11 de enero del 18

11/01/2018 § Deja un comentario

La máquina de escribir música, patentada en 1936 por Robert H. Keaton, contaba con 14 teclas y era capaz de escribir en un papel pautado.

En 1953 el creador rediseñó la máquina y la construyó con treinta y tres teclas haciéndola más práctica y fácil de usar.

El funcionamiento es similar al de una máquina de escribir tradicional, donde un mecanismo imprime una grafía, en este caso musical, sobre un papel.

Comenzó a comercializarse en la década de los 50 a un precio que rondaba los 225 dólares. En la actualidad llegan a pagarse $6.000 por alguno de los ejemplares que han sobrevivido hasta nuestros días.

El objetivo del invento era facilitar el trabajo de editores y profesores a la hora de realizar varias copias de obras musicales de forma rápida.

Aunque parece ser que llegó a tener cierto éxito en los gremios musicales, los músicos preferían escribir sus partituras a mano y nunca llegó a tener demasiada acogida.

Post dedicado a nuestro admirado músico contemporáneo DDR, que sabemos que la usa a escondidas.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Arqueología industrial en Hora a hora.