20 de octubre del 17

20/10/2017 § Deja un comentario

El enigmalito o petradox, es un objeto del cual muy pocos han oído hablar, pero sus características son realmente interesantes. De acuerdo con los investigadores que han analizado el análisis, es un artefacto que data de hace más de 100.000 años y está incrustado en una roca. Se descubrió en el año 1998 cuando el ingeniero eléctrico J. Williams encontró lo que parecía ser un enchufe en una piedra con forma de patata, mientras hacía senderismo por una zona semidesértica de Estados Unidos.

El artefacto presenta la apariencia indiscutible de un componente electrónico encajado en una pequeña piedra de granito natural sólido compuesta de cuarzo y feldespato, incluyendo pequeñísimos porcentajes de mica.

El componente electrónico embutido en la piedra granítica no presenta rastros de haber sido pegado o soldado de ninguna forma conocida actualmente, por lo que se podría deducir que el objeto ya existía en el momento en que tuvo lugar la formación de la piedra.

El análisis geológico posterior de la roca estimó que ésta posee unos 100.000 años de antigüedad, lo que resulta técnicamente imposible desde el punto de vista cronológico evolutivo aceptado actualmente.

El dispositivo ha sido comparado por algunos investigadores a un conector electrónico XLR o un componente parecido. El artefacto tiene una leve atracción magnética. No parece creado con madera, plástico, metal, goma o algún otro material reconocible. Williams no ha dejado que el objeto se rompa por la mitad para analizarlo, pero los rayos X demuestran que el artefacto posee una estructura interna opaca en el centro. Los escépticos creen que este componente eléctrico antiguo es un montaje muy bien manufacturado.

Analizar y validar científicamente la posibilidad de que un componente electrónico hecho por el hombre pudiera haber sido atrapado durante la solidificación de una roca hace aproximadamente unos 100.000, podría dar respuestas al enigma.

Anuncios

18 de octubre del 17

18/10/2017 § 1 comentario

Los agroglifos, palabra compuesta a partir del latín ager, campo y el griego γλυφη, tallar, cincelar o esculpir, son diseños circulares de hierba tendida o quemada que aparecen en campos de cultivo, generalmente de cereales como trigo y maíz. Los aficionados y creyentes en fenómenos paranormales los atribuyen a intervención de seres extraterrestres, concretamente a actividad ovni. No hay ninguna evidencia que confirme esta última creencia y los que han sido investigados, se ha demostrado que han sido producto de la mano del hombre. Generalmente los propietarios de los cultivos declaran haberse percatado de su existencia de forma repentina, lo que sugiere que son creados durante la noche.

Un folleto publicado el 22 de agosto de 1678, con el nombre de The Mowing-Devil o diablo segador que muestra a un demonio cortando un gran círculo en el cultivo es considerado como el prímer precedente de un agroglifo.

Los reportes del fenómeno tal como se conoce popularmente data de la década de los sesenta cuando en Queensland un granjero afirmó haber visto que un ovni emergía de un pantano. Cuando fue a revisar el área se encontró con una forma circular de 32 pies de largo por 25 pies de ancho. La policía local, la Real Fuerza Aérea Australiana, junto a la Universidad de Queensland concluyeron que lo más probable es que el fenómeno se debió a causas naturales. Según Bower y Chorey , este caso fue la inspiración para crear los agroglifos tal como se conocen hoy en día.

Documentación y amplia información en: Agroglifos

08 de agosto del 17

08/08/2017 § Deja un comentario

El palacio de Linares, conocido en sus primeros años como palacio de Murga, se encuentra en Madrid, situado entre el paseo de Recoletos y la calle de Alcalá, abriendo su fachada principal a la plaza de Cibeles.

Una turbia leyenda persigue a José y Raimunda, y al palacio que levantaron en Madrid. Según la rumorología madrileña, el palacio de Linares encerraría los fantasmas de los primeros marqueses de Linares, así como el de una niña, su supuesta hija. Siguiendo esta leyenda, José de Murga y Reolid le habría confesado a su padre, el rico comercial Mateo Murga y Michelena, haberse enamorado de una muchacha humilde, Raimunda Osorio, supuestamente hija de una cigarrera de Lavapiés.

Al conocer su padre el nombre de la joven, horrorizado, habría mandado a su hijo a estudiar a Londres, con el fin de hacerle olvidar tal amor de juventud. La razón de su espanto vendría dada por el hecho de que esa muchacha humilde habría sido fruto del amor extramatrimonial del propio Mateo con la madre de esta, y por tanto, ambos enamorados serían hermanos de padre.

La leyenda continúa situando a Mateo recientemente muerto y a los jóvenes recién casados. En tal situación habría encontrado José una carta de su padre dirigida a él en la que le explicaba las razones de su oposición a tal relación. José y Raimunda, conscientes del pecado incestuoso que habrían cometido, se habrían dirigido al papa Pío IX, quien finalmente les habría otorgado una bula papal denominada Casti convivere, esto es, vivir juntos pero en castidad.

Sin embargo, el amor que se profesaban les habría hecho pasar por alto su relación de medio hermanos y habrían engendrado una hija, a la que habrían asesinado siendo niña para evitar un gran escándalo. Tal hija, Raimundita, habría sido emparedada o ahogada, y enterrada en el propio palacio y, según tal leyenda, hoy en día, seguiría su espíritu paseándose por los grandes salones del viejo palacio cantando canciones infantiles y llamando a sus padres.

A pesar de que durante años no se han podido encontrar pruebas históricas que demuestren que los marqueses eran hermanos de padre y que tuvieran ninguna clase de descendencia, el reciente trabajo de la historiadora Carmen Maceiras Rey parece demostrar lo contrario.

Documentación: Palacio de Linares.
Libro: El secreto de Raimunda

18 de julio del 17

18/07/2017 § Deja un comentario

Vamos buscando leyendas por los mundos y olvidamos las que tenemos más próximas, las de casa. Y decimos esto porque en Zarauz, en el Palacio de Narros, se recuerda que en la noche de cada 23 de agosto, festividad de San Bartolomé y aniversario de la matanza de hugonotes que los católicos realizaron en Paris, suceden cosas extrañas en el Salón Azul, un cuarto que siempre huele a incienso sin que nadie sepa explicar porqué.

Se dice que en 1572 hubo una terrible tormenta que echó a tierra muchas naves y náufragos. Entre estos apareció herido un inglés que por su condición de caballero fue alojado en el Palacio de Narros. Murió al poco por las heridas causadas y acusó a las gentes de la Villa de haber sido envenenado por su religión, muriendo entre blasfemias a la fe católica y sin perdón.

Desde entonces, cada año, la noche del 23 de agosto, al dar las 12, se oyen ruidos extraños en el Salón Azul, mientras que la priora Sor Micaela del Santísimo Sacramento, mueve la mano desde el cuadro que la retrata, Jacob despierta de su sueño y don Miguel de Zarauz abre la boca.

Luis Coloma, conocido también como el Padre Coloma, escritor, periodista y jesuita español creador del personaje del Ratoncito Pérez, cuenta la historia del palacio de Narros en su libro Nuevas lecturas, d1912. En él, de la página 121 a la 163 narra el terror que vivió en persona y que posteriormente investigó y que se puede descargar gratuitamente en varios formatos (pdf, epub, kindle, etc) en el enlace El Salón Azul.

El año 1990 el Grupo Hepta consiguió permiso para entrar al palacio, e investigar lo que Luis Coloma contó en su libro. En éste video de 17 minutos, se documentan los sucesos del Salón Azul, sus cuadros, la historia del hugonote que allí murió y todo el misterio que envuelve al Palacio de Narros, ofreciéndonos en el reportaje imágenes del interior del palacio que incluso para la mayoría de zarauztarras son totalmente desconocidas.

Dicen que la imagen del palacio de Narros vista en Google Earth nos muestra una máscara veneciana con ojos felinos, algo que nos hace recordar la pelicula Eyes wide shut  y los ritos ocultos y demoníacos que en palacios parecidos situa Stanley Kubrick

Documentación: El Salón Azul, una puerta oscura en el Palacio de Narros

 

 

 

04 de julio del 17

04/07/2017 § Deja un comentario

El Architeuthis es un género de cefalópodos del orden Teuthida conocidos vulgarmente como calamares gigantes. Consideradas criaturas míticas, son animales marinos de inmersión profunda que alcanzan dimensiones extraordinarias; recientes estimaciones sugieren un máximo de 10 metros para los machos y hasta 14 m para las hembras. Se ha especulado sobre la existencia de ejemplares de más de veinte metros y media tonelada de peso, aunque esto no ha podido ser confirmado.

Uno de los mayores especímenes fue una hembra de casi 18 metros de largo, cuyo cadáver quedó varado en una playa de Nueva Zelanda, en 1887. También existe mención de otro ejemplar capturado accidentalmente en el año 1933, en aguas neozelandesas, de 21 metros de largo y 275 kilogramos de peso.

Los tentáculos, ubicados sobre la cabeza, llegan a medir de 2,5 a 6 veces la longitud del manto o saco visceral, y forman la mayor parte de la longitud corporal.

El 30 de septiembre de 2005, investigadores del Museo Nacional de Ciencias de Japón y la Asociación de observadores de Ballenas de Ogasawara obtuvieron imágenes de un calamar gigante en su hábitat natural. Se obtuvieron 556 fotos en 2004. Y el mismo equipo filmó un calamar gigante por primera vez el 4 de diciembre de 2006. Las primeras imágenes en video de un espécimen vivo en libertad fueron tomadas en verano de 2012 por un equipo conjunto de las televisiones Discovery Channel y NHK.

El carácter esquivo del calamar gigante y su apariencia aterradora son imágenes que se han establecido firmemente en la mente humana. La imagen que tiene el hombre del calamar gigante ha evolucionado desde que aparecieron las primeras leyendas sobre el kraken hasta la aparición del libros como Moby-Dick, Veinte mil leguas de viaje submarino o, la reciente novela, El Rojo de Berhard Kegel. También aparece en el libro Beast (1991) del escritor Peter Benchley, que fue adaptado para un telefilme por el director Jeff Bleckner.

En particular, una imagen muy recurrente ha sido la de un calamar gigante que atrapa con sus tentáculos a un cachalote, cuando en realidad, el calamar suele ser la presa del cachalote.
Documentación: Architeuthis

27 de junio del 17

27/06/2017 § Deja un comentario

Se dice que en 1938, Chi Pu Tei, en chino: 齊福泰, un profesor de arqueología de la Universidad de Pekín, se encontraba con sus estudiantes en una expedición de exploración de una serie de cuevas en las inaccesibles montañas de Bayan Kara Ula, cerca del Tíbet, ya que supuestamente podrían haber sido talladas artificialmente en un sistema de túneles y despensas subterráneas.

Según esta supuesta historia, se dice que los exploradores habrían encontrado muchas tumbas con esqueletos de 1,38 m de largo enterrados dentro de ellas. Los esqueletos tenían cabezas anormalmente grandes y cuerpos pequeños, delgados y frágiles. No había ningún epitafio en las tumbas, pero en cambio, encontraron cientos de discos de piedra de 30 cm de diámetro”, a las que se llamó Piedras de Dropa, con agujeros de 8 cm de diámetro en sus centros. Sobre las paredes habrían sido descubiertos tallados, los cuadros del Sol naciente, la Luna, estrellas, la Tierra, montañas, y líneas de puntos que unen la tierra con el cielo. Los discos, y las pinturas rupestres se dice que datarían de aproximadamente 12.000 años.

Cada disco de piedra, según cuentan, habría sido inscrito con dos surcos finos que se mueven en espiral desde el borde al agujero central. Se dice que etiquetaron los discos con otros hallazgos de la expedición y los mantuvieron en la Universidad de Pekín durante 20 años. Todos los intentos de descifrarlos fueron inútiles.

Cuando los discos fueron examinados por el doctor Tsum Um Nui, en Pekín, alrededor de 1958, a diferencia de los demás investigadores, llegó a la conclusión de que cada surco consistía en una serie de diminutos jeroglíficos de origen y diseño desconocidos. Las filas de los mismos eran tan pequeñas que fue necesaria una lupa para verlos claramente. Muchos de los jeroglíficos estaban desgastados por la erosión. Cuando el doctor Tsum descifró los símbolos, revelaron la historia de un aterrizaje forzoso de la nave espacial Dropa y la matanza de la mayor parte de los sobrevivientes por habitantes del lugar.

Los Dropa también conocidos como Dropas, Drok-paDzopa, oen  chino 杜立巴, serían una supuesta raza de extraterrestres humanoides de baja estatura que habrían aterrizado cerca del Tíbet hace aproximadamente 12.000 años.

Según Tsum Um Nui, en una de las líneas de jeroglíficos se leía: Los Dropa vinieron de las nubes en su nave. Nuestros hombres, mujeres y niños se escondieron en las cuevas diez veces antes del amanecer hasta que al fin entendieron las señas de los Dropa y se dieron cuenta que venían con intenciones de paz…. Otra sección expresa pesar de los habitantes de la montaña, tribu de los Ham, porque los alienígenas habían estrellado su nave y no podían construir otra para regresar a su planeta.

El doctor Tsum informó de su descubrimiento en 1962. Sin embargo, no fu tomado en serio, hasta el punto que se  exilió a Japón, donde murió posteriormente. Se dice que la Academia de Pre-Historia de Pekín nunca permitió publicar o hablar de su hallazgo.


Debido a que Tsum Um Nui no es un nombre chino real, algunos críticos sugieren que ni siquiera existió. Otros aseguran que Tsum Um Nui es un nombre japonés adaptado al chino.

Información completa en: Dropa.

13 de junio dsel 17

13/06/2017 § Deja un comentario

El esqueleto de Atacama, apodado Ata, son los restos momificados de una criatura humanoide de aproximadamente 15 centímetros encontrada en el desierto de Atacama, en Chile, en agosto de 2003, dándose a conocer en los medios de comunicación el 19 de octubre de ese año.

Durante una década se barajaron las posibilidades de que se tratara de un feto abortado, un mono o un extraterrestre. Sin embargo, científicos de la Stanford University afirmaron que podría tratarse de un humano mutado.

Las pruebas y los resultados se dieron a conocer el 22 de abril de 2013 en el lanzamiento en Hollywood del documental Sirius dedicado a la criatura. Los expertos afirman que no se trataba de un feto, sino probablemente de una mutación de humano varón que alcanzó a vivir entre seis y ocho años, estando capacitado pararespirar,comer y metabolizar.

El cuerpo fue descubierto por Oscar Muñoz aproximadamente en agosto de 2003, mientras buscaba objetos de valor en una iglesia abandonada en la localidad de La Noria, un pueblo abandonado a 56 kilómetros de Iquique, en las inmediaciones de antiguas oficinas salitreras. El pequeño ser estaba envuelto en un género blanco atado con una cinta violeta.

El cuerpo tiene un largo de no más de 15 centímetros, y posee un cráneo ovalado más grande de lo normal en proporción al resto de su cuerpo, con una protuberancia sobre éste. Tiene dientes duros y afilados, su cuerpo es escamoso y oscuro, cubierto por sarro y posee 10 costillas, al contrario de las 12 de los demás seres humanos.

El equipo de científicos de Stanford University a cargo de determinar la naturaleza del humanoide estuvo dirigido por Steven Greer. El análisis consistió en extraer ADN de una disección al final de las dos costillas anteriores del humanoide, lo que les permitió extraer material de su médula ósea. Se descubrió que compartía un 96% de material genético humano.

Según dijo Gary Nolan, director de biología de células madre en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, es una criatura más cercana a los humanos que a los chimpancés. Vivió hasta una edad de 6 a 8 años. Obviamente, respiraba, comía y metabolizaba. Se pone en duda qué tamaño podría haber tenido cuando nació.

Documentación: Ata.
Más documentación: 
El Humanoide de Atacama

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Misterios en Hora a hora.