francisco Puig Payá; en 1838 un mercante inglés, en algún lugar de Formentera que no se dice; en 1861 un laúd catalán en el Espalmador; en 1882 un bric sueco, el Adolf, también en es Trucadors.

De Llabrés, para terminar, copio el siguiente texto: 2 agosto de 1867.—Apareció varado en Cala Saona, Formentera, un bergantín desarbolado y lleno de agua. Llevaba cargamento de tablas, tablones, vigas y viguetas y era de unas 400 toneladas. En el espejo de popa se leía: Ida.-Göteborg. Nada se supo de su tripulación. ¿Puede haber noticia más hacinada de posibilidades narrativas?…

Las leyendas de Formentera, José Luis Gordillo Courcières

06 de enero del 16

06/01/2017 § Deja un comentario

Hoy, día de Reyes, les hablamos de los reyes que navegaban por las tranquilas aguas. Hoy les contamos de las espectaculares falúas del Museo de Faluas Reales de Aranjuez.

170106-05

La colección de embarcaciones fluviales de recreo, tiene una importancia extraordinaria tanto por la calidad de sus piezas como por la coherencia y singularidad del conjunto. Se halla expuesta en el Museo de Falúas Reales de Aranjuez, un edificio construido en 1963-1964 en el Jardín del Príncipe en las cercanías del Embarcadero Real y sus pabellones. Desde finales del siglo XIX la colección ya tuvo un uso museístico al abrirse al público en la antigua Casa de Marinos de la margen derecha del río Tajo.

170107-01

La colección está compuesta por cuarenta objetos, seis de los cuales son embarcaciones y el resto mastiletes, maquetas y otros elementos relacionados con las aficiones náuticas de los reyes de España. Ese museo monográfico se presenta como un espacio divulgativo que rememora los fastos cortesanos en los ríos y estanques de los Sitios Reales del Buen Retiro de Madrid, La Granja de San Ildefonso y, sobre todo, de Aranjuez. Fue en este Sitio donde Fernando VI encargó al escenógrafo Farinelli la construcción de la Escuadra del Tajo, y donde Carlos IV, como Príncipe de Asturias, dispuso de una flotilla cuyas maniobras en ocasiones dirigía personalmente. En 1789 siendo ya monarca ordenó el traslado de unas fragatas al Mar de Ontígola, a más dos kilómetros de Aranjuez, para poder navegar en las tranquilas aguas de esa laguna artificial formada en tiempos de Felipe II.

170106-03

La embarcación más antigua y espectacular es la góndola dorada encargada en Nápoles por Carlos II en 1683, para su uso en el estanque del Buen Retiro madrileño. En 1724 fue trasladada a La Granja de San Ildefonso por orden de Luis I y en 1966 se incorporó al nuevo Museo de Falúas Reales de Aranjuez. Cronológicamente le sigue la falúa de Carlos IV, construida en Cartagena a comienzos del siglo XIX, pintada con motivos heráldicos. Del reinado de Fernando VII data la falúa con delfines entrelazados en la proa y el escudo real laureado en la popa, así como el pabellón adornado con mariposas y guirnaldas. Aunque fue empleada en la década de 1830 por María Cristina de Borbón, cuarta y última esposa de Fernando VII, esta pequeña embarcación había sido construida para la segunda, María Isabel de Braganza.

170106-04

Al reinado de Isabel II corresponde la canoa en madera de caoba con refuerzos de bronce dorado, construida en Ferrol en 1859. Sería empleada por su hijo Alfonso XII en la Real Casa de Campo en 1881, según reza la chapa de bronce en la popa. También de Isabel II es la embarcación de cabotaje obra de José Tuduri de la Torre, dedicada por MAHON A SU REINA, que tiene el escudo de la ciudad en la popa. Con tracción de catorce remos, el pabellón está engalanado con damasco amarillo, al igual que el asiento en capitoné, cuyo respaldo tiene como copete los Dos Mundos con las Columnas de Hércules y el Plus Ultra, bajo corona real.

170106-01

Finalmente, se expone la falúa de Alfonso XII, regalo de la ciudad de Ferrol en 1879. Con once metros de eslora y catorce remos, fue empleada por el monarca en sus estancias veraniegas en San Sebastián.

Post extraído de: Falúas | Patrimonio Nacional

08 de diciembre del 16

08/12/2016 § Deja un comentario

Se dice que los vientos vienen y las naves van. Pero hay quien navega a favor del viento, no tenemos otra explicación para comprender la foto de este valiente remando a contracorriente.

161208-01

Suponemos que si lo hacen para cuadrillas modelo trainerilla y salen a dar un paseo los días de brisa, hay probabilidades de que vuelvan y lo celebren con un irrintzi y varios chiquitos.

161208-02
De no ser así, suponemos que esta foto debe de ser de antes de presentar el Plan de Vuelo, porque hay quien dice que, aunque salió circa 1906, el muy valiente todavía no ha vuelto. Aunque sí, aceptémoslo, para inventos, éste.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Navegación en Hora a hora.