20 de junio del 17

20/06/2017 § Deja un comentario

Dicen que mató a 650 personas. Hablamos en números redondos, porque se le fue la mano hasta alcanzar el récord Guinness de la mujer que más ha asesinado en la historia de la humanidad.

La condesa Elizabeth Báthory de Ecsed, en húngaro: Báthory Erzsébet, fue una aristócrata húngara, nacida en Nyírbátor, Hungría, el 7 de agosto de 1560 muriendo en el Castillo de Čachtice, actual Trenčín, Eslovaquia, el 21 de agosto de 1614. Ha pasado a la historia por haber sido acusada y condenada de ser responsable de una serie de crímenes motivados por su obsesión por la belleza que le han valido el sobrenombre de la Condesa Sangrienta.

Dice la leyenda que en el castillo de Čachtice se practicaba la brujería, explícitamente, la magia roja. Para ello se utilizaba la sangre de muchachas jóvenes. Se ordenó una investigación en el castillo. Dado que la señora de Báthory carecía de fuerza militar propia, no ofreció resistencia.

Según la investigación del conde Thurzó, hallaron en el castillo numerosas muchachas torturadas en distintos estados de desangrado y muchos cadáveres por los alrededores. En 1612 se inició un juicio en Bytča. Báthory Erzsébet se negó a declararse inocente o culpable y no compareció, acogiéndose a sus derechos nobiliarios. Quienes sí lo hicieron, por la fuerza, fueron sus colaboradores. Juan Ujváry, el mayordomo, conocido como Ficzkó, testificó que en su presencia se habían asesinado como mínimo a 37 mujeres solteras de entre once y veintiséis años; a seis de ellas las había reclutado él personalmente para trabajar en el castillo. La acusación se concentró en los asesinatos de jóvenes nobles, pues los de las siervas carecían de importancia. En la sentencia todos fueron declarados culpables, algunos de brujería, otros de asesinato y los demás de cooperación.

Todos los seguidores de Erzsébet, excepto las brujas, fueron decapitados y sus cadáveres quemados; éste fue el destino de su colaborador Ficzkó. A las brujas Dorotea, Helena y Piroska les arrancaron los dedos con tenazas al rojo vivo por haberlos empapado en sangre de cristianos y las quemaron vivas.

Como la ley impedía que Báthory Erzsébe, una noble, fuese procesada, fue encerrada en su castillo. Tras introducirla en sus aposentos, los albañiles sellaron puertas y ventanas, dejando tan sólo un pequeño orificio para pasar la comida. Finalmente, el rey Matías II de Hungría pidió su cabeza por las jóvenes aristócratas que supuestamente habían muerto a sus manos, pero el primo de esta le convenció para que retrasara el cumplimiento de la sentencia de por vida, por lo que fue condenada a cadena perpetua en confinamiento solitario. Esta pena implicaba también la confiscación de todas sus propiedades, lo que Matías venía ambicionando desde tiempo atrás.

El 21 de agosto de 1614, uno de los carceleros la vio caída en el suelo, boca abajo. La condesa Erzsébet Báthory estaba muerta después de haber pasado cuatro largos años encerrada, sin ni siquiera ver la luz del sol. Pretendieron enterrarla en la iglesia de Čachtice, pero los habitantes locales decidieron que era una aberración que la Señora Infame fuera enterrada en el pueblo y además, en tierra sagrada. Finalmente, y como era uno de los últimos descendientes de la línea Ecsed de la familia Báthory, la enterraron en la cripta de la familia Báthory en el pueblo de Ecsed, en el noreste de Hungría, el lugar de procedencia de la poderosa familia. La localización de su cuerpo hoy es desconocida. Todos sus documentos fueron sellados durante más de un siglo, y se prohibió hablar de ella en todo el país.

14 de junio del 17

14/06/2017 § Deja un comentario

Todos los caminos llevan a Roma, dice una frase histórica relacionada con el Imperio Romano. La enorme red de calzadas que construyó en su día esta superpotencia marcó el destino de Europa. Ahora, un veinteañero estadounidense que se considera algo friki de los datos, el diseño y la historia, ha creado un mapa que simula al los del metro que conecta las principales calzadas romanas del año 125 antes de Cristo. Estaban tan bien construidas que algunas duraron más de mil años, cuenta Sasha Trubetskoy.

La afición favorita de este estudiante de Estadística de la Universidad de Chicago podría haber sido ver series tirado en el sofá, como la de tantos otros. Sin embargo, él dice que prefiere centrarse en su tiempo libre en recopilar datos y encontrar la forma de presentarlos visualmente. Por eso, invirtió más de 50 horas en investigar y diseñar este plano.

Carthago Nova, es decir, Cartagena), Londinium o Londres, Verona y, por supuesto, Roma son algunos de los lugares reales que aparecen en él. Como algunas vías romanas carecían de nombre histórico, Trubetskoy se ha tomado alguna licencia creativa para poder completar el mapa, combinando nombres auténticos con otros inventados.

En esta simulación, para ir de Tarraco o Tarragona a Salamantica o Salamanca, habría que tomar la línea azul y hacer transbordo en Hispalis o Sevilla. A los romanos les encantaban las líneas rectas, incluso si eso significaba dar un enorme rodeo, comenta. El estadounidense ha obviado las rutas en barco y solo ha incluido las calzadas principales de la enorme red de caminos terrestres existentes, de lo contrario el mapa sería imposible de visualizar, explica.

De Tarragona a Salamanca: 1 transbordo y 9 paradas. Si prefieres más transbordos y menos paradas es que no vas mucho en metro. La reacción ha sido tan grande y positiva que prácticamente se ha convertido en un trabajo a tiempo completo, entre que manejo Twitter, Facebook y las ventas de pósters, dice Trubetskoy a través del correo electrónico. España e Italia son los dos países que más acceden al mapa, supongo que por razones de proximidad, al haber sido el corazón del Imperio, apunta.

¿Tiene algo que ver que un chico nacido en Washington, capital del imperio actual, se haya interesado por el Imperio Romano? Sí, encuentro muchas similitudes entre Estados Unidos y el Imperio Romano. Me gusta la Historia Romana. Es fascinante cómo una tribu tan pequeña se expandió hasta tales extremos y con un legado que perdura en nuestros días. ¡Para ir de Roma a Byzantium se necesitaban 30 días de viaje!

Esas calzadas se mantuvieron durante toda la Edad Media y no es casualidad que tengan el mismo diseño que las autopistas modernasTenían un sistema llamado cursus publicus, algo así como un servicio postal. Estaciones repartidas a intervalos regulares contaban con caballos preparados para ponerse en marcha en cualquier momento. Transportaban mensajes de Roma a Constantinopla en pocos días, en un recorrido que podía llevar un mes. Tuvieron muy pocos errores de ingeniería. Uno de ellos, el de las líneas rectas que comentábamos antes.

Leído en La red de antiguas calzadas romanas, unidas en un plano de metro

19 de mayo del 17

19/05/2017 § Deja un comentario

En la mañana del 15 de julio de 1942, desde una base secreta del ejército de los EEUU en Groenlandia, seis aviones de combate P-38 Relámpago y dos gigantescos bombarderos B-17 Fortaleza Volante despegan con destino a Gran Bretaña para unirse a la guerra contra Hitler. Una vez sobre los hielos polares, el escuadrón se topa con una terrible tempestad. Da la vuelta pero la situación en la base es aún peor, así que tampoco pueden regresar.

Transcurren noventa minutos de tensa espera, volando a ciegas en mitad de la tormenta, hasta que el escuadrón encuentra un claro entre las nubes. Apenas les queda combustible para veinte minutos más. Su única esperanza es aterrizar sobre el hielo de Groenlandia; no saben dónde se encuentran, únicamente que están a dos horas de vuelo del aeropuerto más cercano.

Uno tras otro, los seis P-38 Relámpago prueban suerte sin saber si la espesura del hielo aguantará su peso. Aterrizan sin desplegar el tren de aterrizaje, caen sobre la panza y se deslizan en la nieve con alguna dificultad, aunque nadie resulta herido. Los dos bombarderos B-17 Fortaleza Volante aguantan en el aire durante cuarenta minutos más, deben descargar todo el combustible hasta que el peso sea mínimo y disminuya el riesgo de quebrar el hielo. Una hora más tarde, tras una difícil maniobra, los dos bombarderos se encuentran junto a sus compañeros sobre el hielo de Groenlandia.

Los veinticinco hombres, perdidos en mitad de la nada, reúnen sus provisiones y se las ingenian para calentarse con los restos de un motor. Después de tres días incomunicados, a temperaturas bajo cero, llega un mensaje de morse desde la base confirmando su posición. Aún deben aguantar siete días más, hasta que un equipo de rescate aparece en el horizonte. Es un grupo de soldados aliados que han atravesado el hielo con trineos y perros hasta encontrarles. La mañana del 25 de julio de 1942, los componentes del escuadrón parten dejando los aviones en el mismo lugar perdido de Groenlandia donde han aterrizado.

En los años siguientes a la II Guerra Mundial, pocas personas se acordaron ocasionalmente del legendario Escuadrón Perdido de 1942 y no fue hasta 1980 que alguien pensó en una misión de rescate. El comerciante de aviones estadounidense Patrick Epps le dijo a su amigo, el arquitecto Richard Taylor, que los aviones estarían como nuevos. Todo lo que tenemos que hacer es quitar la nieve de las alas, abastecerlos de combustible, levantarlos y volarlos hacia el poniente. Así de fácil.

Pero no fue así de fácil. Costó muchos años, mucho dinero y varias expediciones fallidas hasta que tuvieron el primer indicio real. Los investigadores quedaron estupefactos al comprobar, tras introducir durante meses el tubo de sondeo, que los aviones se encontraban a 75 metros de profundidad. Los aviones fueron encontrados bajo el hielo en la posición exacta en que aterrizaron, salvo que se habían desplazado, por la corriente glaciar, más de tres kilómetros desde su ubicación original.

En apenas 50 años, se había formado sobre ellos una fabulosa capa de hielo. Taylor y Epps volvieron en 1990 con un aparato llamado super-ardillla, que bombeaba agua caliente al excavar. Encontraron los B-17 Fortaleza Volante y algunos P-38 Relámpagos que habían quedado en simple chatarra. Finalmente, en 1992, después de muchas semanas, lograron recuperar uno de los cazas menos dañados y trasladarlo a EEUU, donde hoy, tras una concienzuda restauración, vuela con el nombre de Glacier Girl, es decir, la chica del glaciar.

Post extraído de: El escuadrón perdido
Otra información en: El escuadrón perdido
Más información en Recovery Project, en el artículos de Carl Wieland y en el de Alan Bellows.

02 de mayo del 17

02/05/2017 § Deja un comentario

Tanto Escuder como Navarro propalaron infamantes habladurías sobre un presunto comportamiento de los formenteranos que les convertía en poco menos que contumaces malhechores. También un novelista valenciano contribuyó a extender la imputación. Pero Macabich refuta la denuncia, y arguye que nadie ha podido citar un caso concreto. ¿Cuál es el crimen que se delata? El aleve de atraer a los buques en noches de tormenta, con señales luminosas equívocas, hasta los escollos en que embarrancaban; y ello por aprovecharse de los restos de los naufragios.

Uno no admite como creíble que provocasen los hundimientos, que ese sería un proceder asombroso en hombres de mar; pero está seguro de que, en bastantes casos pudo haber saqueo de los despojos. Y es que ocasiones tuvieron… De los 85 siniestros marítimos ocurridos en el área pityuso-balear entre 1866 y 1880, por ejemplo, nada menos que 33 se señalan en las inmediaciones de Ibiza y Formentera (sirva de comparación que en Menorca sólo sucedieron 9) Está todavía por hacer un recuento de los buques que en los últimos siglos han naufragado en nuestra isla; mas alguna información sí que ha sido recopilada.


Fajarnés recoge la siguiente: en 1650 un navío genovés, el San Nicolás de Bari, en los freos; en 1684 un barco de guerra francés con 99 cañones, en ignorado lugar de Formentera; en 1766 un laúd, el San Felipe Neri, en es Carnatje; el año siguiente un navío holandés, el Alejandría en es Trucadors, un barco francés, el Conde de Provenza, en es Carnatje, y un pingue de Mahón igualmente en es Trucadors; en 1790 otra embarcación, cuyo nombre no se dice, en Migjorn. De distintas fuentes recogemos estos otros casos: En 1785 el jabeque de guerra San Luis, con 26 cañones, en es Trucadors; en 1836 un falucho formenterano en es Pujols (se ahogaron quince personas, entre ellas el torrero del Espalmador, Francisco Puig Payá; en 1838 un mercante inglés, en algún lugar de Formentera que no se dice; en 1861 un laúd catalán en el Espalmador; en 1882 un bric sueco, el Adolf, también en es Trucadors.

De Llabrés, para terminar, copio el siguiente texto: 2 agosto de 1867.—Apareció varado en Cala Saona, Formentera, un bergantín desarbolado y lleno de agua. Llevaba cargamento de tablas, tablones, vigas y viguetas y era de unas 400 toneladas. En el espejo de popa se leía: Ida.-Göteborg. Nada se supo de su tripulación. ¿Puede haber noticia más hacinada de posibilidades narrativas?…

Las leyendas de Formentera, José Luis Gordillo Courcières

29 de marzo del 17

29/03/2017 § Deja un comentario

Ordenando los archivos del blog hemos encontrado otro legajo que seguro que a algunos les puede interesar. Vamos a ver si les gusta.

1890.Barcelona.jp2

Se trata del plano de la ciudad de Barcelona aprobado por el Ayuntamiento en 1840. Bajo la ilustración pueden encontrar el enlace a un jp2de alta definición [jpg2000] de 31.3MB que confiamos que puedan abrir. Hemos elegido este formato porque si lo traducimos a pdf nos resulta un documento de 332.8MB

22 de marzo del 17

22/03/2017 § Deja un comentario

Hay quien dice que se nos ha solicitado repetidamente que lo hagamos. Otros dicen que no saben que ello haya sucedido pero que agradecen la idea y los documentos. Sea como fuera, aquí están en alta definición, unos planos de la capital del mundo cuando corría el siglo XIX.

1888.Bilbao.pdf

Bajo la imagen pueden encontrar el enlace al pdf de 8.7MB en el que pueden admirar el plano y la ciudad cuando comenzaba a extenderse desde el Arenal y las Siete calles hacia el futuro.

1849.Nervión & Abra.pdf

Acompañamos el anterior documento con otro de 1884, que dibuja en alta definición el curso del Nervión a su paso por el centro del mundo hasta su entrega al mar en el Abra. En este caso es un pdf de 7.4MB. Apréciese como el cartógrafo llamó Argota a lo que es Algorta.

1874.Abra de Bilbao.pdf

Rematamos el post con una carta náutica de indudable belleza de 1874 del Abra que incluye una referencia al Serantes y a los flysch de Arrigunaga en un pdf de 8MB.

Documentación: Instituto Geográfico Nacional:
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0546_31-B-11.jpg
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0543_S1-35-O-78.jpg
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0544_44-I-31.jpg

15 de febrero del 17

15/02/2017 § Deja un comentario

Los castillos medievales tienen características comunes. Grandes puentes e imponentes muros de piedra, torres, almenas, matacanes, fosos, puentes y rastrillos. Las fortalezas de aquella época son obras de arte, pero sobre todo son impresionantes obras de ingeniería de defensa.

170215-01

Hay una característica que todos poseen, que pasa desapercibida al visitante y que sin embargo es una de los más interesantes. Las escaleras, que siempre se construyeron en el mismo sentido de giro por una razón de seguridad.

170215-02

La dirección de las escaleras debía hacer más difícil que un atacante, al subirlas, pudiera sacar su espada. Si este se veía obligado a llevar la mano de la espada, en general la mano derecha, pegada a la pared, tenía problemas para moverla con soltura. Esto limitaba su poder.

170215-03

Muy al contrario, quien bajara por las escaleras tendría una ventaja, ya que llevaría la espada por la parte del hueco, teniendo más espacio para moverla además de atacar desde arriba. El atacante, al girarse para sacar su espada, exponía más cuerpo indefenso al defensor, con lo que se añadía un valor extra en la lucha.

170215-04

Además de la dirección de giro de la estructura de la escalera, existían otros pequeños trucos para hacer aún más dificil el asalto. Por ejemplo, había pequeñas irregularidades en la huella o contrahuella de los escalones, complicando la ascensión casi a oscuras a quien no la conocía y favoreciendo la defensa del lugar.

170215-05

Y no olvidemos que estas escaleras no tenían barandilla, lo que permitía empujar al atacante y tirarlo abajo, arrastrando en su caía a varios de sus compañeros de armas.

170215-06

Dedicado al castellano, quien me enseñó el truco y que castiga con aceite hirviendo a quien llega y no saluda, a quien no se paga unas cañitas y un bocadillo de calamares. Ya se sabe, los feudos tienen estas cosas.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Historia en Hora a hora.