22 de marzo del 17

22/03/2017 § Deja un comentario

Hay quien dice que se nos ha solicitado repetidamente que lo hagamos. Otros dicen que no saben que ello haya sucedido pero que agradecen la idea y los documentos. Sea como fuera, aquí están en alta definición, unos planos de la capital del mundo cuando corría el siglo XIX.

1888.Bilbao.pdf

Bajo la imagen pueden encontrar el enlace al pdf de 8.7MB en el que pueden admirar el plano y la ciudad cuando comenzaba a extenderse desde el Arenal y las Siete calles hacia el futuro.

1849.Nervión & Abra.pdf

Acompañamos el anterior documento con otro de 1884, que dibuja en alta definición el curso del Nervión a su paso por el centro del mundo hasta su entrega al mar en el Abra. En este caso es un pdf de 7.4MB. Apréciese como el cartógrafo llamó Argota a lo que es Algorta.

1874.Abra de Bilbao.pdf

Rematamos el post con una carta náutica de indudable belleza de 1874 del Abra que incluye una referencia al Serantes y a los flysch de Arrigunaga en un pdf de 8MB.

Documentación: Instituto Geográfico Nacional:
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0546_31-B-11.jpg
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0543_S1-35-O-78.jpg
www.ign.es/fondoscartograficos/Cartografias_G/0544_44-I-31.jpg

15 de febrero del 17

15/02/2017 § Deja un comentario

Los castillos medievales tienen características comunes. Grandes puentes e imponentes muros de piedra, torres, almenas, matacanes, fosos, puentes y rastrillos. Las fortalezas de aquella época son obras de arte, pero sobre todo son impresionantes obras de ingeniería de defensa.

170215-01

Hay una característica que todos poseen, que pasa desapercibida al visitante y que sin embargo es una de los más interesantes. Las escaleras, que siempre se construyeron en el mismo sentido de giro por una razón de seguridad.

170215-02

La dirección de las escaleras debía hacer más difícil que un atacante, al subirlas, pudiera sacar su espada. Si este se veía obligado a llevar la mano de la espada, en general la mano derecha, pegada a la pared, tenía problemas para moverla con soltura. Esto limitaba su poder.

170215-03

Muy al contrario, quien bajara por las escaleras tendría una ventaja, ya que llevaría la espada por la parte del hueco, teniendo más espacio para moverla además de atacar desde arriba. El atacante, al girarse para sacar su espada, exponía más cuerpo indefenso al defensor, con lo que se añadía un valor extra en la lucha.

170215-04

Además de la dirección de giro de la estructura de la escalera, existían otros pequeños trucos para hacer aún más dificil el asalto. Por ejemplo, había pequeñas irregularidades en la huella o contrahuella de los escalones, complicando la ascensión casi a oscuras a quien no la conocía y favoreciendo la defensa del lugar.

170215-05

Y no olvidemos que estas escaleras no tenían barandilla, lo que permitía empujar al atacante y tirarlo abajo, arrastrando en su caía a varios de sus compañeros de armas.

170215-06

Dedicado al castellano, quien me enseñó el truco y que castiga con aceite hirviendo a quien llega y no saluda, a quien no se paga unas cañitas y un bocadillo de calamares. Ya se sabe, los feudos tienen estas cosas.

07 de febrero del 17

07/02/2017 § Deja un comentario

El Castillo de Alboerde origen musulmán, fue pasando de manos cristianas a moras y viceversa durante parte de la Reconquista. Citado en documentos de 1099, se mantuvo en pie hasta el siglo XV. Fue durante la Guerra de Sucesión de Castilla entre las hermanas Isabel y Juana (1474-79) cuando Pedro Manrique, Conde de Osorno y partidario de Isabel, conquistó y destruyó el castillo. En las Relaciones Topográficas de Felipe II (1575) se describe al castillo como ruinas.
170207-01

Sin embargo existe otra versión que lleva por nombre La Leyenda de la Encantada y que cuenta la destrucción del castillo por otras causas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Corrían los tiempos de la Reconquista durante los cuales fue Rey de Castilla Alfonso VII (1105-1157) El Señor de Aurelia, un joven y apuesto caballero, iba a reunirse con el Señor de Alboer en el castillo de éste último para planificar conjuntamente la defensa del territorio ganado a los moros. En el castillo de Alboer conoció a Juliana, hija del dueño del baluarte y famosa por su gran belleza. Ambos se enamoraron y el caballero prometió a su amada que antes de la Noche de San Juan volvería a su castillo para casarse con ella. Llegado el día, Juliana estuvo preparando el castillo para la fiesta. Retirose a su habitación en donde, mientras se peinaba con un peine de oro regalo de su padre, esperó la llegada de su amado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cayó la noche sin noticias del Señor de Aurelia, quien, para burlar a una avanzadilla mora replegada por la zona, cogió un peligroso sendero por los desfiladeros de la zona. Se desató una tormenta y el padre de Juliana partió en su busca, temiendo que se hubiera perdido. Juliana, sola en el castillo, peinábase nerviosa por la tardanza en volver su padre y llegar su amado. En aquél terrible momento, mientras los rayos iluminaban las sombras y aullaba el viento, llamaron a la puerta. Juliana, pensando que eran noticias corrió a abrir la puerta del puente encontrándose con una gitana que llevaba a hijo moribundo en brazos y que pedía desconsoladamente ayuda. Juliana, perdida en la desesperación, la increpó y echó de malos modos del lugar. La mujer imploró dos veces más hasta que Juliana empujó a la gitana, tirándola al suelo y gritandole que se fuera al infierno con su hijo. La mendiga levantose lentamente en su dolor y mirando fijamente a la castellana, dijo:

Bien quiera Dios que mi hijo salve su vida esta noche. Porque de no ser así, maldigo a este castillo, que desaparecerá quedando solo ruinas al igual que te maldigo a ti, que desaparecerás con él hasta que un caballero de blanca armadura venga a buscarte en una noche de San Juan. Hasta entonces, te condeno a desaparecer y errar por la eternidad

Dicho esto, el niño expiró y la gitana levantando su hijo en dirección a los cielos clamó justicia. La tormenta respondió con un rayo que destruyó el castillo mientras el trueno aterrorizaba a la comarca. Las brumas cubrieron el lugar que ya no era sino ruinas de un hermoso castillo. Momentos más tarde un soldado se acercó a Juliana, quien arrepentida de su acto lloraba entre las piedras caídas, y le comunicó que su prometido, el Señor de Aurelia, al no ver la silueta del castillo, había caído por el desfiladero en cuyo fondo yacía. Una capa ensangrentada con el blasón del árbol, armas de Aurelia, era la prueba de su final.

170207-04

Juliana quedó maldita a errar para siempre y puede ser vista durante la noche de San Juan peinándose el cabello junto a uno de los muros caídos, entre las ruinas del Castillo de Alboer, esperando que un caballero la libere del castigo y madición.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para llegar al Castillo de Alboer, hemos de tomar la carretera TO-2530 dirección Villamanrique de Tajo, en donde poco después del P.K. 10 encontraremos el camino que saliendo a nuestra izquierda nos llevará a las ruinas. Al pie de estas, junto al camino y frente a la ventana de la fortaleza, existe una cueva que dicen que es la Cueva de la Encantada, donde Juliana espera encerrada hasta la noche de San Juan, en la que se acerca a las ruinas del castillo para esperar al caballero que ha de liberarla.

Ya se sabe, estas cosas de amor, acaban mal.

Texto extraído del libro: La Mesa de Ocaña

31 de enero del 17

31/01/2017 § Deja un comentario

Las turbulentas condiciones meteorológicas en el mar llevaron al naufragio a muchas naves de la Armada Invencible. Sin embargo, 87 barcos, unas tres cuartas partes, regresaron a España sin haber cumplido su misión de derrotar a las fuerzas inglesas y favorecer el ataque desde Flandes.

170131-01

Los ingleses al ver que habían conseguido vencer pero que la flota española podía recuperarse rápidamente y volver a atacar, decidieron en 1859 formar una expedición militar y venir a la península a machacar los barcos españoles que estaban siendo reparados en Santander y San Sebastián, así como para iniciar una insurrección antiespañola en Lisboa. Esta expedición fue conocida como Contraarmada y fracasó en sus objetivos.

1-03701-31

Cuando el antiguo corsario Francis Drakealmirante de esta flota, cerca ya de las costas españolas recibe rumores de que un galeón llegado de las Américas cargado de mas de 5.000 piezas de oro había atracado en el puerto de la Coruña, desvía parte de su flota hacia esta ciudad.

170127-02

Los ingleses, habiendo cercado la Coruña, abrieron una brecha en la muralla y comenzaron el asalto de la ciudad. Durante el mismo, matan al marido de María Pita, quien, llena de rabia, arrebata la lanza de la bandera inglesa y, con la misma, mata al alférez que dirigía el asalto. Era el hermano del Almirante Drake.

170131-04

Esto desmoralizó a la tropa inglesa, compuesta por 12.000 efectivos y provocó su retirada. La tradición dice que este hecho se llevó a cabo al grito de Quen teña honra, que me siga, es decir, quien tenga honor que me siga.

m-pita4_

María Pita, una vez acabada la batalla, ayudó a recoger los cadáveres y a cuidar de los heridos. Junto a ella, otras mujeres de la Coruña ayudaron a defender la ciudad tal como está documentado en el caso de Inés de Ben, que fue herida en la batalla.

170131-06

María Pita estuvo casada cuatro veces y tuvo cuatro hijos. Al enviudar por última vez, el rey Felipe II le concedió una pensión que equivalía al sueldo de un alférez más cinco escudos mensuales y le concedió un permiso de exportación de mulas de España a Portugal.

170131-07

En la Plaza de María Pita, en la ciudad de la Coruña y donde se encuentra situado el Ayuntamiento de la ciudad, se levantó un monumento en honor de María Pita. La obra, acabada en bronce, fue concebida por Xosé Castiñeiras, y en ella se representa a la heroína con la lanza con la que mató al alferez inglés mientras coge con la otra mano el cuerpo sin vida de su marido, Gregorio de Racamonde.

Post extraído de María Pita
Documentación: La leyenda de Maria Pita

29 de enero del 17

29/01/2017 § Deja un comentario

Gideon Klein (6 de diciembre de 1919 – enero de 1945) fue un pianista checo, compositor de música clásica y organizador de la vida cultural en el campo de concentración de Theresienstadt.

170127-01

Gideon Klein nació en una familia judía morava en Přerov y, mostrando precoz talento musical, estudió piano con Růžena Kurzová y Vilém Kurz y composición con Alois Hába. Se vio obligado a abortar sus estudios universitarios en 1940 cuando los nazis cerraron todas las instituciones de enseñanza superior tras su ocupación de Checoslovaquia en marzo de 1939. Dado que las composiciones y actuaciones de músicos judíos estaban prohibidas, por lo que sus obras no se podían ejecutar. Para salvar el obstáculo, durante un tiempo actuó como pianista de concierto bajo varios alias, con el seudónimo de Karel Vranek. En 1940 se le ofreció una beca en la Real Academia de Música de Londres, pero la legislación antijudía impidió su emigración.

En diciembre de 1941 fue deportado por los nazis al campo de concentración de Terezín, donde junto con el alumno de Leoš Janáček, Pavel Haas, Hans Krása y el alumno de Schoenberg, Viktor Ullmann, se convirtió en uno de los principales compositores del campo. Inicialmente dio conciertos en secreto, pero el lugar se convirtió en uno de los pocos en los que la actividad artística fue permitida por los nazis, aunque sólo fuera para engañar en cuanto a sus verdaderas intenciones. Sus trabajos de estos años incluyen música para el cuarteto de cuerda, un trío y una sonata para piano, entre otros. Además, Klein actuó como pianista solista en aproximadamente 15 recitales y también participó en actuaciones de música de cámara.

Klein fue deportado a Auschwitz en octubre de 1944 y luego a Fürstengrube, un campo de trabajo de minería de carbón, en octubre de 1944, menos de dos semanas después de completar su trío de cuerdas. Murió bajo circunstancias poco claras durante la liquidación del campo de Fürstengrube en enero de 1945. Había confiado sus manuscritos a Irma Semtska, su novia de Theresienstadt, antes de salir, manuscritos que fueron entregados a su hermana Eliska al final de la guerra.

Su trabajo está influenciado por Alois Hába, Alban Berg y particularmente Leoš Janáček. Utilizó la melodía Zápisník zmizelého de Janáček como tema en su Divertimento (1940) Grabaciones en Northeastern y en Koch International Classics, han permitido a los oyentes modernos evaluar la calidad de sus composiciones de la década de 1940.

24 de enero del 17

24/01/2017 § Deja un comentario

El Castillo de Sintra, también conocido como Castelo dos Mouros, se encuentra en la villa de Sintra, Distrito de Lisboa, en Portugal. Erigido sobre un macizo rocoso, aislado en una de las cumbres de la sierra de Sintra, desde sus murallas se disfruta de una vista privilegiada de la zona hasta el océano Atlántico.

170124-01

Después de la conquista de Santarém, el rey Afonso Henriques impuso un cerco a Lisboa, que duró tres meses. Cuando cayó la ciudad, el Castelo dos Mouros se entregó voluntariamente. Cuenta la leyenda que el rey, receloso de un ataque por sorpresa por parte de los moros de Sintra, el soberano solicitó a D. Gil, un caballero templario, que formase un grupo de veinte hombres para ir secretamente a observar los movimientos del enemigo. Los cruzados se colocaron en camino sigilosamente, para evitar ser vistos, viajaban de noche, escondiéndose de día, evitando a Albernoz, un temido jefe moro.

170124-02

Nuestra Señora se les apareció a los caballeros y les dijo: No tengáis miedo porque fuisteis veinte pero fuisteis mil, mil fuisteis porque fuisteis veinte. De esa forma, llenos de coraje porque la Virgen estaba con ellos, después de estar cinco días escondidos, se enfrentaron al enemigo, derrotándolo y conquistando Castelo dos Mouros para los cristianos. En homenaje a este hecho se construyó la Capilla de Nuestra Señora de Melides o de mil ides, es decir, mil fuisteis.

20 de enero del 17

20/01/2017 § Deja un comentario

¿Recuerdan a Obélix, un afamado constructor de menhires de la Galia? Seguro que sí. Pero se han preguntado qué son, para qué se hacían, erigían, plantaban?

170120-01

Un menhir es la forma más sencilla de monumento megalítico. Consiste en una piedra, por lo general alargada, en bruto o mínimamente tallada, colocada de modo vertical y con su parte inferior enterrada en el suelo para evitar que caiga. El término fue adoptado por los arqueólogos en el siglo XIX y resulta de la unión de dos palabras del idioma bretón: men o piedra e hir o larga.

170120-02

Si buscamos por la geografía, tenemos un conjunto de menhires no muy conocido y sin embargo impresionante en el valle del río Ardila. Son siete los  localizados a lo largo del río extremeño, en los términos municipales de Fregenal de la Sierra y Valencia del Ventoso en Badajoz y todos espectaculares, algunos decorados con cazoletas y otros símbolos de difícil interpretación. Aparecen desafiantes en pasos naturales o delimitando tierras fértiles, suelos forestales y también arrumbados, olvidados, formando parte de paredes de piedra o reutilizados como abrevaderos.

170120-03

Quizás el que más destaca es el menhir de rábano en Valencia del Ventoso que se levanta sobre un paisaje de suaves lomas en el valle del río Ardila. En las proximidades, sobre un cerro granítico con acebuches, se encuentra un poblado primitivo del Calcolítico, tal vez de quienes erigieron estos monumentos.

170120-04

Probablemente, este menhir formaría parte de una estructura mucho más compleja de pequeños menhires situados a su alrededor formando un crómlech. De hecho, aún permanecen en sus inmediaciones dos de estos menhires y, amontonados en un extremo de la finca, hasta ochenta de estas piedras. Tuvo que ser un monumento espectacular, excepcional, único en Extremadura, ahora lamentablemente olvidado.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Historia en Hora a hora.