27 de diciembre del 19

27/12/2019 § Deja un comentario

Hermenegildo Estevan y Fernando, nacido el 13 de abril de 1851 en Maella, Zaragoza, fue un pintor especializado en el género paisajístico. Fue miembro de las Academias de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y de San Luis de Zaragoza, secretario de la Academia Española de Roma y comendador de la Corona de Italia.

Comenzó su formación en Caspe, Zaragoza, con los pintores Manuel Ros y Agustín Llop, y posteriormente de mano de Marcelino Unceta en Zaragoza. Se trasladó a Madrid para continuar sus estudios en la Academia de San Fernando, donde fue discípulo de Carlos de Haes y acudió a la Escuela de Acuarelistas.

En 1882 obtuvo una plaza como pensionado en la Academia Española de Roma. Remitió sus obras a certámenes nacionales y extranjeros. Fue galardonado con una tercera medalla en la Exposición Nacional de 1890 por el lienzo titulado Riva degli schiavoni y concurrió a las Internacionales de París, Berlín y Múnich.

En 1962 la Diputación, el Ayuntamiento y el Museo de Zaragoza organizaron una muestra retrospectiva sobre su obra. Falleció en Roma el 10 de noviembre de 1945.

Fuente: Estevan y Fernando, Hermenegildo

20 de diciembre del 19

20/12/2019 § Deja un comentario

Rafaeli Monleón y Torres, pintor y grabador español nacido en Valencia en 1843, hijo del arquitecto Sebastián Monleón. Fue primero piloto náutico y viajó por toda Europa antes de ser alumno de Carlos de Haes y Rafael Montesinos. Desde su juventud se dedicó de forma exclusiva a la pintura de marinas, representando, sobre todo, puertos levantinos.

Participó asiduamente en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes desde 1864 a 1899. Después de la edición del año 1869, donde presentó La bahía de Jávea, Antes de la tempestad y Naufragio en el cabo de San Antonio, viajó como piloto por el norte de Francia, conociendo los cuadros marineros del artista bretón Teodoro Weber. Después pasó a Brujas, donde tuvo oportunidad de convertirse en discípulo del viejo maestro Juan Pablo Clays y conocer a los grabadores belgas, sobre todo a Louis Allemand, especializándose en el aguafuerte.

El Museo del Prado guarda dos muestras de esta habilidad con Marina (costa de Inglaterra) y Bergantín en facha. En el año 1871 obtuvo medalla de tercera clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes con el cuadro Borrasca en el Mar del Norte, el mismo galardón que repitió en 1881 con La rada de Alicante, una amplia vista panorámica de gran efecto decorativo, sin duda, el cuadro más celebrado de este pintor, que se conserva en el Prado, junto con Calma en el puerto de Valencia.

También pintó marinas ambientadas en el norte de España, como Naufragio en las costas de Asturias y Puerto de Laredo. En 1870 fue nombrado pintor del Almirantazgo y del Museo Naval y en dos ocasiones, en 1867 y 1879, obtuvo medalla de oro en las Exposiciones Regionales celebradas en Valencia.

Fue un reconocido arqueólogo naval, comisionado por el Gobierno para el estudio, formación de planos y construcción de la nao Santa María para el cuarto centenario del descubrimiento de América. A él se debe la reorganización científica y el catálogo del Museo Naval de Madrid. Falleció en el año 1900, en Madrid.

Fuente: Monleón y Torres, Rafael

06 de diciembre del 19

06/12/2019 § Deja un comentario

Mariano Salvador Maella, fue un pintor, grabador e ilustrador español nacido en Valencia en 1739.  Hijo de un modesto pintor del mismo nombre, en 1750 se trasladó a Madrid para ingresar en el estudio de dibujo del escultor Felipe de Castro y posteriormente lo hizo en la recién creada Academia de San Fernando, donde acudió a las clases del pintor Antonio González Velázquez, quien le transmitió todos los elementos del barroco tardío dieciochesco, con su característica delicadeza rococó a la romana, derivada de Corrado Giaquinto. Tras completar sus estudios y después de haber ganado varios premios en los certámenes de la Academia, Maella se trasladó a Roma en 1757.

En la Ciudad Eterna inició su carrera profesional con un encargo para la iglesia de la comunidad española de los Santos Inocentes. No obstante, la influencia del barroco quedó relegada cuando Maella regresó a España en 1765 y entró en la órbita de Anton Raphael Mengs, quien le acogió en su círculo de protegidos y le facilitó encargos regios. A partir de entonces desarrolló una amplia labor de fresquista en la decoración del Palacio Real de Madrid y en otros sitios reales. En 1774 fue nombrado pintor de cámara y en 1776 comenzó el ciclo de pinturas al fresco del claustro de Toledo, empresa artística que compartió con Bayeu. De las tres escenas encargadas llevó a cabo solo dos, que versan sobre el martirio de santa Leocadia. Para la catedral toledana entregó, además, seis grandes lienzos de altar (1778-1805) y una serie de alegorías (1778).

Maella trabajó también en su ciudad natal, a la que regresó en 1787 para decorar varias capillas: la del beato Gaspar Bono, en la iglesia del convento de San Sebastián, y el cuadro del altar mayor para la capilla de San Francisco de Borja en la catedral, flanqueado por los famosos cuadros de Francisco de Goya. En su pintura religiosa Maella dedicó muchos de sus lienzos al tema de la Inmaculada, requerida incesantemente por iglesias y particulares. Aparte de la Inmaculada, que realizó en 1784 para la iglesia de San Francisco el Grande de Madrid y cuyo boceto de presentación conserva el Museo del Prado, una de las versiones más conocidas es la que pintó en 1789 para el Oratorio de Damas del Palacio Nuevo (Patrimonio Nacional).

Compaginó su labor como pintor al servicio regio con el puesto que ocupaba en la Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, donde era responsable de la supervisión del trabajo de los pintores jóvenes. Maella fue un pintor fecundo, de una creatividad incesante en todos los géneros pictóricos. Mientras que en sus cuadros de las cuatro estaciones, del Museo del Prado, sigue fielmente las pautas iconográficas del libro de emblemas de Cesare Ripa, en sus retratos adoptó el modelo iconográfico impuesto por Mengs. A su labor artística hay que sumar las obligaciones que tuvo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la que fue miembro de mérito desde 1765 y donde sustituyó a Mengs en su labor docente, después del regreso de éste a Roma en 1769, hasta lograr el nombramiento de teniente director en 1772. En 1794 fue designado director de pintura y al año siguiente, tras la muerte de Bayeu, se convirtió finalmente en el director general de la institución. En la cima de su carrera, Carlos IV le concedió en 1799 el título de primer pintor del rey, vacante desde la muerte de Mengs, aunque compartido con Francisco de Goya. Tras la Guerra de la Independencia, en los procesos de purificación llevados a cabo por Fernando VII, quedó relegado de sus cargos y fue sustituido por su discípulo, Vicente López Portaña. Falleció en Madrid en 1819.

Fuente: Maella, Mariano Salvador

22 de noviembre del 19

22/11/2019 § Deja un comentario

Jaime Morera y Galicia fue un pintor español nacido en Lérida en 1854 y fallecido en Madrid en 1927). Hermano del político y poeta Magín Morera, estudió pintura de paisaje en la Escuela de San Fernando de Madrid con Carlos de Haes. Después marchó pensionado a Roma en 1874. Allí pintaría paisajes italianos dentro de las normas del academicismo clasicista como Pinos de Frascati. En Italia entabló amistad con Francisco Pradilla y Mariano Fortuny y pasó una temporada a orillas del lago Trasimeno, donde pintó Tormenta de nieve o Perros en la nieve, Orilla ne­vada del lago Trasimeno y El anochecer.

A su regreso a España, en 1877, volvió temporalmente a su ciudad natal, con la que mantendría relación a lo largo de toda su vida crean­do, en 1917, el Museo de Arte Moderno Jaime Morera. No obstante, se instaló definitivamente en Madrid, desde donde viajó a Holanda, Bélgica y Francia, siguiendo los pasos de su maestro.

De estas estancias es el cuadro ­Orillas del Waht ­(Holanda), que presentó a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878 y, después, a la Exposición Universal de París. ­Representa una corriente paisajista opuesta al impresionismo y luminismo, partidaria de la experiencia directa del ­natural y atraída por los paisajes nórdicos y, en España, por el País Vasco, donde pasó largas temporadas en la villa Jardingane de Algorta (Vizcaya). A estas estancias ­corresponden Mar Cantábrico o Costa de Santoña.

También recorrió exhaustivamente la sierra madrileña a partir de 1890, siendo muy celebrada su serie del Guadarrama, a la que pertenecen dos cuadros del Museo del Prado. Morera pintó la sierra, que había sido descubierta años antes por la Sociedad de Estudios del Guadarrama y por la Institución Libre de Enseñanza, ­pero transmitió la visión de una montaña blanca y gris de grandeza romántica que coincidía con posturas neorrománticas europeas muy en boga. Expuso sus ideas en el libro En la sierra del Guadarrama. Divagaciones sobre recuerdos de unos años de pintura entre nieves.

Fuente: Museo Nacional del Prado

15 de noviembre del 19

15/11/2019 § Deja un comentario

Manuel López Ruiz, fue un pintor español nacido en Cádiz el 29 de marzo de 1869 que falleció en Santa Cruz de Tenerife el 3 de junio de 1960.

Cursó estudios de Náutica y se inició en el dibujo con apuntes de campaña durante la Guerra de África, completando su formación en la Academia de Bellas Artes de Cádiz y posteriormente en Madrid.

Aunque también realizó pinturas decorativas en teatros e iglesias, fue ante todo un paisajista de marinas, creando composiciones donde el mar es el único protagonista de la escena.

Desarrolló una importante labor docente como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Santa Cruz de Tenerife, ciudad donde residió a partir de 1895. En 1917 ingresó como Numerario en la RACBA y desempeñó el cargo de Secretario del Museo Municipal de Bellas Artes desde 1925 a 1942.

Sus pinturas se conservan en numerosas colecciones privadas y en entidades como el Casino de Tenerife o el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz, así como en el Teatro Leal de La Laguna, en San Marcos de Icod y en La Parroquia de los Silos, entre otras.

02 de noviembre del 19

02/11/2019 § Deja un comentario

En un cementerio de barcos, hay una relación conflictiva entre dos vecinos: un farero y una sirena. El farero dirige los botes hacia aguas seguras mientras la sirena intenta hundirlos. Imaginen el lío…

01 de noviembre del 19

01/11/2019 § Deja un comentario

Ricardo Verdugo Landi fue un pintor y dibujante español discípulo de Emilio Ocón y Rivas. Su especialidad fueron las marinas. Algunas de sus obras se encuentran expuestas en el Museo del Prado de Madrid, el Museo Nacional de Arte de Cataluña y el Museo Carmen Thyssen Málaga.

El 27 de enero de 1871 nacía Ricardo Verdugo Landi en el número 10 de Calle Comedias en Málaga. Sus aficiones artísticas pronto lo llevaron a inscribirse en la Escuela de Bellas Artes en 1886 donde se convirtió en un discípulo predilecto de Emilio Ocón y Rivas, en la recién instaurada cátedra de Paisaje, quien lo instruye en el arte de extraer poesía y emoción pintando cielo y agua, influyéndolo decididamente por el género de la marina. Pese a su vocación temprana por las marinas, sus obras de juventud se acercan al fortunismo.

Como otros tantos, consolida su carrera a través de la participación asidua en las Exposiciones Nacionales desde 1892, registrándose en ellas como alumno de Martínez de la Vega y Emilio Ocón. Su primera recompensa oficial la obtiene en la Exposición Nacional de 1892 con la obra Desembarcando con la que obtiene mención honorífica. En 1895 participa con Naufragio y en 1899 con Oleaje con la que vuelve a obtener mención honorífica se repiten los premios en 1906, 1917 en Panamá, en 1919 Diploma de Honor en Zaragoza y en 1920 en Madrid y Barcelona.

Su carrera es iniciada en Málaga donde alterna su carrera artística con un puesto de conservador en el Museo Municipal, cargo que desempeña entre 1895 y 1897, fecha en la que dimite y es recompensado económicamente por el Ayuntamiento en reconocimiento a su buena labor.

Posteriormente marcha a Madrid, donde inicia una trayectoria profesional como periodista. Comienza como retocador del periódico ABC por un sueldo de treinta duros. En el momento del nacimiento del príncipe de Asturias, se le ocurrió hacer su primera composición fotográfica debido a que se les prohibió la entrada a los periodistas al palacio real. Compuso una escena con una canastilla de encajes, colocó en ella a un recién nacido, escogió de los archivos las fotografías de los grandes de España que tenían acceso a la Cámara Real, los agrupó alrededor del infante en la ceremonia de presentación. Aquella composición le valió el nombramiento, por Luca de Tena, como director artístico de todas las publicaciones de ABC.

Fue fundador junto con su hermano Francisco de la revista La Esfera y Nuevo Mundo, donde pública ilustraciones de sus obras y colabora en la redacción y dirección. Por aquel entonces, La Esfera era una de las publicaciones más importantes en la divulgación de contenido artístico y cultural en España. Contaba en sus páginas con numerosas reproducciones de obras.

Su vocación artística también lo llevó al campo de la ilustración con grandes recursos, dados sus conocimientos en la labor periodística y editorial. Durante más de treinta años no interrumpió su asistencia a certámenes y exposiciones tanto nacionales como internacionales. Se instalaría definitivamente en la capital y se relacionaría con artistas como Prado López, Muñoz Degrain, Moreno Carbonero y la Asociación de Pintores y Escultores de Madrid, aunque nunca perdió sus contactos con su ciudad de origen. En 1924 es nombrado miembro del jurado de carteles de Semana Santa que organizó la Agrupación de Cofradías de Málaga. Málaga lo acoge en su Academia de San Telmo y el Ayuntamiento lo nombra hijo predilecto, consecuencia de la difusión por medio de sus obras, de la belleza de las costas malagueñas. A los cincuenta y nueve años de edad, el 10 de octubre de 1930, sucede el óbito del artista, al que se honra con un medallón grabado con su nombre en un acantilado de los que retrató con sus pinceles y de cara al mar que tanto amó.

Su obra está centrada en la representación del mar y la geografía costera, principalmente de la costa andaluza por la que sentía predilección, aunque también retrató las costas norteñas así como sus valles frondosos e industrias. En su estilo se mezcla la composición clásica con la evocación romántica y el naturalismo con el idealismo, granjeándose en su madurez un sello acertado e identificativo por el que las marinas de Málaga de principio de siglo tuvieron su apellido y sus pinceladas.

Fuente: Ricardo Verdugo Landi.

03 de junio del 19

03/06/2019 § Deja un comentario

Lo hemos explicado muchas veces desde este blog, pero hoy, aprovechando que es luna nueva, lo volvemos a hacer.

La epacta o edad de la luna son los días que van desde la última luna llena hasta fin del año. Este año es 8, es decir, pasaron 8 días desde el 23 de diciembre, que fue la última luna llena, hasta el 31 de diciembre. Recordémoslo.

Si contamos los meses tal como lo hacían los romanos, es decir, empezando por marzo, junio, mes en el que nos encontramos, sería el cuarto (4) mes. Recordémoslo.

Hemos de aceptar, porque explicarlo sería demasiado complejo para hacerlo en este post,  que las lunas llenas y las lunas nuevas se dan siempre que la suma de la epacta o edad de la luna, más el día del mes, contado como lo hacían los romanos, más la fecha en la que nos encontramos (hoy 3) suman 15, 30 ó 45. Recordémoslo.

Procedamos para hoy día 3 de junio:
8 (epacta)+4 (mes de junio)+3 (día de hoy)=8+4+3=15.
Como el resultado es quince (15) hoy es luna nueva. Si no se nos cree, pueden comprobarlo en cualquier tabla lunar actualizada. Y en consecuencia, el mar estará en régimen de mareas vivas, aunque esa es otra lección

20 de junio del 18

20/06/2018 § Deja un comentario

Se acerca el verano, faltan pocos días para que llegue. Para muchos es el tiempo de ir a la playa. Pero ¿sabemos lo que es una playa? Les contamos cómo llega y se va la arena.

El mar acerca la arena a las playas. Al llegar a la rompiente, la arena queda en suspensión y es arrastrada, primero hacia la costa y posteriormente al mar.

Si el oleaje es potente, no da tiempo a que la playa filtre las aguas que vuelven al mar, por lo que se lleva la arena que llevaba en suspensión en unión con la que arrastra la bajada de las aguas. Esto significa pérdida de arena.


Si por el contrario apenas hay oleaje, la arena avanza por el fondo del mar en forma de ripples, o pequeñas líneas de dunas submarinas, que avanzan lenta pero continuamente hacia la orilla y que las breves olas ponen en suspensión en las aguas, material que se deposita en la costa al volver al mar lentamente y filtrarse a través de la arena.

23 de mayo del 18

23/05/2018 § Deja un comentario

Según los estudios realizados por el geólogo Xavier Roig y su equipo, se puede afirmar que en el siglo XVIII una tsunami cruzó el Mediterráneo tardando unos unos 45 minutos en recorrer la distancia desde la costa norteafricana hasta alcanzar las pitiusas.

En 1756 un fuerte terremoto sacudió el norte de Argelia, lo que produjo al menos una ola de unos tres metros que cruzó el área marítima y que al tocar fondo probablemente alcanzó los 12 metros de altura.

Esta ola chocó violentamente contra los acantilados de Punta de sa Gavina y Punta Prima, rompiéndolos y levantando rocas de casi 10 toneladas de peso a más de 10 metros de altura.

El peso medio de los bloque que pueden ser observados a simple vista e incluso a través de Google Earth, es de 8.42 toneladas y se encuentran a más de 80 metros de distancia de la cornisa.

Esto da idea de la magnitud del impacto del que no queda tradición oral. Muchas de estas rocas han sido utilizadas posteriormente por los habitantes de la isla para la construcción.

Documentación: Bloques de tsunamis de la costa de Formentera

 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Costa en Hora a hora.