20 de junio del 18

20/06/2018 § Deja un comentario

Se acerca el verano, faltan pocos días para que llegue. Para muchos es el tiempo de ir a la playa. Pero ¿sabemos lo que es una playa? Les contamos cómo llega y se va la arena.

El mar acerca la arena a las playas. Al llegar a la rompiente, la arena queda en suspensión y es arrastrada, primero hacia la costa y posteriormente al mar.

Si el oleaje es potente, no da tiempo a que la playa filtre las aguas que vuelven al mar, por lo que se lleva la arena que llevaba en suspensión en unión con la que arrastra la bajada de las aguas. Esto significa pérdida de arena.


Si por el contrario apenas hay oleaje, la arena avanza por el fondo del mar en forma de ripples, o pequeñas líneas de dunas submarinas, que avanzan lenta pero continuamente hacia la orilla y que las breves olas ponen en suspensión en las aguas, material que se deposita en la costa al volver al mar lentamente y filtrarse a través de la arena.

Anuncios

23 de mayo del 18

23/05/2018 § Deja un comentario

Según los estudios realizados por el geólogo Xavier Roig y su equipo, se puede afirmar que en el siglo XVIII una tsunami cruzó el Mediterráneo tardando unos unos 45 minutos en recorrer la distancia desde la costa norteafricana hasta alcanzar las pitiusas.

En 1756 un fuerte terremoto sacudió el norte de Argelia, lo que produjo al menos una ola de unos tres metros que cruzó el área marítima y que al tocar fondo probablemente alcanzó los 12 metros de altura.

Esta ola chocó violentamente contra los acantilados de Punta de sa Gavina y Punta Prima, rompiéndolos y levantando rocas de casi 10 toneladas de peso a más de 10 metros de altura.

El peso medio de los bloque que pueden ser observados a simple vista e incluso a través de Google Earth, es de 8.42 toneladas y se encuentran a más de 80 metros de distancia de la cornisa.

Esto da idea de la magnitud del impacto del que no queda tradición oral. Muchas de estas rocas han sido utilizadas posteriormente por los habitantes de la isla para la construcción.

Documentación: Bloques de tsunamis de la costa de Formentera

 

13 de abril del 18

13/04/2018 § Deja un comentario

Probablemente no sabrán de las tierras de Bislandia, la del Norte y la del Sur, que no andan lejos y que sin embargo son vírgenes, paraísos e inhóspitos infiernos. Lugares de tempestades y naufragios, de vientos y huracanes, de paz y soledad.

El pasado agosto una pequeña roca de 1,9 km2 en la boca de la ría de Arousa, Galicia, escarpada, en mar abierto y a merced de los vientos y mareas del Atlántico, se quedó sin su último farero. Julio Vilches, técnico mecánico en señales marítimas, llegó a Sálvora en 1980 para encargarse durante 37 años de este solitario candil oceánico que a tantos ha salvado.

En todo ese tiempo rellenó, junto a otros dos torreros, 17 libros de servicio, notas técnicas que con el tiempo fueron incorporando detalles de su día a día. En 2006, en una época de especial soledad, decidió juntar sus vivencias y elaborar un relato de su vida en la isla basado en la bitácora. El resultado fue una narración de 600 páginas que, con el tiempo, cayó en manos de su sobrina, Gloria Vilches, quien una década después editó el manuscrito que este otoño ha publicado la editorial Hoja de Lata bajo el título Sálvora, diario de un farero y que cubre el tiempo entre la llegada del farero a la isla hasta el año 2000.

Julio Vilches hace frente en esta entrevista al fin de los fareros en España –algo que critica– y rememora una historia vivida en un paraíso virgen en el que, en el siglo XXI, corren libres los caballos salvajes. Una historia donde no faltan naufragios, tempestades, señores feudales, peligros y fantasía. La historia del reino de Bislandia, con sus provincias del Sur (la isla de Ons) y del Norte (Sálvora), el reino de ultramar que los torreros de estas islas atlánticas imaginaron en los años 80.

Fragmento extraído de: El último farero de Bislandia del Norte

06 de abril del 18

06/04/2018 § Deja un comentario

El faro de Tevennec esta situado en la punta de Raz, en la Bretaña francesa. El paso desde la punta de Raz a la isla de Sein presenta enormes dificultades y peligros. En 1869 se decidió construir un faro dirigido por el arquitecto Pablo Joli. Hubo numerosas dificultades en su construcción,debido al fuerte oleaje y terribles corrientes.

El faro se encendió por primera vez el 15 de Marzo de 1875. Se nombró como responsable del mantenimiento del faro a Henry Porsmoguer. Debia encender todas las noches el faro para poder orientar a los barcos hacia la isla de Sein. Tras cinco meses en el faro no aguantó la soledad y renunció.

Fue sustituido por Hervé Marie, un hombre solitario y sin familia, el cual solo aguantó cuatro meses; a su vez fue sustituido por Guezennec Guillaume que apenas duró otros pocos meses.


En 1898 se decidió dejar que las esposas de los fareros vivieran con ellos. Los Miliner fueron ls primeros en instalarse en el faro, a los que siguió la pareja Quemeré en 1900, los Queré en 1905 y el matrimonio Ropart en 1907. Todos ellos aseguraron oir extraños ruidos y gritos provenientes de las profundidades. Unido a la soledad, aquellos sonidos hacían que el vivir allí se convertia en un autentico infierno. Unos buzos descubrieron posteriormente una cueva bajo las aguas, de lo cual se deduce que el aire al pasar a través de la grietas, podía originar los perturbadores sonidos.

La peor de las tragedias fue la que soportó la señora Queré cuando su marido falleció inesperadamente y ella tuvo que soportar la soledad durante semanas, en semi oscuridad, con el cadáver de su marido, hasta que pudo ser rescatada.

Finalmente el faro fue automatizado en 1910.
Teído en: Historia de un faro

04 de agosto del 17

04/08/2017 § Deja un comentario


01. El que tira basura en la arena (79%) algo a lo que ahora los cursis le llaman littering y que no es otra cosa que destrozar entorno.
02. El que avienta arena sin importarle donde caiga o vuele (71%) Ejemplo típico es aquél que camina con chancletas y pone a todos perdidos.
03. El que se sienta pegado a ti, cuando hay mucho más espacio libre (62%) a lo que hay que agregar que suele ser el tipo o grupo más desagradable que hay por los alrededores (Ley de Murphy)
04. El que pone la música a todo volumen (57%) y además la música es la peor de todas, la más hortera y vulgar, la de peor calidad musical, cultural y social. En el blog, con muchas horas de playa en el cuerpo y varios melanomas, estamos por ver el que molesta con un cuarteto de la segúnda Escuela de Viena.
05. El aprendiz de paparazi, que toma fotos de desconocidos (48%) A este, según la 2ª ley de Emilio, la cara lo define.
06. El que no sabe clavar una sombrilla y se le vuela una y otra vez, atacando a aquellos que inocentemente descansar a cuerpo descubierto (44%)
07. El chillón, que grita tanto que no puedes evitar escucharle (43%) Este suele ser el mismo que peca con los apartados 1, 2, 3, y 4. Va todo junto en un paquete.
08. El/la padre/madre descuidada que no vigila a sus niños (42%) Normalmente, como no los vigilan ni en la playa ni en casa, no se tratan de niños sino de monstruos.
09. El que aprende a hacer surf y siempre está en medio, fastidiando a aquellos que respetan las normas y preferencias (41%) Normalmente es el mismo que ha aparcado en medio y se ha puesto al lado.
10. El que deja sus cosas por doquier (35%) Este pertenece al lado oscuro, trabaja para Caos.

Quizás la explicación se pueda reflejar en la formación de la frase: No se trata de yo y los demás sino de los demás y yo. Ustedes nos entienden.

Documentación: EL PAÍS.

 

 

14 de julio del 17

14/07/2017 § Deja un comentario

Ahora que el iceberg A68 se ha desprendido del segmento LarsenC de la Antártida es quizás el momento de contarles lo que es una polinia, que es un tema fresco, pero quizás un poco pesado.

Una polinia, polynya en inglés, es un espacio abierto de agua rodeado de hielo marino. En la actualidad se utiliza como término geográfico para describir las zonas de mar localizadas en las regiones del Ártico o de la Antártida que permanecen sin helar durante gran parte del año.

El término deriva de la palabra rusa Полынья, leído polynye, que designa un agujero en el hielo y que fue adoptado en el siglo XIX por los exploradores polares para describir las porciones de mar navegables libres de hielo.

Las polinias se forman fundamentalmente de dos maneras. Una por un proceso termodinámico, que se produce cuando la temperatura de la superficie del agua nunca llega al punto de congelación. Esto puede deberse a la surgencia en una región de agua caliente, lo que reduce la producción de hielo y que puede incluso detenerla por completo. Este tipo de polinia se llama polinia sensible al calor, en inglés, Sensible Heat Polynya.

De igual forma pueden producirse por un proceso catabático, por la acción del viento catabático o las corrientes oceánicas, que actúan para llevar el hielo fuera de la frontera fija de hielo permanente. Este segundo tipo de polinia, que a veces se llama a veces polinia de calor latente, se forma inicialmente cuando la capa de hielo de primer año a la deriva es impulsada lejos de la costa, lo que deja un espacio de aguas abiertas en la formación del hielo nuevo. Este hielo nuevo es entonces también arrastrado por el viento hacia la barrera de hielo del primer año; cuando llega a la barrera, el hielo nuevo se consolida dentro de la barrera de hielo del primer año. La polinia de calor latente es la región de aguas abiertas comprendida entre la costa y la bolsa de hielo a la deriva del primer año.

Las polinias de calor latente son regiones de alta producción de hielo y, por tanto, son lugares de alta densidad de producción de agua dulce en ambas regiones polares. La elevada tasa de producción de hielo en estas polinias deja una gran cantidad de salmuera de rechazo en las aguas superficiales. Esta agua salada se hunde y luego se mezcla, con la posibilidad de formar nuevas masas de agua. Es una cuestión abierta si la polinias del Ártico pueden producir suficiente agua densa para formar una gran parte del agua densa necesaria para conducir la circulación termohalina.

Documentación: Polinia

07 de junio del 17

07/06/2017 § Deja un comentario

Son muchos aquellos que cuando se enfrentan a la soledad del E0251, el faro del Cabo de Berbería, en la isla de Formentera, suspiran y dicen algo parecido a éste es mi faro favorito.

Suponemos que se debe a que va asociado a un momento inolvidable, un tiempo a recordar, porque si se refieren al edificio, al objeto arquitectónico, les podemos sorprender al decir que en el país hay varios muy parecidos, prácticamente iguales. Fíjense:

D1552. Cabo Ajo. Cantabria.

D1678.8. Punta Roncadora. Lugo. Galicia.

D1740.Cabo Toriñana. La Coruña. Galicia.

D2807.5. Punta Melenara. Gran Canaria. Islas Canarias.

Y si les aburre el blanco y les gustan las rayas o bandas, aquí van unos ejemplos para que vayan admirando.

D1657. Cabo de San Agustín. Asturias.

D1660. Isla Pancha. Lugo. Galicia.

D1676. Punta Atalaya. Ferrol. Galicia.

Quizás les aburra el negro. Tranquilos, vamos a ver qué tenemos en rojo, que seguro que algo habrá.

D2850. Punta Fuencaliente. Isla de la Palma. Islas Canarias.

D2832. Punta Teno. Isla de Tenerife. Islas Canarias.

E0380. Faro del Fangar. Tarragona.

Incluso, si los prefieren iguales pero reducidos, tipo taponcete, aquí tienes unos de muestra.

D2812. Punta Arinaga. Isla de Gran Canaria. Islas Canarias.

D1686.3. Cabo Ortegal. La Coruña. Galicia.

D2842. Punta San Crisatobal. Isla de la Gomera. Islas Canarias.

Y si los quisieran alargados, altos, muy altos, hay muchos más. Pero probablemente aburrimos con esta pequeña muestra que les recuerda que no hay nada único en este mundo, en esta vida. Y si no nos creen, viajen, miren, observen y aprendan humildad.

Fotos: Online List of Lights.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Costa en Hora a hora.