17 de octubre del 17

17/10/2017 § Deja un comentario

La leyenda de los Tres Monos parece ser que es de origen chino, aunque se hicieron más populares a partir del siglo VIII en la mitología japonesa, donde se les ha consagrado un templo, el Templo de Toshogu, en la ciudad de Nikko.

Sus nombres son Kikazaru, el mono que no oye, Iwazaru, el mono que no habla y Mizaru, el mono que no ve. Según nos cuenta la leyenda fueron enviados a la tierra por los dioses para que delatasen las malas acciones de los hombres. Como suelen hacer los dioses en su incomprensible comportamiento, los dotaron de una curiosa condición: cada uno de ellos tendría un defecto y dos virtudes. Y que cada uno cumpliera con su tarea.

En el caso de Kikazaru, el mono que no oye, su misión era usar la vista para observar las malas acciones de los hombres y se las transmitía mediante la voz a Mizaru. Mizaru, el mono que no ve, no necesitaba de la vista porque su tarea era la de transmitir los mensajes entre Kikazaru e Iwazaru. Iwazaru, el mono que no habla, era el que escuchaba el mensaje de sus compañeros y decidía el castigo que los dioses usarían con los malvados.

Aunque hay quien plantea que su significado puede ser que para permanecer limpios de espíritu es necesario que nos neguemos a escuchar las maldades, que no queramos ver las malas acciones y que tampoco digamos cosas malas de nadie.

Otra versión es que la observancia y la crítica conducen al caos, porque menudo lío se traen los  monos cuando todo el trabajo lo puede hacer uno solo, medianamente serio y competente.

Anuncios

10 de octubre del 17

10/10/2017 § Deja un comentario

Existen leyendas antiguas y otras actuales, de nuestro tiempo. Hay leyendas de todo tipo y condición, hasta de los refrescos, de los que nadie conoce como el de ortigas y de los más famosos, como la Coca Cola.

Hay muchas alrededor de esta marca. Por ejemplo sobre el secreto de su fórmula, algo que se conoce como Merchandise 100X y que hace que su sabor sea único, algo que obliga a mantener el secreto celosamente guardado, incluso se dice que solo lo conocen menos de diez personas en todo el mundo.

Investigadores aficionados han tratado de revertir la ingeniería del proceso de producción y los ingredientes. La fórmula secreta ha sido tema de libros, especulaciones y leyendas de mercadotecnia. Ayudados con métodos analíticos modernos, los científicos de alimentos pueden fácilmente identificar la composición de los productos alimenticios, incluyendo la Coca-Cola. La compañía afirma con regularidad que todas las fórmulas publicadas son incorrectas. Esa fórmula contenía jugo de lima, aceite de nuez moscada, aceite de cilantro, extracto de vainilla, etcétera etcétera.

03 de octubre del 17

03/10/2017 § Deja un comentario

Arcadia, es el nombre que ha quedado en la cultura occidental para evocar un sueño de armonía y de paz, un estado perdido y deseado en el que el ser humano vive en equilibrio con la creación, un lugar donde el hombre no se siente desarraigado.

Arcadia, del griego: Ἀρκαδία, era una región de la antigua Grecia que con el tiempo, se ha convertido en el nombre de un país imaginario, creado y descrito por diversos poetas y artistas, sobre todo del Romanticismo.

En este lugar imaginado reina la felicidad, la sencillez y la paz en un ambiente idílico habitado por una población de pastores que vive en comunión con la naturaleza, como en la leyenda del buen salvaje. En este sentido posee casi las mismas connotaciones que el concepto de Utopía o el de la Edad de oro.


Un sueño que algunos políticos venden a las masas alienadas olvidando que el siglo XXI es un tiempo mestizo y universal.

Amplia información al respecto: Mitos y falsedades.
Documentación: Arcadia (utopia) y Pedro Olalla.

19 de septiembre del 17

19/09/2017 § Deja un comentario

El Great Eastern fue con diferencia el barco más grande de su época. Diseñado por el ingeniero Isambard Brunel para transportar a nada menos que 4000 pasajeros entre Inglaterra y Australia, medía más de 200 metros de largo y 25 de ancho y desplazaba unas 32000 toneladas. Sus artífices lograron completar con éxito el desafío que suponía la construcción de un navío de estas características en pleno siglo XIX. Sin embargo, no pudieron evitar que naciese tocado por la mala suerte.

La racha de accidentes y desgracias que rodearon al Great Eastern comenzó ya en los astilleros de Mirwall, en Londres, mientras el sueño de Brunel se convertía en una sólida realidad de hierro y acero. El primero y según la leyenda la causa de los demás, fue la desaparición de uno de los operarios, un remachador, mientras trabajaba en el interior del coloso. A pesar de que se le buscó con ahínco nadie encontró rastro de él.

Desde aquel momento, y durante los 27 años de vida útil del navío, retumbó por su casco el misterioso sonido de unos martillazos de procedencia desconocida que se iban y volvían en determinadas ocasiones, según afirmaron varios testigos, entre ellos uno de los capitanes del barco.

Su viaje de prueba, que tuvo lugar en 1859 terminó en tragedia al estallar una de las calderas matando a cinco personas. Brunel, que arrastraba unos problemas de salud, moría a los pocos días de enterarse de la noticia. Unos años antes el otro promotor del proyecto, el constructor del barco, John Scott Russell había dado en quiebra.

La posterior existencia del buque tampoco sería demasiado afortunada. Todas sus travesías estarían marcadas por los retrasos, las tormentas y los accidentes, el más grave la colisión contra un escollo sumergido cerca de Nueva York. Dado que nunca logró llenar las 4000 plazas del pasaje, la compañía propietaria, ahogada por las deudas, se vio obligada en 1864 a malvenderlo a cambio de una cantidad irrisoria.

El navío fue empleado a partir de entonces para tareas no relacionadas con el transporte de pasajeros. En 1865 se le reutilizó como carguero durante las operaciones de tendido del primer cable transoceánico. Su participación en la empresa fue tan accidentada como el resto de su trayectoria.

Finalmente, en 1885 fue remolcado a los astilleros de Liverpool, trayecto durante el cual casi se hundió, para ser desmantelado tras llegar sus dueños a la conclusión de que valía más a trozos que entero. Pero el Great Eastern aún guardaba una pequeña sorpresa en su interior.

Se dice que en 1889 los operarios que trabajaban desguazando el gigante de hierro encontraron un esqueleto emparedado entre dos de los cascos de la nave. Junto a él, una bolsa de herramientas oxidadas y otra con remaches metálicos.

El emparedamiento del remachador explica la fatal maldición que persiguió al Great Eastern. No habría que olvidar tampoco el hecho de que el diseño, la construcción y el manejo de un barco de su tamaño no tenían precedentes, por lo que es probable que no todo funcionase como se había imaginado al principio.

Leído en: Historias de barcos con fantasma

12 de septiembre del 17

12/09/2017 § Deja un comentario

Esta historia no es una leyenda, pero podemos garantizar que con el tiempo puede convertirse en tal. Y si no nos creen, lean un poco más, se lo aconsejamos.Cuentan en nuestra farmacia, que la pasada guardia y a las tantas de la noche, llamaron por la ventanilla de urgencias. Apareció una mujer quien, bien pintada y muy escotada, pidió una caja de preservativos. Educadamente le contestaron que eso no era una urgencia sino más bien otra cosa y que para obtenerla tenía el dispensador allí­ a su derecha.

Respondió ella que era más urgencia que otra cosa, porque vení­a de es Kentucky, el puticlú de la isla y que no querí­a una caja sino una caja grande, una de las que contienen 500 unidades de preservativos o al menos, una de 144, pues se les habí­an acabado en su dispensador y no les quedaban en stock. Y claro, que estaban todos esperando a que los llevara.

Díjole el boticario que dado que quería una caja, se los iba a poner surtiditos. contestóle ella que bien, un poco de todo está bien, pero no abuse de los de efecto retardante, que entonces se me entretienen mucho los clientes y las niñas no me cunden (sic)

No termina la historia aquí, pues una vez preparada la caja de los preservativos a granel, no pasaba esta por la ventanilla y tras varios intentos fallidos, prepararon una bolsa de plástico que le dieron a la madam y en la que esta fue introduciendo los que le fueron pasando puñado a puñado hasta completar el lote.

Arrancó la mujer el coche y con salida de medio litro, con las ruedas chirriando sobre el asfalto, salió disparada hacia el puticlú. Ya se sabe, era una urgencia más que otra cosa.

Dicen en nuestra farmacia, que si tienes salud y un corazón fuerte, lo mejor es prevenir, es decir, tener un pequeño stock en casa, para poder hacer una dosis de tres diarios. Es decir, mañana, tarde y noche, a lo que la carcajada que siguió por los allí presentes fue histórica.

Lo dicho en muchas ocasiones, no hay boticarios como los que nosotros tenemos la fortuna de tener.

05 de septiembre del 17

05/09/2017 § Deja un comentario

Alexander Sawney Bean fue el legendario jefe de un clan de 48 personas, en Escocia, que en algún momento del siglo XVI presuntamente fueron juzgados y ejecutados por el asesinato y canibalismo de más de 1000 personas.

Aunque la historia es parte de The Newgate Calendar, una recopilación y relación de hechos criminales publicada por la prisión de Newgate en Londres, los historiadores tienden a creer que Sawney Beane nunca existió. De todas maneras, su historia forma parte de las leyendas y referencias turísticas de Edimburgo.

Los hechos ocurrieron durante el reinado del rey Jacobo VI de Escocia: Sawney Beane, natural del condado de East Lothian, a unos trece kilómetros al este de la ciudad de Edimburgo, desistió de ganarse la vida honradamente como su padre y después de casarse se instaló con su mujer en una profunda cueva situada en la costa del condado de Galloway, la cual conviertió en su hogar y guarida por 25 años, durante los cuales formó un clan producto del incesto que en el momento de ser descubiertos por las autoridades reunía a 48 personas de las cuales 21 eran del sexo femenino. El clan de los Beane asaltaba a los viajeros para robarles, asesinarlos y cometer actos de canibalismo y vampirismo con sus cuerpos.

El hecho que desencadenó su perdición fue el asalto a una pareja de viajeros. El esposo consiguió escapar después de ser testigo horrorizado de la salvajes actos que cometían los agresores con su esposa. Denunciados los hechos ante las autoridades, el rey en persona con 400 hombres acude a capturar a los Beane. La tropa consiguió descubrir la entrada a la cueva que durante la marea alta quedaba oculta, adviertiendo la magnitud de los crímenes de los Beane al encontrar restos de numerosos cadáveres dentro de la cueva. El clan fue llevado a Edimburgo, en donde todos sus miembros fueron  juzgados y ejecutados sin que en el proceso, o durante la ejecución, mostraran señales de arrepentimiento.

Algunos historiadores ponen en tela de juicio la veracidad de todos los hechos sobre Sawney Beane y su existencia real. Incluso alguna opinión sugiere que el origen de la leyenda, relatada en las publicaciones británicas populares y sensacionalistas de la época, fue la intención de los ingleses de desacreditar a Escocia.
Leído en: Sawney Bean.

29 de agosto del 17

29/08/2017 § 1 comentario

Dicen que no es leyenda sino realidad. De hecho, quien sufrió la aparición de un fantasma, lo cuenta en el libro que escribió narrando sus aventuras. 

Sucedió durante el viaje realizado entre 1895 y 1898 a bordo del balandro llamado Spray, cuando Joshua Slocum, el primer hombre en circunnavegar el globo en solitario, tuvo la suerte de experimentar el compañerismo de ultratumba que a veces hay entre marinos, según él mismo cuenta .

Tras darse un atracón de ciruelas y queso en mal estado, cayó enfermo, llegando a entrar en un estado casi de delirio. Al recuperar la conciencia vio que el barco estaba en medio de una tormenta, pero mantenía su rumbo gracias a un hombre ataviado con ropajes antiguos que sujetaba el timón.

El personaje se presentó ante Slocum como el piloto de la Pinta, una de las carabelas de Colón, y le dijo que había acudido a ayudarlo al ver que estaba en dificultades.

Leído en: Historias de barcos con fantasma.
Documentación: Joshua Slocum

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Leyendas en Hora a hora.