21 de septiembre del 18

21/09/2018 § Deja un comentario

Algunos llaman piscolabis al aperitivo que se ofrece en algún tipo de evento o recepción. Éste suele ser una pequeña porción que suele tomarse de un solo bocado y que, tal y como describe el diccionario de la RAE, consiste en una ligera refacción que se toma, no tanto por necesidad como por ocasión o por regalo.

Aunque el propio diccionario señala que es un término de origen incierto, muchos son los etimólogos que apuntan que el vocablo piscolabis apareció hacia la primera mitad del siglo XIX, siendo común ofrecer ese tipo de refrigerios en las recepciones ofrecidas por la aristocracia.

Al parecer, el término se formó a raíz de la deformación de dos palabras: pizco, que es la porción mínima que se toma de algo y que también se usa en la forma pizca y labios, debido a que dicha porción de alimento se depositaba delicadamente sobre el borde de la boca.

Así pues, podríamos decir que un piscolabis viene a ser una pequeña porción de alimento que se deposita con sutileza sobre el labio inferior de la boca, para ser ingerido elegantemente.

Fuente: Piscolabis.

Anuncios

14 de septiembre del 18

14/09/2018 § Deja un comentario

La tortilla francesa tiene de francesa lo que las crepes ultra congeladas del supermercado. El apellido francés le viene del asedio de las tropas napoleónicas a la ciudad de Cádiz en 1810.

La escasez de alimentos y de patatas con las que preparar la típica tortilla española provocó que los ciudadanos tuvieran que cocinar el huevo batido sin condimentos. Con el paso de los años siguió cocinándose esta tortilla a la que se llamaba tortilla de cuando los franceses en referencia a los asediadores galos.

De ahí que hoy a esta tortilla se la llame tortilla francesa. Según el Institut Français, para los franceses la única tortilla autóctona es la que lleva queso.

Fuente: Mentira histórica

29 de agosto del 18

29/08/2018 § Deja un comentario

Próximos a empezar un nuevo curso, otro año académico, empecémoslo bien, desayunando con avena. La avena es rica en fibra y ralentiza el paso del azúcar a la sangre lo que hace que no haya pico de glucosa y te quite el hambre durante más tiempo.

DELICIAS DE AVENA, YOGUR, FRAMBUESAS Y PAPAYA: En un tarro de cristal, pon una capa de copos de avena machacados con unas avellanas y unas pipas de girasol. Encima, añade una capa de frambuesas batidas con un poco de miel. Luego, una capa de yogur de soja 0%. Y finalmente, unas frambuesas enteras con taquitos de papaya. Lo tienes listo en un cuarto de hora.

GACHAS DE AVENA O PORRIDGE: Para hacer un porridge, el nutritivo desayuno que triunfa en instagram, solo tienes que poner a calentar copos de avena en una cazuela con agua y una pizca de sal y remover a fuego lento hasta conseguir una especie de papilla. Una vez hecho, le puedes añadir leche fría, fruta cortada, frutos secos, semillas… Aquí, por ejemplo, le hemos puesto unas bayas de goji.

TORTITAS DE AVENA CON TOMATE Y REQUESÓN: Si te gustan los desayunos salados, prueba estas tortitas. Necesitas 8 claras de huevo, 70 g de copos avena, 1 cucharadita de levadura en polvo, tomates, y requesón. Bate la avena con las claras. Añade la levadura, una pizca de sal y bate nuevamente. Calienta una sartén, vierte pequeñas porciones de la preparación. Espera 1 o 2 minutos a que cuaje y dale la vuelta. Unta las tortitas con el requesón y coloca encima el tomate picado.

CON YOGUR, FRAMBUESAS, ARÁNDANOS Y GROSELLAS: Si quieres darte un chute de antioxidantes junto con la avena, puedes decantarte por este desayuno. Solo tienes que mezclar yogur desnatado, (rica fuente de calcio para tus huesos, además de estimulante del sistema inmunitario, gracias a su efecto probiótico), junto con frutos rojos: frambuesas, arándanos, grosellas… (repletos de antioxidantes), y copos de avena, por supuesto.

TARRO DE AVENA CON MANGO: En un tarro de cristal, pon unos copos de avena integral, yogur natural desnatado (endulza con miel si quieres) y taquitos de mango. Así de fácil y delicioso, ¡y muy saciante!

MAGDALENAS DE AVENA, PLÁTANO Y MANZANA: Este desayuno lo tienes que preparar por adelantado. En un bol, tritura 2 tazas de copos de avena, 3 plátanos maduros, 2 huevos, 4 dátiles deshuesados, una cucharadita de bicarbonato, una cucharada de aceite de girasol y canela al gusto. Después, añade manzana a trocitos y coloca la masa en moldes de magdalenas. Hornea a 180 grados hasta que pinches con un palillo y salga limpio.

CON KÉFIR, PLÁTANO, KIWI Y NARANJA: Ultrafácil. En un bol pon un poco de kéfir o yogur desnatado, unos copos de avena y plátano, naranja y kiwis cortados. El kéfir es un excelente probiótico que facilita la digestión y refuerza el sistema inmune. El plátano regula el buen funcionamiento de los riñones gracias a su potasio. La naranja tiene propiedades anticancerígenas y también mejora la circulación. Por su parte, el kiwi es una buena fuente de vitamina C.

UN OVERNIGHT OATS: El overnight oats es un desayuno cuyo ingrediente principal es la avena preparada la noche anterior, de ahí lo de overnight. Solo tienes que mezclar los copos de avena con yogur, leche o una bebida vegetal, dejarlos en remojo durante la noche para que se ablanden, y por la mañana añadir el topping que prefieras (fruta, semillas, frutos secos). Este está hecho con yogur, fresas, menta, y semillas de chía y amapola.

BATIDO PARA EL ESTREÑIMIENTO: Si te cuesta ir de vientre, desayuna este delicioso batido casero a base de copos de avena, yogur, manzana, moras, canela y semillas de lino. ¡No falla! Ver receta.

TORTITAS DE AVENA CON FRESAS: Para prepararlas, solo necesitarás 4 huevos, 250 g de copos de avena triturados, 2 cucharaditas de canela, 1 cucharada de aceite y 500 ml de leche desnatada. La masa de las tortitas debe quedar algo espesa, ya que así te resultará más fácil manejarlas. Si fuera muy líquida, agrega algo más de copos triturados poco a poco, hasta dar con la textura justa. Añade trozos de fresas y estarás aportando una dosis extra de nutrición.

CON BEBIDA VEGETAL, CANELA, UVAS Y MANZANA: Si eres vegana o intolerante a la lactosa, en lugar de leche o yogur puedes usar una bebida vegetal (arroz, coco, almendras…) para mezclarla con los copos de avena, fruta y otros toppings. En este caso, uva (es desintoxicante y gracias a su contenido en cobre y en manganeso contribuye a reforzar los huesos), manzana (calma la acidez y protege el corazón), y canela (alivia el dolor articular).

CREMA DE AVENA CON FRUTAS: Mezcla 375 ml de leche de soja, de avena o de arroz con 120 g de copos de avena y cuece 4 minutos. Apaga el fuego, añade 2 cucharadas de miel y mezcla bien. Trocea ciruelas secas y orejones y mézclalos con pasas, una pizca de vino, 50 ml de agua, y cuece 4 minutos a fuego suave. Finalmente, mézclalo todo en copas junto con rodajas kiwi y gajos de naranja.

MUFFINS DE AVENA Y MANZANA: Para hacer unos 10-12 muffins como estos necesitas 180 g de harina (tamízala antes para evitar grumos), 90 g de azúcar, 80 g de copos de avena, 2 huevos, 200 ml de leche, 75 ml de aceite de girasol, 1 cucharada de canela, un poco de sal y 100 g de manzanas. Una vez tengas los ingredientes mezclados, precalienta el horno a 200 grados y hornéalos unos 25-30 minutos.

CON YOGUR, COMPOTA DE FRUTA, AVELLANA Y CHOCOLATE: Otro posible desayuno delicioso con avena es mezclar los copos con yogur, chocolate negro (rico en triptófano, que favorece la secreción de serotonina, la hormona de la felicidad), compota de frutas (aporta vitaminas y ayuda al tránsito intestinal), y unas avellanas (reducen la ansiedad y protege la memoria).

CREMA DE AVENA CON PLÁTANO Y MANTEQUILLA DE CACAHUETE: Aquí tienes un desayuno delicioso y lleno de energía. Para hacerlo, calienta leche con avena sin que llegue a hervir. Tritúralo y añade un poco de canela. Y acompaña con unas rodajas de plátano, gajos de manzana y una cucharada de mantequilla de cacahuete. Es súper energético.

BATIDOS DE AVENA CON AROMA DE VAINILLA Y LIMÓN: Los batidos son un aliado perfecto para arrancar el día con energía o como tentempié a media mañana. Para hacerlo, solo tienes que hervir durante 15 minutos 100 g de copos de avena triturados en 1 litro de agua. Añade una vaina de vainilla, la piel de un limón y 2 cucharadas de azúcar moreno si te gusta más dulce. Cuélalo y déjalo enfriar antes de tomártelo. Va súper bien para tener una piel perfecta.

YOGUR CON AVENA: Para prepararlo, necesitas un yogur griego 0%, 3 nueces sin cáscara, 3 cucharadas de copos de avena, 1 de sirope de agave y media tacita de frutos del bosque. La unión del calcio del yogur, el omega 3 de las nueces, el efecto saciante de los copos de avena y el resto de ingredientes hacen que este postre sea perfecto para evitar tener hambre a las pocas horas.

CON BEBIDA VEGETAL, SEMILLAS DE CHÍA, DÁTILES Y MANGO: Otra idea a base de copos de avena y una bebida vegetal es mezclarlos con dátiles (ricos en fibra, que ayuda al tránsito intestinal y a la sensación de saciedad), trocitos de mango (un antioxidante que ayuda a compensar la presión sanguínea) y semillas de chía (fuente de proteínas, calcio y omega 3).

Fuente: Desayunos con avena fáciles y saludables.

22 de agosto del 18

22/08/2018 § Deja un comentario

Cuando hemos empezado a preparar este post, íbamos a desayunar. En el guirigay que los del equipo hemos montado hemos descubierto que cada uno tenía un desayuno a su gusto. Hemos reunido 22 y se los ofrecemos, ya que a ustedes les puede servir para mañana. Miren y elijan, por favor:

MUESLI CON YOGUR: Es muy recomendable desayunar saludablemente para romper con el ayuno de toda la noche. Esta preparación es súper fácil, tendrás el desayuno listo en 3 minutos. En un bol, mezcla yogur con tu muesli (sin azúcares añadidos) favorito, la fruta que prefieras y un chorrito de miel.

SANDWICH DE SALMÓN: Si optas por un desayuno salado, prueba este. En un par de rebanadas de pan integral, unta queso crema. Rellena con salmón ahumado, espinacas frescas, olivas y espolvorea con eneldo.

PUDDING DE CHÍA CON FRUTAS: Este es un desayuno saludable ideal si te gusta lo dulce y buscar un plus de fibra. En un bol o tarrito mezcla dos cucharadas de semillas de chía con 250 ml de la leche que prefieras. Puedes endulzar la leche con miel. Deja reposar una hora (o toda la noche si lo preparas el día anterior). Antes de comer, añade pipas de calabaza y frutos rojos.

CREPS LIGEROS: Utiliza esta receta de creps 100% libres de culpa y rellénalos con requesón, nueces y miel. Un desayunazo saludable de fin de semana.

SANDWICH VEGETAL: Unta dos rebanadas de pan integral con mostaza y después rellénalo con pepino, pimiento rojo, pimiento amarillo, espinacas frescas y brotes verdes.

TOSTADAS CON CHOCOLATE: ¡Los caprichos también pueden ser saludables! Unta en dos rebanadas de pan un poco de crema de chocolate casera (hazla triturando avellanas con polvo de cacao puro, un poco de azúcar y agua o leche hasta conseguir la textura deseada) y pasa el sandwich resultante por la sartén. Para que no se pegue, puedes poner un poco de aceite vegetal.

HUEVOS BENEDICTINE: Si eres una apasionada del brunch, prueba esta receta de huevos benedictine bajos en calorías.


GACHAS DE AVENA O PORRIDGE: Si la avena no ocupa un lugar especial en tu dieta, empieza con este desayuno para descubrir todas sus bondades. Pon a hervir en un cazo la leche que prefieras, una pizca de canela y copos de avena hasta conseguir la textura cremosa que desees. Puedes añadir fruta cortada o frutos secos. Aquí explicamos las propiedades de la avena.

MUFFINS DE AVENA, PLÁTANO Y MANZANA: En un bol, tritura 2 tazas de copos de avena, 3 plátanos maduros, 2 huevos, 4 dátiles deshuesados, una cucharadita de bicarbonato, una cucharada de aceite de girasol y canela al gusto. Después, añade manzana a trocitos y coloca la masa en un molde de muffins. Hornea a 180 grados hasta que pinches con un palillo y salga limpio. Ideal para preparar por adelantado.

AVENA CON MANGO EN TARRO: Si desayunas en la oficina, este va a ser uno de tus favoritos. En un tarro, pon copos de avena integral, yogur natural (endulza con miel si quieres) y mango. ¡Delicioso y saciante!

CREMA DE AVENA CON PLÁTANO Y MANTEQUILLA DE CACAHUETE: Un desayuno energético donde los haya. Calienta leche con avena, no hace falta que hierva. Tritúralo y añade un poco de canela. Complementa con rodajas de plátano, gajos de manzana y una cucharada de mantequilla de cacahuete (intenta utilizar la que solo lleva cacahuetes).

TORTITAS DE TÉ MATCHA: Unas tortitas no tienen por qué ser poco saludables, y esta deliciosa receta lo demuestra. Tritura 1 plátano, un huevo, una clara, 3 cucharadas de avena, dos cucharaditas de azúcar moreno y una cucharada sopera de té matcha. Pon en una sartén un poco de aceite vegetal y ve cocinando las tortitas una a una (un cucharón de masa por tortita). Puedes acompañarlas con yogur y fruta troceada.

BURRITO CON GUACAMOLE: Ponte mexicana con este desayuno sabrosísimo. Prepara guacamole chafando con un tenedor aguacate maduro, trocitos de tomate cherry, un poco de zumo de limón y cilantro picado. En una tortita de maíz o en un pan de pita, unta el guacamole, añade rábanos en láminas y los brotes verdes que prefieras.

TOSTADAS DE BONIATO: Si quieres probar combinaciones de sabores nuevos, seguro que te gustan estas tostadas de boniato. Corta el boniato en rodajas y pásalas por la tostadora un par de veces, hasta que veas que está hecho por dentro. Compleméntalo con mantequilla de cacahuete y plátano, crema de chocolate con arándanos o queso crema con mermelada de frambuesas.
Receta y foto de Family Food on the Table

BOCADILLO DE HIGOS Y CALABACÍN: ¡Empieza el día con un buen chute de vegetales! En un buen pan integral, pon higo a rodajas, calabacín crudo o pasado por la sartén, rúcula y un poco de yogur aliñado con limón, sal y pimienta.

BOL DE CHÍA CON ARÁNDANOS: Tritura un puñado de arándanos frescos con leche vegetal. Añade dos cucharadas de semillas de chía por cada 250 ml de líquido. Deja reposar una hora (o prepáralo la noche anterior). Antes de comértelo, complementa con las frutas frescas y frutos secos que más te gusten.

TORTILLA CON JAMÓN: Si te apetece un desayuno altamente proteico, prepara dos tortillas a la francesa. Utilízalas a modo de pan y rellénalas con jamón curado, queso y unos canónigos.

AGUACATE CON HUEVO: Parte el aguacate en dos y deshuesa. Toma una de las mitades y casca un huevo en el agujero. Añade unos trocitos de bacon o jamón y salpimenta al gusto. Hornéalo hasta que el huevo cuaje a tu gusto. Si te gustan los aguacates rellenos, prueba esta receta de aguacate con salmón ideal para cenar.

YOGUR DE PLÁTANO CON MANGO Y GRANADA: Tritura un plátano con un yogur y añade canela al gusto. Compleméntalo con mango cortado y granada.

TOSTADAS CON JAMÓN E HIGOS: Corta unas rebanadas de pan integral, úntalo con queso crema y añádele jamón serrano, unas rodajas de higo y rúcula. Si no tienes higos, prueba con melocotón, uvas, piña o incluso manzana.

CHÍA CON PERA Y PISTACHOS: El pudding de chía queda bien con cualquier combinación de frutas y frutos secos. En este caso utilizamos la receta base (250 ml de leche con dos cucharadas de chía y que repose una hora) y le añadimos trozos de pera y pistachos crudos.

SANDWICH DE AGUACATE: Otra versión del sandwich completamente vegetal. Tritura un poco de aguacate y unta dos rebanas de pan integral con semillas. Rellena con trozos de aguacate, pepino, cebolla (para las que no se os repita) y un puñado de germinados.

Fuente: 22 desayunos fáciles, sanos y deliciosos.

04 de julio del 18

04/07/2018 § Deja un comentario

Umami, en japonés うま味, es un vocablo que significa sabroso y es uno de los cinco sabores básicos junto con el dulce, ácido, amargo y salado. La palabra umami proviene del idioma japonés y significa sabor agradable, sabroso. Esta palabra fue acuñada por el profesor Kikunae Ikeda y se obtiene con la combinación de los términos umai (うまい) delicioso y mi (味) sabor.

Umami es un sabor sutil pero de regusto prolongado y difícil de describir. Induce la salivación y una sensación aterciopelada en la lengua que estimula la garganta, el paladar y la parte posterior de la boca. Por sí mismo, umami no es sabroso, pero realza el sabor agradable de una gran cantidad de alimentos, especialmente en presencia de aromas complementarios.

Algunos grupos de personas, como los adultos mayores, pueden tener mayores beneficios con el sabor umami debido a que su sentido del gusto y su sensibilidad a los aromas pueden estar disminuidos por la edad y los medicamentos. La pérdida del sentido del gusto y del olfato puede contribuir a un estado nutricional deficiente, lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.

03 de mayo del 18

03/05/2018 § Deja un comentario

Cuando se monta una fiesta en casa, uno se pregunta a quien invitar. Decidido quien o quienes acuden, viene el qué ofrezco y cómo lo presento. Y cuando se trata de los palillos, no hay mejor solución que un buen vudú.

Los interesados en dar una alegría o un disgusto a otros, pueden dirigirse a Vudú.

02 de mayo del 18

02/05/2018 § Deja un comentario

El otro día hablábamos delñ maki ¿pero sabemos distinguir entre sushi, maki, sashimi, nigri? Vamos a ver si sabemos explicárselo con ayuda de unos especialistas.

SUSHI: En Japón, el sushi hace referencia a la manera de preparar el arroz, es decir, después de cocerlo, le echamos el vinagre de arroz para que se impregne y adopte ese particular sabor que tantos acólitos tiene en el mundo entero. Por lo que los puristas y auténticos adeptos de la cocina japonesa suelen afirmar que cualquier plato cocinado con ese arroz debería entrar en esa categoría.

MAKI: Siguiendo esa lógica, se engloban dentro de la categoría de sushi el maki. En japonés la palabra maki significa enrollado y suele designar esos rollos de alga nori rellenos de arroz sushi y de verduras y/o pescado. Una vez enrollado, se suele cortar en 8 porciones, lo que hace que los makis tengan un cierto tipo de grosor. Están pensados para comerlos de un solo bocado.

URAMAKI: Existen diferentes tipos de sushi maki. Además del maki tradicional, podemos encontrar el uramaki, cuya particularidad principal reside en que el alga nori esté en el interior y lo que está visible es el arroz, a veces decorado con sésamo u otros condimentos; el osomaki, que es igual que el maki, pero más pequeño, suele llevar solo un ingrediente además del arroz y del alga; el futomaki, que son mucho más grandes de tamaño; y los temaki, que están hechos para comer con la mano y tienen forma cilíndrica.

NIGIRI: Pues bien, ahora ya conocemos la diferencia entre el sushi y maki, vamos a hablar del nigiri. Esta receta es sin duda una de las más populares y consumidas en Japón, y aunque parezca sencilla de elaborar no lo es tanto. Aquí el arroz se moldea a mano hasta conseguir una forma cilíndrica. El arroz no debe de quedar ni muy compacto ni demasiado suelto, tiene que poder cogerse con la mano o los palillos sin romperse, pero deshacerse en la boca. Encima se suele colocar un trozo de pescado o marisco crudo y a veces se puede enrollar con una cinta de alga nori.

Una particularidad que pocos conocen: hay que mojar la parte del pescado en salsa de soja y meterlo en la boca con el arroz hacia arriba, el pescado con la soja deberá tocar la lengua para que se intensifique su sabor. Al contrario que el sushi maki, al nigiri hay que darle la vuelta para comerlo.

SASHIMI: Después del nigiri y del sushi maki, el sashimi es el otro plato que suele causar confusión. En este caso, no estaríamos hablando de sushi propiamente dicho, ya que no lleva arroz. El sashimi consiste simplemente en tiras de pescado y marisco crudo dispuestas en un plato. El truco de su gran sabor reside en el corte, ya que el pescado estará mejor cuanto menos se toque con las manos.

Documentación: Diferencias

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Gastronomía en Hora a hora.