20 de septiembre del 16

20/09/2016 § Deja un comentario

Cuenta una leyenda del Camino de Santiago que cinco caballeros francos hicieron un pacto de honor para ayudarse y auxiliarse en su peregrinación a Compostela. Cuando decimos francos nos referimos al concepto medieval de la palabra, que significaba de más allá de los Pirineos.

160920-01

Cruzando los Pirineos, uno de los caballeros se encontró indispuesto. Pararon todos a socorrerlo, descabalgaron y observaron como empeoraba. La noche se acercaba y mientras uno lo atendía, los otros tres peregrinos decidieron seguir camino.

160920-02

Les recordó quien ayudaba al enfermo que tenían un pacto de honor y que no podían dejar a su compañero abandonado a su suerte en medio de los montes nevados, con lobos y la noche echándose encima. Respondieronle que ellos seguían, que se quedara él si así lo deseaba. Y continuaron, dejando abandonados al caballero moribundo y a quien lo atendía.

160920-06

Cayó la noche, la tormenta de nieve arreció y se oyeron los lobos. Murió el caballero y quien mantuvo su pacto de honor se encontró en medio de la montaña, solo y abandonado con un muerto, rodeado de lobos mientras la nieve caía arrastrada por la ventisca.

160920-04

Con terror, vio una sombra que se acercaba, desfigurada por la oscuridad y los elementos. Se aproximó un caballero que se interesó por quien, aterrorizado, permanecía solo en aquel paraje. Dijole que subiera el cadáver al caballo y que montara el suyo, que por conocer el camino por recorrerlo con asiduidad, le llevaría en donde pudiera enterrar cristianamente al muerto y reconfortar su cuerpo y alma.

captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-59-52

Cabalgaron toda la noche, cruzaron bosques sombríos y peñas, bordearon simas y precipicios hasta que amaneciendo, vieron una urbe que aparecía entre las nieblas del valle. Sorprendido ante la visión, reconoció el peregrino la ciudad de Compostela y a Santiago, que tal era el caballero que lo había guiado y ayudado durante la vigilia.

160920-03

Termina la leyenda cuando el Santo le miró a los ojos y amablemente le dijo que llevara a enterar a su amigo y pasara a darle un abrazo por la Catedral. Añadiendo con voz de trueno que, cuando iniciara el regreso y se cruzase con aquellos que olvidando un pacto de honor habían abandonando a un moribundo entre las nieves, les dijera que los estaba esperando…

06 de julio del 16

06/07/2016 § Deja un comentario

Como dicen que las bicicletas son para el verano, hoy les hablamos de ellas y del proyecto EuroVelo, la red red europea de ciclo rutas de larga distancia que permitirá atravesar Europa. La red está proyectada con un total de 66.000 kilómetros de los que 20.000 ya están en funcionamiento. Las rutas son puestas en funcionamiento a partir de rutas ya existentes o bien diseños de nueva construcción favoreciendo siempre que sea posible la interconexión entre ellas.

160706.01

Para ser de EuroVelo, la ruta no ha de tener pendientes superiores al 6%, disponer de una anchura suficiente para permitir el paso de al menos dos bicicletas, tener un promedio de no más de 1000 vehículos motorizados al día, estar pavimentada al menos en el 80% de su longitud y permanecer abierta todo el año.

160706.02

Por España está programado que pase la ruta 1, llamada Costa Atlántica, que comienza en Sagres, Portugal y continua hasta Bergen, Noruega. La Ruta 3, o de los Peregrinos irá desde Trondheim, Noruega, hasta Santiago de Compostela.

160706.03

Documentación: EuroVelo
Más información en: Eurovelo y 43 Paises en Bici

23 de abril del 15

23/04/2015 § 1 comentario

Vuelve el Bajito con su invento semanal de los jueves. repite hoy idea por ser la más grande creación de la humanidad, el libro.

150423.01

Fieles a nuestra tradición de regalarles el día del libro un original de nuestro autor favorito, les ofrecemos hoy Tres y pico por el Camino de Santiago, diario de su peregrinar en primavera de 2001, descatalogado en la actualidad . Acompañan a este ejemplar para aquellos que gustan de coleccionar sus obras, los diarios de los años 1999 y 2000, ofrecidos en pasados años.

Diario del Camino 1999: Una idea peregrina.
Diario del Camino 2000: Francés completo.pdf
Diario del Camino 2001: Tres y Pico.pdf.

 

27 de febrero del 15

27/02/2015 § 2 comentarios

Ayer noche y con un retraso de 12 horas por cosas de la aviación, el equipo se desplazó a Compostela a cumplir con sus obligaciones anuales.

150227.01

Llamamos obligaciones anuales al lujo de tomarse unos mejillones de las Rias, un caldo gallego, una merluza del Atlántico, picotear unos pimientos del Padrón y trasegar unas tazas de turbio.

150227.02

Incluyen estas obligaciones el pasear por una ciudad con una historia inenarrable y admirar la belleza que acoge mientras la lluvia, siempre presente, acaricia la calva del Viejo y despeina al Guapo.

150227.04

Y sobre todo, llegar al Santo, darle un entrañable abrazo y con un guiño, recordar las 17 veces en las que vinimos andando.

150227.03

Santiago tira mucho, lo llevamos muy dentro y es por ello por lo que cada año volvemos a Él.

16 de noviembre del 14

16/11/2014 § Deja un comentario

El Calvo nos propone un juego basándose en un libro de Biescas. En la página 154 de Tres y pico por el Camino de Santiago, César, Derren y el autor hablan de música.

Tres

Tre

Derren, al que hemos encontrado entre los barros, nos propone un juego. Dice que si le cantamos la banda sonora de Indiana Jones, Superman y La Guerra de las Galaxias nos invita a cenar todos los días hasta que lleguemos a Santiago. César dice que no hace el esfuerzo por dos noches, que él se queda en Burgos. Yo le pregunto que si vale desafinar. Me responde que eso es lo de menos. Le contesto que César hace de testigo. Así que cuando quiera empiezo.
Superman:
–Tatarata tatará…

Me interrumpe, me dice que eso es Indiana, pero que vale, que ya tengo una.
Next one, please (la siguiente por favor)
–Tatarata tatará…

Me repito. Lo intento de nuevo:
–Tatarata Tatará…

Es increíble, son casi iguales, es dificilísimo cantar ya no las tres sino sólo dos. Derren, muerto de la risa, intenta hacer una demostración y casi lo consigue. César nos mira como si fuéramos tontos. La verdad es que estamos dando un espectáculo. Si alguien nos viera…

16 de octubre del 14

16/10/2014 § 2 comentarios

Los monasterios en España constituyen un rico patrimonio histórico, artístico y cultural. Son testimonio de su propia historia religiosa y de la historia político-militar tanto en la Edad Media como en tiempos anteriores, con la llegada y asentamiento de los visigodos.

141016.01San Juan de la Peña por Elemaki

Los monasterios tuvieron un papel importante en la repoblación llevada a cabo por los distintos reyes y condes cristianos tras el avance de la Reconquista y el consiguiente retroceso de los musulmanes hacia el sur de la península.

141016.02Monasterio de Irache por José Antonio Gil Martínez

Su presencia en la península data de los primeros siglos del cristianismo, cuando la primitiva vida eremítica dio lugar a la formación de comunidades religiosas y a la construcción de pequeños monasterios hispanos en los siglos VI y VII.

141016.03
San Juan de Ortega por Pigmentoazul

Durante la repoblación, muchos de estos edificios evolucionaron, o incluso fueron levantados de nueva planta, hacia un estilo que tradicionalmente viene llamándose mozárabe.

141016.04Convento de San Antón por Jule Berlin

La segunda fase se desarrolló con la llegada de los benedictinos de Cluny, ya en época de la Reconquista y a partir de ese momento fueron evolucionando o cambiando, de acuerdo con las nuevas órdenes: císter, órdenes militares, premostratenses, cartujos, jerónimos, agustinos, camaldulenses y mendicantes.

141016.05San Zoilo por Valdavia

En el siglo XVII tuvo lugar una eclosión de conventos situados o muy cerca o dentro de la ciudad.

141016.06Monasterio de Sahagún por Davidh820

La creación de monasterios durante la Edad Media fue primordial desde un punto de vista social y cultural así como para la repoblación. Supuso un gran avance en la agricultura y surgieron poblamientos en derredor de los grandes edificios. También se beneficiaron el arte y la cultura.

141016.07Monasterio de Samos por José Antonio Gil Martínez

Otro factor importante a tener en cuenta para la construcción de monasterios en España fue el Camino de Santiago, a lo largo del cual fueron surgiendo estas instituciones religiosas cuyo principal objetivo fue la ayuda al peregrino.

141016.08Monasterio de San Martín Pinario por Luis Miguel Bugallo Sánchez

Hemos ilustrado el post con alguno de los que podemos admirar mientras caminamos a Compostela. Bajo estas líneas se encuentran los enlaces a aquellos que se encuentran a lo largo del camino de peregrinación. Otro día les contamos las leyendas que muchos de ellos poseen.

29 de julio del 14

29/07/2014 § Deja un comentario

Hablábamos ayer de la alegría con la que algunos se enfrentan a las dificultades. Muchas veces hemos escrito desde este blog sobre la alegría del Bajito y su actitud positiva frente a la vida.

140729.02

Recogemos hoy en el post, parte de un libro en el que de ello habla. El capítulo 9 de Peregrinos a Santiago de María Merino, resume este concepto a traves de un encuentro con algunos de aquellos que caminan a Santiago. Copiamos aquí el texto.

140729.01

9. LUCES Y SOMBRAS EN EL CAMINO
9.1. Anécdotas divertidas
Muchos peregrinos demuestran tener un buen humor envidiable. Quizás sea su carácter habitual, pero que duda cabe que las semanas que pasan peregrinando, les deja un poso de felicidad que se expresa en la alegría que derrochan al llegar.
9.2. Buen humor
Un día me encontré a tres peregrinos sentados en unos bancos junto a la Oficina. Eran un vasco, un alemán y un extremeño ­una mezcla ya cercana al chiste. Se notaba que habían disfrutado juntos y no querían separase. Bromeaban entre ellos y, como me vieron rondarles con aspecto de entrar en su conversación, empezaron a contarme las frases que se habían ido inventado por el Camino, tomándose a risa lo que era motivo de dolor: las ampollas, la tendinitis, el cansancio.
¿Te interesa? Pues toma nota, que tenemos algunas muy buenas, dijo el vasco, mientras consultaba en su cuaderno las genialidades que se les habían ocurrido:
– No voy solo, mis ampollas me acompañan.
– Con mi pie derecho no me hablo, con el izquierdo me llevo fatal.
– He tenido una idea peregrina: hacer el Camino de Santiago.
– Un día al llegar al albergue, cuando me tiré reventado en la litera ­-añade-­ me encontré un papel pegado que decía: se alquila patinete… ¡Estallé en carcajadas! ¡Quién pudiera pillar, en ese momento, un patinete! -Fue la frase que más me gustó.
El que lleva la voz cantante de los tres, es un artista, pintor. Ha disfrutado mucho del Camino, haciendo algún pequeño dibujo, y de las amistades que hizo con gente de distintas nacionalidades. Parece un juerguista nato y no para de recordar las cosas graciosas que les sucedieron o aquellas que se inventaban para divertirse:
Un día al entrar en un bar, el chico alemán me dijo que quería tomar un café español. Le pregunté que qué era eso, que no existía un café español. Me respondió ¿Cómo que no? ¿Y el café olé? Llevo pidiendo café olé todo el tiempo en Francia. No le entendí al principio, hasta que estalló en carcajadas y me explicó el chiste que se había inventado. Café con leche se dice en francés café au lait, leído con pronunciación española, café olé.
No me imaginaba a los alemanes haciendo bromitas…
Mientras lo dice le pega unas palmaditas ­bastante sonoras­ en la espalda del alemán que está a su lado. Este reacciona y me dice, no sé si en serio o en broma, que el vino desde Francia andando porque le había dejado su novia. Me parece que no es verdad, porque es joven, rubio, muy guapo y también bastante bromista, pues añade:
No vuelvo a andar en lo que me queda de vida ­-dice riéndose.
El pintor, le responde con un repentino aire patriarcal:
La vida es corta, hijo, pero…¡hay que hacerla andando!
Y de nuevo los tres amigos ­que se conocieron en el Camino­ estallan de risa. Se nota que han caminado mucho, que han pasado sus malos momentos, pero que están felices y se ríen de todo. Hasta que, de nuevo el pintor, sentencia:
El Camino acaba, la procesión ¡va por dentro! ­y señala los pies con lo que vuelven los tres a reírse. Parecen una de aquellas compañías de comediantes medievales que recorrían los pueblos ganándose algo de comida con sus gracejos.
Pasan bastante tiempo sentados allí, medio tumbados en aquel banco. Alfonso, el pintor, no me deja marcharme. Promete enviarme, cuando la escriba, la memoria de su peregrinación ­¿Por qué esperar tanto? ­le digo.­ Podemos hablar ahora.
Se resiste y quedamos en vernos más tarde. Al día siguiente, ya sin sus compañeros de bromas, Alfonso me explica ­esta vez en serio­ su peregrinación. Se me ponen los pelos de punta cuando me abre su alma para decirme, con una enorme sencillez, que ha peregrinado porque sus padres, los dos, acaban de morir. Me cuenta un poco las difíciles circunstancias por las que ha tenido que pasar, la enfermedad que él mismo ha sufrido y como se planteó el Camino como terapia para todos sus males. En medio de las anécdotas divertidas ­que sigue empeñado en contarme­ dice unas frases de filósofo, o más bien de místico:
Solamente cuando te ves confrontado cara a cara con la muerte, comprendes lo que es la vida. Es tiempo, el que hay entre los dos momentos, ­el nacimiento y la muerte­ por los que pasaremos todos, y que lo haremos de modo solitario. A raíz de la muerte de mis padres ­que ha sido en circunstancias tremendas­ cambié mi modo de vivir. Antes trabajaba, trabajaba, trabajaba… Ahora me preocupo de más cosas, trabajo lo suficiente para ganarme la vida, pero sin obsesionarme por el prestigio, ni por el tener cosas… En cambio, tengo algo valiosísimo: tiempo. Por eso he podido pasarme todo un mes haciendo el Camino. Lo que importa es vivir, tener tiempo para vivir.
Pero Alfonso no quiere dejarme un sabor de tristeza, ­todavía tiene abiertas en su alma muchas cicatrices­ y me cuenta otra anécdota divertida.
– Al llegar a un albergue por la noche, me acerqué a un peregrino extranjero que estaba instalando su saco de dormir, ­con el que todavía no había intercambiado ninguna palabra, ­con el propósito de advertirle de mis ronquidos. Le toqué en la espalda y le dije: Yo ronco. El extranjero me respondió, ofreciéndome su mano: Yo, Christian.
Me hizo reír nuevamente, cortando así el clima profundo en el que me había submergido, y continuó con su historieta­.
Me eché a reir como un loco y al francés no le hizo mucha gracia. No entendía y pensaba que me reía de su nombre. Gracias a la intervención de un traductor, Christian comprendió mis carcajadas y acabó contagiándose de mi risa desbocada. Desde aquel momento hicimos parte del Camino juntos.
Quiero volver a la verdadera historia de Alfonso, a la que se esconde detrás de sus gracias, de sus gafas y de sus bigotes. Pero aparecen sus compañeros y la conversación se queda ahí. Me deja con el buen gusto de saber que las risas no son sinónimo de falta de problemas, ni de sufrimientos, de tenerlo todo o ser el mejor de entre los compañeros. El buen humor es hijo de otras cosas más profundas, de comprender ­como él decía,­ que la vida es tiempo y que lo que no se hace… queda sin hacer.

Seguramente hay muchas más personas que demuestran ese buen humor y, sin embargo, detrás llevan un sufrimiento que es como las raíces donde esa alegría se asienta con firmeza. Son gente que resultan verdaderamente ejemplares.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Camino de Santiago en Hora a hora.