07 de febrero del 17

07/02/2017 § Deja un comentario

El Castillo de Alboerde origen musulmán, fue pasando de manos cristianas a moras y viceversa durante parte de la Reconquista. Citado en documentos de 1099, se mantuvo en pie hasta el siglo XV. Fue durante la Guerra de Sucesión de Castilla entre las hermanas Isabel y Juana (1474-79) cuando Pedro Manrique, Conde de Osorno y partidario de Isabel, conquistó y destruyó el castillo. En las Relaciones Topográficas de Felipe II (1575) se describe al castillo como ruinas.
170207-01

Sin embargo existe otra versión que lleva por nombre La Leyenda de la Encantada y que cuenta la destrucción del castillo por otras causas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Corrían los tiempos de la Reconquista durante los cuales fue Rey de Castilla Alfonso VII (1105-1157) El Señor de Aurelia, un joven y apuesto caballero, iba a reunirse con el Señor de Alboer en el castillo de éste último para planificar conjuntamente la defensa del territorio ganado a los moros. En el castillo de Alboer conoció a Juliana, hija del dueño del baluarte y famosa por su gran belleza. Ambos se enamoraron y el caballero prometió a su amada que antes de la Noche de San Juan volvería a su castillo para casarse con ella. Llegado el día, Juliana estuvo preparando el castillo para la fiesta. Retirose a su habitación en donde, mientras se peinaba con un peine de oro regalo de su padre, esperó la llegada de su amado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cayó la noche sin noticias del Señor de Aurelia, quien, para burlar a una avanzadilla mora replegada por la zona, cogió un peligroso sendero por los desfiladeros de la zona. Se desató una tormenta y el padre de Juliana partió en su busca, temiendo que se hubiera perdido. Juliana, sola en el castillo, peinábase nerviosa por la tardanza en volver su padre y llegar su amado. En aquél terrible momento, mientras los rayos iluminaban las sombras y aullaba el viento, llamaron a la puerta. Juliana, pensando que eran noticias corrió a abrir la puerta del puente encontrándose con una gitana que llevaba a hijo moribundo en brazos y que pedía desconsoladamente ayuda. Juliana, perdida en la desesperación, la increpó y echó de malos modos del lugar. La mujer imploró dos veces más hasta que Juliana empujó a la gitana, tirándola al suelo y gritandole que se fuera al infierno con su hijo. La mendiga levantose lentamente en su dolor y mirando fijamente a la castellana, dijo:

Bien quiera Dios que mi hijo salve su vida esta noche. Porque de no ser así, maldigo a este castillo, que desaparecerá quedando solo ruinas al igual que te maldigo a ti, que desaparecerás con él hasta que un caballero de blanca armadura venga a buscarte en una noche de San Juan. Hasta entonces, te condeno a desaparecer y errar por la eternidad

Dicho esto, el niño expiró y la gitana levantando su hijo en dirección a los cielos clamó justicia. La tormenta respondió con un rayo que destruyó el castillo mientras el trueno aterrorizaba a la comarca. Las brumas cubrieron el lugar que ya no era sino ruinas de un hermoso castillo. Momentos más tarde un soldado se acercó a Juliana, quien arrepentida de su acto lloraba entre las piedras caídas, y le comunicó que su prometido, el Señor de Aurelia, al no ver la silueta del castillo, había caído por el desfiladero en cuyo fondo yacía. Una capa ensangrentada con el blasón del árbol, armas de Aurelia, era la prueba de su final.

170207-04

Juliana quedó maldita a errar para siempre y puede ser vista durante la noche de San Juan peinándose el cabello junto a uno de los muros caídos, entre las ruinas del Castillo de Alboer, esperando que un caballero la libere del castigo y madición.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para llegar al Castillo de Alboer, hemos de tomar la carretera TO-2530 dirección Villamanrique de Tajo, en donde poco después del P.K. 10 encontraremos el camino que saliendo a nuestra izquierda nos llevará a las ruinas. Al pie de estas, junto al camino y frente a la ventana de la fortaleza, existe una cueva que dicen que es la Cueva de la Encantada, donde Juliana espera encerrada hasta la noche de San Juan, en la que se acerca a las ruinas del castillo para esperar al caballero que ha de liberarla.

Ya se sabe, estas cosas de amor, acaban mal.

Texto extraído del libro: La Mesa de Ocaña

31 de enero del 17

31/01/2017 § Deja un comentario

Las turbulentas condiciones meteorológicas en el mar llevaron al naufragio a muchas naves de la Armada Invencible. Sin embargo, 87 barcos, unas tres cuartas partes, regresaron a España sin haber cumplido su misión de derrotar a las fuerzas inglesas y favorecer el ataque desde Flandes.

170131-01

Los ingleses al ver que habían conseguido vencer pero que la flota española podía recuperarse rápidamente y volver a atacar, decidieron en 1859 formar una expedición militar y venir a la península a machacar los barcos españoles que estaban siendo reparados en Santander y San Sebastián, así como para iniciar una insurrección antiespañola en Lisboa. Esta expedición fue conocida como Contraarmada y fracasó en sus objetivos.

1-03701-31

Cuando el antiguo corsario Francis Drakealmirante de esta flota, cerca ya de las costas españolas recibe rumores de que un galeón llegado de las Américas cargado de mas de 5.000 piezas de oro había atracado en el puerto de la Coruña, desvía parte de su flota hacia esta ciudad.

170127-02

Los ingleses, habiendo cercado la Coruña, abrieron una brecha en la muralla y comenzaron el asalto de la ciudad. Durante el mismo, matan al marido de María Pita, quien, llena de rabia, arrebata la lanza de la bandera inglesa y, con la misma, mata al alférez que dirigía el asalto. Era el hermano del Almirante Drake.

170131-04

Esto desmoralizó a la tropa inglesa, compuesta por 12.000 efectivos y provocó su retirada. La tradición dice que este hecho se llevó a cabo al grito de Quen teña honra, que me siga, es decir, quien tenga honor que me siga.

m-pita4_

María Pita, una vez acabada la batalla, ayudó a recoger los cadáveres y a cuidar de los heridos. Junto a ella, otras mujeres de la Coruña ayudaron a defender la ciudad tal como está documentado en el caso de Inés de Ben, que fue herida en la batalla.

170131-06

María Pita estuvo casada cuatro veces y tuvo cuatro hijos. Al enviudar por última vez, el rey Felipe II le concedió una pensión que equivalía al sueldo de un alférez más cinco escudos mensuales y le concedió un permiso de exportación de mulas de España a Portugal.

170131-07

En la Plaza de María Pita, en la ciudad de la Coruña y donde se encuentra situado el Ayuntamiento de la ciudad, se levantó un monumento en honor de María Pita. La obra, acabada en bronce, fue concebida por Xosé Castiñeiras, y en ella se representa a la heroína con la lanza con la que mató al alferez inglés mientras coge con la otra mano el cuerpo sin vida de su marido, Gregorio de Racamonde.

Post extraído de María Pita
Documentación: La leyenda de Maria Pita

24 de enero del 17

24/01/2017 § Deja un comentario

El Castillo de Sintra, también conocido como Castelo dos Mouros, se encuentra en la villa de Sintra, Distrito de Lisboa, en Portugal. Erigido sobre un macizo rocoso, aislado en una de las cumbres de la sierra de Sintra, desde sus murallas se disfruta de una vista privilegiada de la zona hasta el océano Atlántico.

170124-01

Después de la conquista de Santarém, el rey Afonso Henriques impuso un cerco a Lisboa, que duró tres meses. Cuando cayó la ciudad, el Castelo dos Mouros se entregó voluntariamente. Cuenta la leyenda que el rey, receloso de un ataque por sorpresa por parte de los moros de Sintra, el soberano solicitó a D. Gil, un caballero templario, que formase un grupo de veinte hombres para ir secretamente a observar los movimientos del enemigo. Los cruzados se colocaron en camino sigilosamente, para evitar ser vistos, viajaban de noche, escondiéndose de día, evitando a Albernoz, un temido jefe moro.

170124-02

Nuestra Señora se les apareció a los caballeros y les dijo: No tengáis miedo porque fuisteis veinte pero fuisteis mil, mil fuisteis porque fuisteis veinte. De esa forma, llenos de coraje porque la Virgen estaba con ellos, después de estar cinco días escondidos, se enfrentaron al enemigo, derrotándolo y conquistando Castelo dos Mouros para los cristianos. En homenaje a este hecho se construyó la Capilla de Nuestra Señora de Melides o de mil ides, es decir, mil fuisteis.

17 de enero del 17

17/01/2017 § Deja un comentario

Lamentamos el retraso en entregar el post, pero tenemos medio equipo desplazado en busca de noticias. Ha sido nuestro corresponsal en Estados Unidos quien nos ha salvado el día cuando nos ha recordado la leyenda de Pachi Bollos, que según cuenta la leyenda, se comió 236 croquetas de un tirón y luego fue a cenar.

170117-01

Hace ya muchas décadas, según leemos en un recorte de la revista La Estampa, semanario que se publicó entre 1928 y 1938, un tal Pachi Bollos, aseguró haberse comido 236 croquetas. Corría el año 1936 y el bueno de Pachi tenía que transportar la comida desde una sociedad gastronómica a un banquete que se servía en un domicilio. Algo así como un catering de la época.

170117-02

Pero parece ser que por el camino le entró el gusanillo y, a lo tonto, acabó con las 236 croquetas que llevaba. Lo mejor de la historia son las declaraciones del bueno de Pachi que comentaba que en realidad aquello fue sólo un aperitivo, porque después cenó.

Post dedicado a Maria José Amadoz.

10 de enero del 17

10/01/2017 § Deja un comentario

Se dice que la plaza San Felipe Neri, sita en el Barrio Gótico, es la plaza con más encanto de Barcelona. En esta plaza se encuentra la iglesia, de época barroca, que da nombre al lugar y que el Viejo y sus compañeros de promoción dibujaron mil veces en la época de sus estudios de arquitectura.

170110-01

Una falsa leyenda que se inció en el siglo XX alrededor de los agujeros que podemos observar en las paredes de la plaza, es que eran debido a fusilamientos de la guerra civil. Con tanta muerte por ambos lados todo es posible.

170110-02

La observación detenida de los agujeros nos alejan de esta idea, pues se trata de boquetes de todos los tamaños, formas y alturas. La realidad es que se trata de la huella que dejó en la piedra la metralla de una bomba que explotó cerca de la zona.

171001-03

Cuando estudiantes, tuvieron que buscar el Viejo y sus compañeros documentación por las librerías de viejo para poder acabar aquellos croquis que nunca aprobaban. Como curiosidad, en esta plaza se rodó una escena de la película El perfume.

Post extraído de: El barrio Gótico de Barcelona

03 de enero del 17

03/01/2017 § Deja un comentario

La leyenda de las sirenas es popular en todo el mundo y cada país cuenta con sus diferentes versiones sobre estos seres misteriosos. La palabra sirena evoca imágenes de humanas con medio cuerpo de pez. Hermosas, con ondulantes cabellos y aura hechizante, seres que han formado parte del folclore, el mito y la leyenda en todo el mundo. Los marineros de todos los rincones de la Tierra han informado haber visto y haber sido encantados por estas criaturas enigmáticas en los mares más remotos.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-23-56-16

Como nación rodeada por el mar, Japón tiene su propia tradición sobre las sirenas. Estas criaturas son conocidas por los japoneses como ningyo [人魚] literalmente pez humano; gyojin [魚人] que significa hombre pez y hangyo-jin [半魚人] o humano mitad pez [fíjense en los kanji, que unen el ideograma de hombre con el de pez en diferentes posiciones] Las historias de seres humanoides mitad pez se han registrado en las aguas de Japón durante siglos. Se dice que la primera noticia de sirenas en Japón data del año 619, durante el reinado de la emperatriz Suiko, cuando uno de estos seres fue presuntamente capturado en aguas de Japón y llevado ante la corte de la emperatriz. Cuentan las crónicas que se la mantuvo en un estanque para el admiración de los visitantes de la corte.

170103-02

Las descripciones físicas tradicionales de las sirenas japonesas varían respecto de las de occidente. Por lo general difieren de la imagen de hermosas mujeres con cola de pez. Antes de que la influencia de la cultura extranjera cambiara la imagen de las sirenas en Japón, el Ningyo japonés tenía poco en común con sus homólogos occidentales, tanto en la apariencia como en comportamiento.

170103-03

El Ningyo era representado como más bestial, inhumano y de aspecto algo grotesco, con apariencia más de cruce entre pez y mono que de una mujer hermosa. A menudo, las sirenas tenían brazos escamosos, apenas humanos, que terminaban en garras retorcidas. En muchas tradiciones locales, estas sirenas japonesas no poseían apéndices, eran sólo un humanoide simiesco con cabeza de reptil y dientes afilados en un cuerpo de pescado.

170103-04

Las cabezas fueron descritas con cuernos, colmillos o con filas de dientes afilados como los de un tiburón. En otras tradiciones, las sirenas conservan una forma que recuerda a la versión más familiar de sirenas occidentales, pero con una apariencia siniestra, más demoníaca. Las sirenas japonesas más humanoides tenían piel blanca y voces con las que emitían sonidos musicales que recordaban a una alondra o una flauta.

170103-04
Se les atribuyeron a las sirenas de Japón muchas cualidades místicas. Se creía que el Ningyo lloraba lágrimas de perlas y se creía quien comía su carne recibía la eterna juventud. Muchas leyendas hablan de mujeres que comieron un Ningyo y milagrosamente rejuvenecieron. Paralelamente, se pensaba que las sirenas podían adoptar diferentes formas. En 1870, los guardianes del faro del Cabo Nosaapu en el noreste de Hokkaido, creían que las sirenas locales podrían convertirse en medusas mortales.

17010

Se creía que estas sirenas se hacían pasar por hermosas mujeres vestidas de kimono, y salian a la costa para seducir y atraer a los hombres al mar, en el que se transformarían en un pez gigante para comerlos.

17-01-3-07

Para muchos japoneses de otras épocas, las sirenas no eran meras invenciones de la imaginación o de las historias de los pescadores enloquecidos, sino algo muy real del océano. Los pescadores japoneses las aceptaban como parte de la vida cotidiana ya que los avistamientos de estos seres era algo bastante común.

170103-08
Existen cuentos modernos, como un caso en 1929, cuando un pescador llamado Sukumo Kochi capturó una criatura semejante a un pez con cabeza y cara humana. La criatura se liberó de la red y se escapó. Durante la Segunda Guerra Mundial, las sirenas fueron vistas con frecuencia en aguas japonesas, en particular, en los mares cálidos de Okinawa. Incluso hubo informes de personal de la marina nipona que dice que abrieron fuego contra las sirenas, pero ningun cuerpo fue recuperado. Algunos de estos informes de sirenas fueron hechos por oficiales militares de alto rango.

170103-09

Exploradores occidentales dieron cuenta de sirenas en aguas japonesas. En 1610, un capitán británico vio en el agua a una de estas criaturas desde un muelle en el puerto de Sentojonzu  y al parecer se acercó bastante por lo que el capitán quedó desconcertado. Describió a un ser con la cabeza de mujer y cuerpo de pez, con una aleta dorsal prominente que pasaba por el centro de la parte superior del cuerpo.

170103-17

A lo largo de los años 1700 y 1800, por todo Japón los pescadores informaban sobre sirenas. Se dice que las sirenas capturadas tenían la capacidad de hablar y que trataban de engañar a sus captores y liarlos para que las soltaran.
170103-10

De los Ningyo atrapados, se dice que fueron exhibidos en puestos de feria. En el siglo XVII y XIX, los mercados de Japón conocidos como misemono estaban de moda entre la población. Eran acontecimientos que ofrecían una amplia gama de artes, como acrobacia, danza o adivinación. Muy popular fueron las exposiciones de extraños fenómenos naturales y animales exóticos recogidos por todos los rincones de la Tierra. Eran gabinetes de curiosidades, ferias de los horrores.

170103-12

Una de las mayores atracciones de los misemono fue la exhibición de sirenas. Estos especímenes, muertos y conservados, congregaban grandes multitudes, haciéndose ricos los feriantes. La mayoría de la gente común de la época consideraba a las sirenas como seres reales y tener uno ante sus ojos sólo reafirmaba la idea.

170103-13

A medida que su popularidad aumentó, las sirenas japonesas comenzaron a aparecer por todo el país. La descripción de una sirena de fabricación japonesa se describe en las Curiosidades de libros de Historia Natural de Francis Trevelyan Buckland.

170103-14

En 1825, se mostró en Londres una sirena de Japón supuestamente viva. La atracción atrajo en masa a miles de personas asombradas que no podían creer lo que sus ojos veian. La criatura era verdaderamente espectacular hasta que una inspección determinó que era  una mujer con la piel de un pez sobre su cuerpo.
170103-16

Desde 1800 son muy pocos los avistamientos de sirenas en el mar de Japón. Queda la leyenda de algo que nunca se sabrá a ciencia cierta si fue real o no.

Post extraído de mysteriousuniverse.

27 de diciembre del 16

27/12/2016 § Deja un comentario

Deprimido tras acabarse la relación que mantenía con su novia de toda la vida, Rezső Seress compuso Glommy Sunday en un domingo sombrío de 1933. László Jávor, amigo y compatriota húngaro, le puso letra.

Se comenzó a comercializar con un efecto funesto a través de la radio en los años 30. La canción estaba en el centro de un torbellino devastador de suicidios y muertes. Se encontraron pianistas con la partitura en la mano, ciudadanos anónimos con el disco sonando en el tocadiscos, otros citando alguna parte del texto de la canción en su última carta, suicidas todos, muertos enlazados por una canción maldita. Incluso la novia del compositor, la que inspiró la canción, corrió la misma suerte. El texto fue traducido al inglés y produjo las mismas fatales consecuencias. La canción fue retirada de las ondas.

Esta es la leyenda negra de una canción. Nos queda una melodía intensa con interpretaciones tan diversas como inspiradas. Y ojito con lo que hacen.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Leyendas en Hora a hora.