14 de agosto del 18

14/08/2018 § Deja un comentario

El pasado día 12 se celebró el 37 aniversario de la creación del PC. Fue el 12 de agosto de 1981, cuando IBM presentaba su modelo 5150 y abría camino a una de las mayores revoluciones tecnológicas de la historia.

La máquina era una caja beige, con 16 kilobytes de memoria que costaba 1.565 dólares. En la pantalla se podían leer unos caracteres de color verde fosforescente, y, según la publicidad de la época, un manual muy fácil de entender permitía estar empleando aquella máquina en apenas unas horas.

Pero no podemos olvidar que 5 años antes, el 1 de abril de 1976, Steve WozniakSteve Jobs Ronald Wayne fundaron Apple Computera. Se produjeron y se vendieron alrededor de doscientas unidades a 666.66 $ del Apple I, limitados por el poco dinero del que disponían Jobs y Wozniak. De hecho, para construir el prototipo, Jobs tuvo que vender su camioneta y Woz su calculadora programable HP.

Hace casi 30 años, los que usaban un PC se enfrentaban a un monitor negro de letras verde fosforito mientras que por aquellas mismas fechas, aquellos que usaban Apple trabajaban con interfaz gráfica con 16 millones de colores y papelera.

Aquellos que eligieron Apple frente a PC tuvieron que oír de las turbas barbaridades y epitetos tales como pijo o gili. Aunque hubo quien preguntaba ¿qué es un Mac?

En el blog lo hemos tenido siempre claro y, con respeto, nos partimos el pecho de risa cuando vemos ciertos ordenadores.

Fuentes:
La máquina que nos cambió la vida.
Apple.

 

Anuncios

25 de julio del 18

25/07/2018 § Deja un comentario

La original representación de Santiago como peregrino jacobeo comienza a desarrollarse desde la época románica. No es extraño que este modo de imaginar al Apóstol, como una suerte de compañero de ruta que protege con su presencia el espacio sagrado que conduce a Compostela, suceda en un siglo de gran éxito para el Camino de Santiago. De modo muy brillante y espontáneo surge una nueva concepción iconográfica que expresa esa identificación entre la figura de Santiago con los peregrinos que acuden a su santuario.

Los atributos que caracterizan al devoto entregado a la experiencia ascética de la peregrinatio-en especial el bordón y la concha de vieira- contenían una significación simbólica que tenía en el sermón Veneranda dies del libro I del Calixtino, la fuente escrita de referencia para a su mejor comprensión y valoración. Este texto destaca el significado específico del bordón en el que se apoya el peregrino como si fuese un tercer pie, y que simboliza a la Trinidad, o la concha de Santiago, símbolo de las buenas obras en las que cada peregrino debe perseverar después de haber ultimado su viaje expiatorio al santuario jacobeo.

La imagen de Santiago peregrino más antigua del románico español, datada en el segundo cuarto del siglo XII, es la que adorna el portal meridional de la iglesia de Santa Marta de Tera en Zamora. El Apóstol se muestra aquí con el bordón en la mano, ataviado con túnica, manto y zurrón decorado con una gran vieira, y con un gesto de asombro expresado en su mirada intensa y en la posición de su mano libre. Sin duda se trata de una imagen trasladada y reutilizada, y que pudo formar parte de un conjunto desaparecido.

Algo después de la pieza de Tera se labraron las imágenes del Zebedeo como peregrino de la cámara santa de Oviedo, en el último tercio del siglo XII y el Santiago del retablo pétreo de San Esteban de Ribas de Sil (ca. 1200), cuya original iconografía fusiona el tipo apostólico con el peregrino. Son piezas, sin embargo, que no son raras en el arte tardorrománico europeo. En el sudoeste de Francia hay también ejemplos valiosos del Apóstol peregrino, realizados a fines del siglo XII y principios del XIII.

Fuente: Xacopedia.

17 de julio del 18

17/07/2018 § Deja un comentario

Ayer hizo 807 años de la batalla de las Navas de Tolosa. Hemos olvidado que las consecuencias de esta batalla fueron decisivas. Para algunos historiadores e intelectuales está considerada como la batalla más importante sucedida en Europa, la que definió el occidente moderno implicando un significativo declive de los almohades en la península ibérica y el Magreb.

Saldada con victoria del bando cristiano, fue considerada por las relaciones de la batalla inmediatamente posteriores, las crónicas y gran parte de la historiografía como el punto culminante de la Reconquista y el inicio de la decadencia de la presencia musulmana en la península ibérica y por tanto en la Europa medieval.

El ejército cristiano estaba formado por las tropas al mando del rey Alfonso VIII de Castilla, junto con varias milicias urbanas de concejos castellanos, las tropas de los reyes Sancho VII de Navarra y Pedro II de Aragón, las tropas de las órdenes militares de Santiago, Calatrava, Temple y Hospital de San Juanun gran número de cruzados francos, provenientes de otros estados europeos llegados desde más allá de los Pirineos y algunos caballeros portugueses y leoneses que combatieron voluntariamente.

Olvidar la importancia de esta batalla en la Europa de hoy supone, además de ignorancia, una estupidez política sin precedentes.

Fuente: Batalla de Las Navas de Tolosa

01 de junio del 18

01/06/2018 § Deja un comentario

Tal día como hoy hace ya la friolera de 80 años, el 1 de junio de 1938, Action Comics publicaba el primer ejemplar de Superman. La historia original de Superman relata que nació con el nombre de Kal-El en el planeta Krypton; su padre, el científico Jor-El, y su madre Lara Lor-Van, lo enviaron en una nave espacial con destino a la Tierra cuando era un niño, momentos antes de la destrucción de su planeta.

Fue descubierto y adoptado por Jonathan Kent y Martha Kent, una pareja de granjeros de Smallville, Kansas, que lo criaron con el nombre de Clark Kent y le inculcaron un estricto código moral. El joven Kent comenzó a mostrar habilidades superhumanas, las mismas que al llegar a su madurez decidiría usar para el beneficio de la humanidad.

Los 10 centavos originales que alguien pagó en 1938 para llevarse a casa este primer cómic de un ser hasta entonces desconocido, con capa roja, mallas azules y superpoderes llamado Superman, se han incrementado hasta alcanzar el valor de un millón de dólares, o 740.000 euros. Así, se convertía en el cómic más caro de la historia.

Documentación: Superman.

06 de enero del 18

06/01/2018 § 1 comentario

Hoy, día de Reyes, les vamos a hacer un regalito. Les ofrecemos el remake Extensum del que quizás es el mejor juego español para ordenador: La abadía del Crimen.

Publicado originalmente en 1987 e inspirado en el libro El nombre de la rosa, escrito por Umberto Eco, recrea los acontecimientos que se suceden en la obra original.

Rediseñado en un delicioso ejercicio de Pixel art, el juego recrea la abadía y los sucesos que acaecen en el libro y es nuestra obligación como jugadores, resolver el misterio.

El juego se puede bajar [17.6MB] gratuitamente para los tres plataformas clásicas (Apple, Windows y Linux) desde La Abadía del Crimen Extensum, en donde existe una amplia información.

Los usuarios de la plataforma Steam, pueden conseguirlo gratuitamente en: The Abbey of Crime Extensum. A aquellos que se atasquen, pues el juego se las trae, pueden recurrir a las soluciones que encontrarán en:
Guía completa de La Abadía del Crimen: Extensum
Solución de MicroHobby.

13 de agosto del 2017

13/08/2017 § Deja un comentario

Seguimos con los aniversarios. El otro día conmemorábamos los 50 años de Surf en Zarauz. Hoy recordamos como en el mismo verano de 1967 se vivía el verano del amor.

El 7 de agosto de 1967, la subcultura hippy recibió el equivalente de una bendición papal. George Harrison hizo una visita rápida al barrio de Haight-Ashbury, en San Francisco. Habló con la gente, tocó la guitarra y posó para el fotógrafo que le acompañaba.

De alguna manera, todo aquello también era consecuencia de la beatlemanía: buena parte del rock de San Francisco estaba confeccionado por folkies, músicos de guitarra de palo que se electrificaron tras ver ¡Qué noche la de aquel día! Curiosamente, un año antes, los The Beatles habían dado su último concierto en la ciudad californiana, pero entonces viajaban en una burbuja y no se enteraron de lo que allí estaba fermentando.

Digamos que, ya en 1966, cristalizaba una rebelión contra los valores dominantes en la sociedad estadounidense, un rechazo de las instituciones. Y si preguntaban los motivos, una respuesta inmediata: Vietnam, una guerra insensata desarrollada por tecnócratas. Pero estas posturas no se distanciaban mucho de las de la Nueva Izquierda, afincada en la adyacente Berkeley y otras universidades. Lo extraordinario de San Francisco era la congregación de disidentes dispuestos a explorar nuevas formas de trabajo, de relaciones sexuales, de realización personal.

Sí, tenían conexión con los beats de la era Eisenhower, aunque esos veteranos les miraban con condescendencia. Les llamaron hippies con un matiz despectivo, como si fueran una versión degradada de aquellos hipsters retratados por Jack Kerouac y celebrados por Norman Mailer.

Nada de eso molestaba a los hippies. En comparación con las pandillas de beatniks, se sabían un movimiento masivo, producto del baby boom de posguerra. No habían conocido las estrecheces y se enfrentaban a un futuro donde, según la cantinela de los futurólogos, robots y máquinas harían el trabajo desagradable, convirtiendo la gestión del ocio en un problema central. Disponían de una música, una moda, una jerga propias. Una vida mejor gracias a la química, el lema publicitario de los años cincuenta, se había materializado en la píldora anticonceptiva y en drogas como el LSD, legal hasta octubre de 1966.

En San Francisco, se concentraron en Haight-Ashbury, un barrio bonito. Y barato: abundaban las casas llamadas victorianas, construidas después del terremoto de 1906, ahora desechadas por la clase media con aspiraciones. La ciudad siempre presumió de su tradición de tolerancia y eso evitó los automatismos represivos que habrían ahogado proyectos similares en otras latitudes. De hecho, el mote de la generación del amor fue una ocurrencia del jefe de policía de San Francisco, impresionado ante la elocuencia de sus cabecillas.

Esto es importante. El hipismo tuvo la buena fortuna de contar con gente audaz y preparada. Visionarios de la categoría de Ken Kesey, autor de Alguien voló sobre el nido del cuco, que difundió el LSD como una experiencia festiva y comunitaria. Eficaces organizadores de eventos como Billy Graham, luego principal promotor de conciertos de rock en Estados Unidos. Más criaturas voluntariamente marginales, como Augustus Owsley III, fabricante de millones de dosis de LSD de máxima calidad, o Emmett Grogran, inspirador de los Diggers anticapitalistas.

A primera vista, el Haight-Ashbury de finales de 1966 era un experimento social marcado por la promiscuidad y la abundancia de drogas. Esa carnaza, unido a la atractiva estética de sus protagonistas, hizo que funcionara como imán para los medios. De rebote, San Francisco se convirtió en una meca para adolescentes frustrados, dispuestos a escaparse de sus casas. Fueron los reportajes de prensa y TV los que hicieron la labor de promoción: aunque Jefferson Airplane publicaría sus mayores éxitos (Somebody to love, White rabbit) en 1967, el rock de San Francisco solo lograría impacto nacional tras el Verano del Amor.

Así que las cabezas pensantes se imaginaron cómo sería el verano de 1967 y planearon una respuesta a lo que percibieron como lo que ahora llamaríamos una crisis humanitaria. Una oleada de, tal vez, 200.000 personas que vendrían de fuera, dispuestas a sumergirse en un nirvana de paz y amor. A diferencia de los nativos, ignoraban que San Francisco tiene un clima húmedo y desapacible. Haight-Ashbury sencillamente no podía absorber semejante invasión.

Mientas Scott McKenzie triunfaba con San Francisco, (be sure to wear some flowers in your hair), un disco concebido en Los Ángeles, las autoridades locales discutían formas de disuadir aquel turismo no deseado. Fue la propia comunidad hippy la que reaccionó ante lo inevitable, con servicios que pretendían paliar el previsible desastre. Vía telefónica, el Switchboard proporcionaba información básica. La Communications Company imprimía en multicopista avisos que se difundían por calles y parques. Se puso en marcha la Free Clinic que, sin reproches morales, atendía los pasotes de drogas y las enfermedades de transmisión sexual. HALO, un colectivo de abogados, ofrecía respaldo legal. Y los Diggers se ocupaban de servir comida, conseguida mediante donaciones o robos.

Todo en un ambiente lúdico, donde circulaban todo tipo de fantasías. Durante unos meses, se difundió el rumor de que las pieles de plátano, convenientemente secadas y trituradas, tenían propiedades alucinógenas. Todavía no se sabe si fue una broma genial o el empeño de algún psiconauta en busca de nuevos colocones.

Muchos años después, batallones de sociólogos investigaron las dimensiones del Verano del Amor. Han comprobado que, en aquellos meses, el Haight-Ashbury era la residencia de unos 7.000 hippies; llegaron entre 50.000 y 70.000 aspirantes a instalarse allí. Por muchos pisos francos que funcionaran, la mayoría terminó por dispersarse. En general, no fue un gran trauma: coincidió con una creciente atracción por la vida rural, a veces organizada en comunas en los cercanos condados de Marin y Sonoma.

Evitaron así los años de decadencia, marcados por la epidemia de heroína. Esquivaron a monstruos como Charles Manson, que convertiría a su Familia en un escuadrón de zombis asesinos. No contemplaron la transformación de Los Ángeles del Infierno, motorizados compañeros de viaje, en un implacable grupo mafioso.

Hoy, el hipismo todavía provoca polémica. Resulta cómodo destacar el fracaso de su programa maximalista. Por el contrario, se necesita hacer un esfuerzo para apreciar sus aportaciones al modo de vida actual: la conciencia ecológica, la flexibilidad sexual, el vegetarianismo, el háztelo-tu-mismo que sugerían iniciativas como el Whole Earth Catalog; hasta las reglas que rigen en la World Wide Web tienen raíces contraculturales. Dejando aparte el folclor psicodélico, el mundo de hoy ha asumido mucho del hipismo de 1967. Y Haight-Ashbury fue su kilómetro cero.

Como es imposible hacer una breve selección de la música de aquél momento, les dejamos un enlace en el que, a través de Spotify pueden encontrar 89 canciones que fueron la banda sonora del verano del amor. Disfruten. https://open.spotify.com/embed/user/1233852097/playlist/5yJEzNXdGuXOW3jONvfA8V

Dedicado a aquellos que vivieron el sueño que conservan en su corazón.
Texto original: Paz y amor, verano del 67.

11 de agosto del 17

11/08/2017 § Deja un comentario

Celebramos en estos días el 120 aniversario del descubrimiento del ácido acetilsalicílico, es decir, la Aspirina, nombre comercial acuñado por los laboratorios Bayer para esta sustancia.

El ácido acetilsalicílico fue sintetizado por primera vez por el químico francés Charles Frédéric Gerhardt en 1853, queriendo mejorar el sabor amargo y otros efectos secundarios del ácido salicílico como la irritación de las paredes del estómago, al combinar el salicilato de sodio con cloruro de acetilo; y luego en forma de sal por Hermann Kolbe en 1859.

No obstante, hubo que esperar hasta 1897 para que el farmacéutico alemán Felix Hoffmann, investigador de los laboratorios Bayer que, buscando un alivio eficaz contra los dolores que su padre sufría por un reumatismo crónico tratado con ácido salicílico además de importantes efectos secundarios, consiguiera sintetizar al ácido acetilsalicílico con gran pureza.

Muchos años después, en 1949, el que fuera jefe directo de Hoffmann, Arthur Eichengrün publicó un artículo reivindicando el descubrimiento. Se trataría de algo realmente sorprendente, que alguien reclame para sí un mérito 50 años después, cuando la aspirina ya llevaba décadas convertida en un fármaco famoso en todo el mundo. De hecho esta reivindicación fue ignorada por los historiadores científicos hasta 1999, fecha en la que el investigador de Walter Sneader de la Universidad de Strathclyde (en Glasgow), volvió a postular que fue Eichengrün quien tuvo la idea de sintetizar el ácido acetilsalicílico.

Posteriormente, en 1971, el farmacólogo británico John Robert Vane,  pudo demostrar que el AAS suprime la producción de prostaglandinas y tromboxanos, lo que abrió la posibilidad de su uso en bajas dosis como antiagregante plaquetario, ampliando enormemente su campo comercial y compensando el hecho de que, en la actualidad, su uso como antiinflamatorio de elección haya sido desplazado por otros AINE más eficaces y seguros.

​En 1985 la secretaria del Servicio de Salud de Estados Unidos, Margaret Heckler, anunció que la dosis de una aspirina diaria ayudaba en personas que habían sufrido un infarto de miocardio a prevenir nuevos ataques de isquemia coronaria.

​Durante la primera Guerra Mundial (1914-1919), la marca aspirina fue expropiada en los países ganadores, fundamentalmente Inglaterra, Estados Unidos y Francia; de tal manera que en estos países aspirin pasó a ser el nombre genérico de la sustancia.

Documenmtación: Ácido acetilsalicílico.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Aniversarios en Hora a hora.