09 de octubre del 19

09/10/2019 § Deja un comentario

Se ha cumplido hace unos días el aniversario del Incidente de Shag Harbour, o Puerto de Cormoranes, un tranquilo puerto pesquero en una pequeña y tranquila aldea de Canadá, situada en el extremo suroeste de la provincia canadiense de Nueva Escocia. El 4 de octubre de 1967, a las 23.20 policías y residentes locales informaron un avión se acababa de estrellar en las aguas del puerto.

Laurie Wickens y los cuatro amigos que le acompañaban, vieron un objeto grande de unos 18 metros de longitud que se movía en dirección Este. Lo describieron como una fila de cuatro luces grandes anaranjadas que parpadeaban mientras emitía un silbido fuerte al sobrevolarlos en el cielo nocturno. Desde la orilla, Wickens y sus compañeros vieron como aquella fila de luces se movía lentamente a baja altura sobre las aguas del puerto hasta que repentinamente, cayó en un ángulo de 45 grados, impactando sobre la superficie del agua. Según describieron, la nave se mantuvo flotando a unos 185 metros de la orilla. Inmediatamente, Wickens informó a la Real Policía Montada del Canadá avisando que él y sus amigos acaban de ver un avión estrellándose en el Golfo de Maine. Mientras tanto, los vecinos del pequeño pueblo, se acercaron al puerto y llamaron a la policía informando que un avión se había estrellado en las aguas de Shag Harbour. Ron Pound de la Policia Montada, que también circulaba por la Carretera 3 hacia la aldea, vio lo que describió como cuatro luces brillantes asociadas a una aeronave.

Diez oficiales de la Policía montada o RCMP llegan al escenario 15 minutos después del primer aviso de la llamada telefónica inicial, entre los que se encuentra Ron Pound, el cabo de la policía Victor Werbieki y Ron O’Brien y se dirigen a la orilla para ver el agua y lo que en ella se aprecia. A medio metro de profundidad la nave que ha caído emite una luz en las oscuras aguas mientras que se desplaza lentamente hacia el mar abierto del golfo de Maine, dejando una estela o rastro de espuma amarillenta. Suponiendo que se trata de un accidente de un avión y preocupado por los sobrevivientes, hacia las 23.38 horas, uno de los oficiales de la RCMP llama al Centro de Coordinación de Rescate, o RCC, en Halifax. El oficial informa que un avión se ha estrellado en las aguas de Shag Habour. El guardacostas #101, fondeado en aguas del cercano Clark Harbour es inmediatamente enviado. Mientras los residentes locales se empiezan a organizar para prestar ayuda. Los técnicos de los faros de las proximidades entraron en alerta.

Mientras tanto, teniendo en cuenta que no hay tiempo que perder, los oficiales de la RCMP improvisan su propio rescate. Hablan con los pescadores locales para que actúen con sus barcos mientras llegua la Guardia Costera. A las 23.55 horas, dos barcos de pesca con voluntarios navega a toda máquina hacia el lugar del impacto para prestar asistencia a los posibles supervivientes del accidente. Pero lo que los pescadores encuentran es una capa de espuma amarilla de unos 5 centímetros flotando en la superficie donde la aeronave se ha estrellado, cubriendo una superficie de unos 25 metros de ancho por unos 800 de largo formada por burbujas que suben a la superficie y que desprenden un intenso olor a azufre. Pero aún más desconcertante es la ausencia de restos, cuerpos o cualquier signo de accidente aéreo. Si algo acaba de estrellarse en el puerto de Shag Habour, había desaparecido por completo.

Los Guardacostas llegan a las 00.30 horas, El guardacostas #101 se une a los barcos de pesca y a los oficiales de la policía. Rastrean de nuevo la zona y no se encuentran restos, sólo espuma amarilla. La RCC comprueba, con el Centro de Control del Tráfico Aéreo en New Brunswick y con el Centro de Control de NORAD en North Bay en Ontario, las áreas a lo largo del litoral oriental, tanto en la región Atlántica de Canadá y en la de Nueva Inglaterra en Estados Unidos y comunica al guardacostas que ningún avión ha sufrido incidencia alguna y que todos están en vuelo controlado o en tierra. En vista de que no se encuentran rastros ni avisos de incidencias, la búsqueda es suspendida a las 04.00 horas.

Al siguiente día corre la sospecha de que las autoridades están ocultando algo. No hay explicación para una aeronave que cae ante testigos presenciales y no se hallan  restos. Los militares canadienses califican el objeto como OVNI. La mañana del 5 de octubre de 1967, la RCC y la RCMP tienen que confirmar que no es un accidente de avión. La RCC de Halifax envía un télex clasificado como PRIORIDAD a la oficina central de la Real Fuerza Aérea Canadiense en Ottawa, que es la que maneja todos los avistamientos de ovnis. Se les notifica que algo de origen desconocido se ha estrellado en la costa  de Shag Harbour informando que toda explicación lógica tipo aviones, bengalas, etcétera, ha sido rechazada. En el telex, se incluyen las palabras Informe de Ovni. Se trata de un reconocimiento por parte de las autoridades canadienses de que lo que se estrelló en las aguas de Shag Harbour es un OVNI. El líder de escuadrón William Bain de la Real Fuerza Aérea Canadiense envía otro télex con prioridad relativo al incidente a la sede de la Real Armada Canadiense y recomienda que se realice una búsqueda subacuática. La Real Armada Canadiense en Ottawa, a su vez envía otro, también con prioridad, asignando a la Fleet Diving Unit Atlantic, o Unidad de Buzos de la Flota del Atlántico, para que se realice una búsqueda bajo el mar.

El 6 de octubre de 1967 cuatro buzos del buque HMCS Granby de la Real Armada Canadiense son destinados a la búsqueda submarina. El 7 de octubre de 1967 el Comando Marítimo de la Real Armada Canadiense manda a otros tres buzos de Halifax para ayudar a los ya destinados. Los siete buzos realizan una búsqueda extensa por el fondo del mar durante tres días pero no encuentran ningún indicio de que algo se haya estrellado. El 8 de octubre de 1967, el Comando Marítimo termina la búsqueda bajo el agua, anunciando que tres días de búsqueda no han dado resultados.

Como la marina de guerra canadiense cancela abruptamente la búsqueda sin dar ninguna explicación, los rumores se extienden entre la gente de Shag Harbour. Cinco días después del avistamiento, no se sabe qué fue lo que se estrelló en las aguas la noche el 4 de octubre de 1967. Esta acción de la marina de guerra, deja a mucha gente creyendo que los buzos en realidad sí han encontrardo algo y lo han ocultado ya que se fueron rápidamente sin informar a las autoridades del lugar.

La historia del accidente de Shag Harbour permaneció latente por muchos años y parecía haber sido olvidado hasta que un informante confidencial, ex miembro de NORAD de la Estación Barrington, dijo a varios ufólogos de MUFON que NORAD había rastreado el objeto desde que entró en la atmósfera de la Tierra sobre Siberia hasta que entró en el espacio aéreo canadiense por el noroeste, siguiendo rumbo hacia el Este. Añadió que los militares habían rastreado el OVNI y a otro que le seguía, el cual parecía como si le estuviera prestándo algún tipo de asistencia, hasta que se estrelló en las aguas del puerto de Shag Harbour, desplazándose bajo las aguas con rumbo Noroeste unas 25 millas hasta acercarse a Shelburne Harbour, próxima a una base naval que detecta submarinos cuyo sonar detectó el objeto objeto, por lo que los buques de guerra se colocaron sobre él.

La Marina preparó una operación de búsqueda subacuática, cuando un segundo OVNI se unió al primero, por lo que se supuso que venía a prestarle ayuda. Se decidió esperar y observar. Al cabo de una semana, algunos de los buques presentes fueron enviados a investigar un submarino ruso que había entrado en aguas canadienses. Es obvio que los rusos habían monitorizado sus movimientos ya que los ovnis entraron por Siberia y los rastrearon hacia hacia Shag Harbour. Sería extraño que el submarino ruso se extraviara en aguas territoriales canadienses. Probablemente fue a investigar lo que sobrevoló su territorio.

Cuando las naves de la Armada se desplazaron las dos naves sumergidas aprovecharon para comenzar a moverse hasta alcanzar el Golfo de Maine, momento en el que distanciándose de los buques de guerra que los perseguían, salieron a la superficie y volaron hacia el cielo.

Fuente: El Incidente de Shag Harbour

01 de septiembre del 19

01/09/2019 § Deja un comentario

Se cumplen este año los cien del nacimiento el 17 de marzo de 1919 en Montgomery, Alabama, de Nathaniel Adams Coles más conocido como Nat King Cole, cantante y pianista estadounidense de jazz. La familia vivía en el barrio de Bronzeville en Chicago, famoso a finales de los años 20 por la vida nocturna y los clubes de jazz. Nat visitó con frecuencia estos locales, escuchando a artistas como Louis Armstrong o Earl Hines.

Inspirado por Hines, Nat inició su carrera artística a mediados de la década de los 30 cuando aún era un adolescente. Adoptó el nombre de Nat Cole, abandonando la s de su apellido familiar. Su hermano mayor, Eddie, bajista, se unió a la banda de Nat cuando éste realizó su primera grabación en 1936. Tuvieron un cierto éxito como banda local en Chicago y se convirtieron en habituales en los escenarios de los clubes. De hecho, el sobrenombre de Kingse lo dieron a Nat en uno de ellos.

Nat Cole junto con otros tres músicos formaron el grupo King Cole Swingers con el que actuaron en numerosos locales. Nat se casó con Nadine Robinson y se trasladó a Los Ángeles donde formó el Nat King Cole Trio. El trío estaba compuesto por Nat al piano, Oscar Moore a la guitarra y Wesley Prince al bajo. El trío actuó en Los Ángeles desde finales de los 30 y participó también en numerosos programas de radio.

A Cole se le consideraba un pianista de jazz brillante. Apareció, por ejemplo, en los primeros conciertos de Jazz at the Philharmonic, JATP. Un grupo compuesto únicamente por piano, guitarra y bajo en la época de las grandes bandas significó una auténtica revolución e impuso un estilo que más tarde imitarían otros grandes del jazz y del blues como James Brown y Ray Charles. Cole actuó también como pianista acompañante de artistas de la categoría de Lionel Hampton.

Sin embargo, Cole no consiguió llegar al gran público hasta Sweet Lorraine en 1940. Aunque había cantado diversas baladas con el trío, se avergonzaba de su voz y jamás se consideró un buen cantante.

A principios de los años 40, el King Cole Trio firmó un contrato con la discográfica Capitol Records con la que continuó durante el resto de su carrera. En la década de los 50, la popularidad de Cole era tanta que el edificio de la Capitol Records era conocido como la casa que construyó Nat.

Su primer éxito como cantante lo obtuvo con Straighten Up and Fly Right, basada en una leyenda afroamericana que su padre había utilizado como tema para sus sermones. Se considera que esta canción es la predecesora de las primeras grabaciones de rock and roll.

Cole alcanzó el número uno de ventas en 1950 con la canción Mona Lisa. A partir de ese momento se inició una nueva etapa en su carrera, y se convirtió principalmente en cantante de baladas aunque no olvidó sus raíces en el jazz lo que no evitó que algunos críticos le acusaran de haberse vendido a la música comercial.

Nat King Cole se convirtió en el primer afroamericano en tener un programa de radio propio y en 1950 repitió la proeza, esta vez en un programa de televisión. Cole luchó durante toda su vida contra el racismo y se negó a actuar en los lugares en los que se practicaba la segregación racial. En 1956, mientras actuaba en Alabama, sufrió un ataque por miembros del Consejo de ciudadanos blancos que pretendían secuestrarlo. A pesar de que sufrió diversas heridas completó la actuación, en la que anunció que sería su última actuación en el sur.

Se casó por segunda vez con Maria Ellington, con la que tuvo cinco hijos, dos de ellos adoptados. Su hija Natalie Cole (1950-2015) fue también cantante. Cole, fumador empedernido, falleció de cáncer de pulmón en 15 de febrero de 1965 en Santa Mónica, California

En 1958, Nat King Cole extendió aún más su popularidad mundial a los países hispano parlantes al grabar algunas de sus interpretaciones en español. Para ello, en estudios de La Habana y de México, grabó su primer LP en este idioma, titulado Cole Español, al que seguirían otros dos, A Mis Amigos en 1959 y More Cole Español en 1962.

25 de agosto del 19

25/08/2019 § Deja un comentario

Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez más conocido como Benny Moré, apodado El Bárbaro del Ritmo y El Sonero Mayor de Cuba, fue un cantante y compositor cubano que nació el 24 de agosto de 1919, ahora hace cien años, en Santa Isabel de las Lajas, Cuba. Además de un innato sentido musical, estaba dotado con una fluida voz de tenor que coloreaba y fraseaba con gran expresividad. Moré fue un maestro en todos los géneros de la música cubana, pero destacó particularmente en el son montuno, el mambo y el bolero.

Nació en el barrio de Pueblo Nuevo de Santa Isabel de las Lajas, en la entonces provincia de Las Villas, hoy en la Provincia de Cienfuegos, en el centro de Cuba. Era el mayor de 18 hermanos de una familia afrocubana humilde y campesina. Se dice que su tatarabuelo materno, Gundo, era descendiente del rey de una tribu del Congo que fue capturado a los nueve años por traficantes de esclavos y vendido al propietario de una plantación cubana, llamado Ramón Paredes. Gundo pasó a llamarse entonces Ta Ramón Gundo Paredes. Al pasar a ser propiedad del conde Moré, dueño del central La Santísima Trinidad, se le cambió el nombre a Ta Ramón Gundo Moré. Posteriormente fue emancipado y murió como liberto a la edad de 94 años. El apellido del tatarabuelo materno se conservó por ser todos las ascendientes maternas de Moré —su bisabuela, Julia; su abuela, Patricia, y su madre, Virginia—, así como el propio músico, fruto de uniones ilegítimas, la mayoría de ellas con blancos, que no reconocieron a sus hijos. El padre de Beny Moré fue Silvestre Gutiérrez.

Bartolomé aprendió a tocar la guitarra en su infancia. Según el testimonio de su madre, Virginia Moré, se fabricó su primer instrumento, a la edad de seis años, con una tabla y un carrete de hilo. Abandonó la escuela a edad muy temprana para dedicarse a las labores del campo. A los 16 años, en 1935, formó parte de su primer conjunto musical. En 1936, cuando contaba con 17 años, dejó su ciudad natal y se trasladó a La Habana, donde se ganaba la vida vendiendo averías, es decir, frutas y verduras estropeadas, así como hierbas medicinales. Seis meses más tarde regresó a Las Lajas, donde trabajó cortando caña con su hermano Teodoro. Con el dinero obtenido y los ahorros de su hermano, compró su primera guitarra decente.

En 1940 regresó a La Habana. Vivía precariamente, tocando en bares y cafés y pasando después el sombrero. Su primer éxito fue ganar un concurso en la radio. A principios de los años 1940, la emisora de radio CMQ tenía un programa llamado Corte Suprema del Arte, cuyos ganadores eran contratados y se les daba la posibilidad de grabar y cantar sus canciones. Los perdedores eran interrumpidos, con el sonido de una campana, sin dejarles terminar su actuación. En su primera aparición, la campana sonó apenas Benny había empezado a cantar. Sin embargo, volvió a competir más tarde y obtuvo el primer premio. Entonces consiguió su primer trabajo estable con el Conjunto Cauto, liderado por Mozo Borgellá. Cantó también con éxito en la emisora CMZ con el Sexteto Fígaro de Lázaro Cordero. En 1944 debutó en la emisora 1010 con el Cuarteto Cauto.

Siro Rodríguez, del famoso Trío Matamoros, oyó cantar a Benny Moré en el bar El Templete y quedó gratamente impresionado. Poco después, a causa de una indisposición de Miguel Matamoros poco antes de una actuación, Borgellá envió a Benny para sustituirlo. Tras esta incorporación poco menos que casual, Benny permanecería ligado durante años a los Matamoros, con los que realizó numerosas grabaciones. Reemplazó como cantante principal a Miguel Matamoros, quien se dedicó en exclusiva a dirigir el conjunto.

En junio de 1945 viajó con el Conjunto Matamoros a México, donde actuó en dos de los más famosos cabarets de la época, el Montparnasse y el Río Rosa. Realizó varias grabaciones. Aunque el Conjunto Matamoros regresó a La Habana, Moré permaneció en México. Según parece, allí adquirió su nombre artístico, a sugerencia de Rafael Cueto.

En 1946 Benny Moré se casó con la enfermera mexicana Juana Bocanegra Durán y su padrino de boda fue el afamado cantante mexicano Miguel Aceves Mejía. Durante un tiempo actuó en el Río Rosa formando parte del Dueto Fantasma, con Lalo Montané. También en esta época grabó para la compañía discográfica RCA Victor los temas Me voy pal pueblo y Desdichado, junto a la orquesta de Mariano Mercerón.

Con Dámaso Pérez Prado grabó Babarabatiri, Guanabacoa, Locas por el mambo, Viejo cañengo, El suave, Que cinturita, María Cristina, Pachito eche, entre otros temas. Empezó a conocérsele como El Príncipe del Mambo. Con Pérez Prado grabó también Dolor carabalí, que el propio Benny Moré consideraba su mejor grabación con el rey del mambo, y no quiso nunca volver a grabar.

En abril de 1952 regresó a Cuba. Aunque era una estrella en varios países latinoamericanos, como México, Venezuela, Panamá, Colombia, Brasil y Puerto Rico, apenas era conocido en su patria. La canción Bonito y sabroso fue su primera grabación en Cuba y su primer éxito. Alternó actuaciones en vivo para la emisora Cadena Oriental con viajes a La Habana para grabar en los estudios de la RCA. Entre 1950 y 1951 grabó muchas otras canciones, como La cholanguengue, Candelina Alé, Rabo y oreja, entre otras.

En la Habana trabajó también para la emisora RHC Cadena Azul, con la orquesta de Bebo Valdés, quien le inició en un nuevo estilo llamado batanga. El presentador del programa, Ibrahim Urbino, le dio el sobrenombre de El Bárbaro del Ritmo –la razón parece ser que Benny interpretaba para esta emisora un número titulado ¡Ah, Bárbara!. Tuvo la oportunidad de grabar con Sonora Matancera, pero declinó la oferta por no estar especialmente interesado en su estilo musical porque a él esa Sonora, nunca le había sonado, según Leonardo Acosta.

Cuando pasó la moda del batanga, Benny fue contratado por Radio Progreso para actuar con la orquesta de Ernesto Duarte Brito, con cuya orquesta grabó el célebre bolero Cómo fue. Además de en la radio, actuó en salas de baile, cabarets y fiestas. En 1952 grabó con la Orquesta Aragón de Cienfuegos, a la que ayudó a introducirse en el mundo musical habanero. En 1953 grabò el mambo Asì es la humanidad, grabada también para Johnny Bosch.

La primera actuación de la Banda Gigante de Benny Moré tuvo lugar en el programa Cascabeles Candado de la emisora CMQ. La banda estaba compuesta por más de 40 músicos y solo era comparable en tamaño con la big band de Xavier Cugat. Cabe destacar, que la Banda Gigante, aunque grande, contaba con una organización melódica única en su tipo, además de que contaban con el talento de saber improvisar al momento que su director Benny Moré lo decidía.

Entre 1954 y 1955 la Banda Gigante se hizo inmensamente popular. Entre 1956 y 1957 hizo una gira por Venezuela, Jamaica, Haití, Colombia, Panamá, México y Estados Unidos, donde actuó en la ceremonia de entrega de los Oscar. En La Habana actuaron en las más célebres salas de baile, como La Tropical y La Sierra.

Al triunfar la Revolución Cubana en 1959, Benny Moré optó por permanecer en la isla. En 1960 empezó a actuar también en el cabaret Night and Day. Se le ofreció una gira por Europa, que Moré rechazó por miedo a volar, algo nada extraño si se tiene en cuenta que anteriormente se había visto envuelto en tres accidentes aéreos.

Su última presentación ocurrió el domingo 17 de febrero de 1963, en Palmira, Cienfuegos, a unos kilómetros de Santa Isabel de las Lajas, su pueblo natal. Una presentación llena de leyendas. Se cuenta que tuvo la ruptura de una variz esofágica, consecuencia de la cirrosis hepática que arrastraba desde antes de partir hacia México en 1945. En esas condiciones, después de vomitar sangre, subió al escenario y cantó como nunca. El doctor Luis Ruiz recordaba que antes de esa actuación, Benny se llegó hasta Santa Isabel de las Lajas, para encontrarse con su madre y sus familiares y conocer sobre la construcción de la casa, que personalmente estaba atendiendo.

Según el doctor Amín E. Naser, durante su viaje a Lajas tuvo un vómito de sangre. Llega a Lajas y desde el mediodía del sábado 16 hasta el atardecer permaneció acostado y volvió a vomitar sangre. A pesar de sentirse muy mal, viajó a Palmira para su próxima presentación pero seguía decaído y débil, en el intermedio de la función toma un descanso de breve tiempo y acude nuevamente al escenario. Canta Dolor y perdón, Maracaibo y Qué bueno baila usted. Las interpretaciones fueron magistrales.

Muchos amigos y familiares consideran que desde el primer momento que Benny vomita sangre, debió ir a algún hospital cercano en Cienfuegos y recibir una atención médica urgente con tranfusiones de sangre. Pero tardaron demasiado en atenderlo en un hospital con todas las posibilidades. Se desgastó mucho en su última actuación, pero quiso quedar bien con su público. Murió dándolo todo. Pocos casos se conocen de un artista que haya entregado tanto por su pueblo.

De Palmira regresó urgentemente a La Habana. Benny no quería ingresar en ningún hospital, quería estar en su casa con sus hijos y allí esperar la muerte. El domingo 17 mejoró algo, pero al amanecer del lunes 18 de febrero vuelve a ponerse mal y su médico decide ingresarlo. Benny le dice: Mi hermano, me cogió la rueda. Lo montaron en una ambulancia rumbo al Instituto Nacional de Cirugía, antiguo Hospital de Emergencias, en la avenida Carlos III casi esquina a Infanta.

Llegó en estado de coma, aparecieron complicaciones pulmonares y renales. Su respiración se dificultó y su presión arterial comenzó a bajar. Mantiene fiebre de 39 y no aparecen defensas a los tratamientos implantados. Su estado era muy grave. En esos días, en La Habana se celebraba el I Congreso Médico Internacional, y al propagarse la noticia de la gravedad de Benny, se personó el doctor Machado Ventura, quien con otros galenos nacionales y extranjeros participó en una junta médica.

A las 9.15 LT de la noche del martes 19 de febrero de 1963 falleció de cirrosis hepática el Bárbaro del Ritmo. La noticia estremeció el mundo musical hasta sus cimentos. Pepe Olmo, cantante de la Orquesta Aragón, dijo que había terminado una era musical: Después vino otra, pero esta era finalizó con Benny Moré.

La vida de Beny Moré fue narrada en la novela de Faisel Iglesias Qué bueno baila Usted publicada en el 2009. Igualmente, Beny Moré aparece como personaje dentro de la novela La isla de los amores infinitos (Grijalbo 2006), de la escritora cubana Daína Chaviano, quien además concluye su novela con un capítulo titulado Hoy como ayer, una de las mejores interpretaciones de quien fue llamado El Sonero Mayor de Cuba.

En 2006 salió la película El Benny que es una ficción sobre la vida de Moré. La música es de Los Van Van, Chucho Valdés y el grupo Orishas, entre otros. Óscar D’León sacó un cover de su canción Qué Bueno Baila Usted donde también le brinda homenaje a Benny Moré.

Fuente: Benny Moré

20 de julio del 19

20/07/2019 § 1 comentario

Desde el blog, el equipo que hace estos post, rinde hoy tributo a un inolvidable momento de la historia de la humanidad. Nuestra admiración por aquellos que se embarcaron en una aventura sin límites.

23 de enero del 19

23/01/2019 § Deja un comentario

Hoy es la festividad de San Ildefonso de Toledo. Aunque Alfonso es más habitual como contracción de Ildefonso y como equivalente de Alonso, los tres son del mismo origen. Del godo altfuns, Alt significa noble y funs, guerrero o belicoso.  Al no haber desarrollado el patronímico terminado en -ez (Álvarez, Pérez, Martínez, González, Fernández, etcétcera, la misma forma de Alfonso sirve de patronímico con el significado de Hijo de Alfonso. Este nombre entró en Europa con los godos e hizo fortuna, tanto que fue el nombre de muchos reyes en España, Portugal y Reino de Nápoles.

San Ildefonso, nacido en el 607, durante el reinado de Witerico en Toledo, de estirpe germánica, era miembro de una de las distintas familias regias visigodas. Por el estilo de sus escritos y por los juicios emitidos se deduce que recibió una brillante formación literaria. Muere el 667, siendo sepultado en la iglesia de Santa Leocadia de Toledo, y posteriormente trasladado a Zamora.

La noche del 18 de diciembre de 665 San Ildefonso junto con sus clérigos y algunos otros, fueron a la iglesia, para cantar himnos en honor a la Virgen María. Encontraron la capilla brillando con una luz tan deslumbrante que sintieron temor. Todos huyeron excepto Ildefonso y sus dos diáconos. Estos entraron y se acercaron al altar. Ante ellos se encontraba la Virgen María, sentada en la silla del obispo, rodeada por una compañía de vírgenes entonando cantos celestiales. María hizo una seña con la cabeza para que se acercara. Habiendo obedecido, fijó sus ojos sobre él y dijo: Tu eres mi capellán y fiel notario. Recibe esta casulla la cual mi Hijo te envía de su tesorería. Habiendo dicho esto, la Virgen misma lo invistió, dándole las instrucciones de usarla solamente en los días festivos designados en su honor.

Fuente: Ildefonso de Toledo

11 de enero del 19

11/01/2019 § Deja un comentario

Este año plagado de aniversarios en el mundo del cómic —Batman, que llega a octogenario; Astérix, un jovenzuelo de 60 años o nuestro Guerrero del Antifaz, que cumple 75— comienza con la conmemoración del nacimiento de dos personajes que comparten edad y estatus de iconos de la cultura popular: los archifamosos Tintín y Popeye. Ambos nacieron hace nueve décadas, en 1929, el año del crac, que quedó asociado en la historia al inicio de la Gran Depresión y que, sin embargo, arrancó con estos dos hitos fundacionales del noveno arte como supremo arte de la gran evasión.

Tintín nacía como evolución natural del anterior personaje de Hergé, el boy scout Totor, pero empapado por la actualidad al seguir modelos de intrépidos reporteros como Robert Sexé, que acababa de dar la vuelta al mundo en moto, o del joven danés Palle Huld, un quinceañero pelirrojo de pantalones bombachos que había emulado a Phileas Fogg, pero reduciendo el trayecto a solo 44 días.

Tintín se convirtió pronto en un icono de la cultura francobelga, instaurando todo un estilo gráfico y narrativo. Aunque la mayoría de los álbumes fueron publicados antes de los años cincuenta (el último, inacabado, se editó en 1986), la creación de Hergé trascendió por completo el cómic, adaptándose al cine (con una de las películas rodada en parte en la Comunidad Valenciana, Tintín y el misterio de las naranjas azules), a dibujos animados y creando toda una cultura del merchandising a su alrededor, tan referencial y reconocible como lucrativa.

Pese a las muchas polémicas que siempre envolvieron al personaje y a su creador, en muchos casos con acusaciones que olvidaban el contexto histórico de su producción, Tintín se erigió en referente absoluto de todo un estilo de hacer cómics e ilustración, que el dibujante Joost Swarte bautizó como línea clara.

Aunque Hergé comentó en muchas entrevistas que no quería que su creación sobreviviera a su creador (como ha ocurrido con la mayoría de los clásicos del cómic francobelga, de Spirou a Astérix), se elucubra con que antes de 2052, año en que el personaje pasaría al dominio público, la controvertida compañía Moulinsart, gestora de los derechos de Hergé, no dudará en relanzar al joven reportero, para alegría de muchos y horror de otros. Lo que no cabe duda es que, 90 años después, Tintín mantiene su magia, y su dinámica narrativa visual sigue siendo ejemplo para nuevos autores.

Apenas una semana después, el 17 de enero de 1929, las viñetas de la tira diaria Thimble Theatre, de E. C. Segar (iniciada 10 años antes y protagonizada por los hermanos Castor y Olive Oyl, conocida en España como Rosario), presentaban un particular y estrambótico personaje: un marino tuerto, de eterna pipa y musculosos antebrazos que, ante la pregunta del protagonista sobre si era marino, respondía con sorna: “Ja think I’m a cowboy?” (¿Crees que soy un vaquero?)

El personaje tuvo tanta aceptación que pronto la serie pasó a llamarse Thimble Theatre Starring Popeye, adueñándose de las aventuras de la tira y dando casi de inmediato el salto a los dibujos animados, de la mano de uno de los grandes genios de la animación, Max Fleischer, que lo incluyó como personaje de los episodios de Betty Boop. De nuevo, el marino monopolizó las aventuras y se convirtió en una estrella que reclamaba su serie propia, Popeye the Sailor, que se prolongó durante más de 200 episodios.

Entre las características más famosas de Popeye están su increíble fuerza y su invulnerabilidad, por las que muchos teóricos lo consideran como uno de los fundadores del género de superhéroes. Curiosamente, en sus inicios, los poderes del marinero tuerto tenían un origen bien distinto: nacían de haber frotado la cabeza de la gallina mágica Bernice. Pero el gobierno estadounidense aprovechó el éxito del personaje para promover el consumo de espinacas durante la Gran Depresión, a las que erróneamente se les había asignado un increíble contenido en hierro, introduciendo la ingesta de estas verduras como la razón de la increíble fuerza de Popeye.

La campaña fue un éxito sin precedentes y la figura de Popeye abriendo su lata de espinacas se convirtió en un icono de la cultura americana, que llegó a tener incluso su propio serial radiofónico, lo que le certifica como uno de los primeros fenómenos transmedia.

Segar firmó aventuras maravillosas del personaje, casi delirantes, pero siempre con un poso de denuncia y crítica social que se insinuaba gracias al sentido común y algo de cinismo del famoso marino.

La serie fue tan conocida que muchos de sus personajes forman parte de la cultura comercial americana: el glotón Wimpy dio nombre a una de las cadenas de hamburgueserías más importantes del país; mientras que el fantástico Eugene el Jeep, una mascota de increíbles poderes, inspiró el nombre de los famosos todoterrenos militares.

El mes de enero de 1929 fue pródigo para el cómic de EE UU: a la serie de Segar hay que añadir el inicio de las adaptaciones al tebeo de series de la literatura popular tan famosas como Buck Rogers o Tarzán, que aportaron nuevos géneros al cómic que luego se reconvirtieron en necesarios espacios de evasión y exotismo escapista durante la depresión.

Tintín y Popeye lograron traspasar las viñetas para alzarse en parte fundamental de la imaginería del siglo XX, iconos reconocibles de una cultura popular construida alrededor del noveno arte.

Fuente: Tintín y Popeye: 1929

09 de enero del 19

09/01/2019 § Deja un comentario

Juan de la Cierva, nacido en Murcia el 21 de septiembre de 1895, fue un inventor y científico aeronáutico español, ingeniero de caminos, canales y puertos y aviador que el 9 de enero de 1923, realizaba el primer vuelo con éxito en su autogiro, partiendo del por entonces aeródromo de Getafe y completando un recorrido escaso pero triunfal de 183 metros.

Tras varios prototipos y numerosos intentos fallidos, De la Cierva lograba hace justo hoy 95 años volar con su revolucionario invento y entrar así en los anales de la historia como el creador del autogiro, una aeronave pionera que sería precursora del actual helicóptero, a pesar de basarse en tecnologías y técnicas muy diferentes. Posteriormernte, Juan de la Cierva conseguiría otro hito: el primer viaje entre aeródromos desde Getafe a Cuatro Vientos, en el año 1924.

Junto con dos compañeros, José Barcala, antiguo compañero de estudios y Pablo Díaz, hijo de un carpintero, fundó la sociedad B.C.D, cuyas siglas correspondían a las iniciales de sus tres apellidos, que fue pionera en el desarrollo aeronáutico dentro de España y gracias a su capacidad. En 1912, contando sólo con dieciséis años, Juan de la Cierva logró construir y hacer volar un avión biplano, que recibió la designación BCD-1,6​ y fue apodado el Cangrejo, con piloto, el francés Mauvais y pasajero a bordo.

Mientras que el avión es una aeronave de alas fijas en el fuselaje, el autogiro inventado por La Cierva tiene alas unidas a un rotor. El autogiro hace su irrupción en el panorama de la aviación sólo veinte años después de la invención de los hermanos Wright.

Juan de la Cierva construyó en Madrid en 1920 su primer autogiro, el Cierva C.1, utilizando fuselaje, ruedas y estabilizador vertical de un monoplano francés Deperdussin de 1911, sobre el que montó dos rotores cuatripalas contrarrotatorios coronados por una superficie vertical destinada a proporcionar control lateral; la planta motriz era un motor Le Rhône de 60 CV. El aparato no llegó a volar, pues el rotor inferior giraba a menos velocidad de la prevista, y el efecto giroscópico y la asimetría de la sustentación hicieron volcar el aparato.

A este primer autogiro siguieron dos construcciones también fallidas, el C.2 y el C.3, en las que el inventor intentó, infructuosamente, resolver el problema de la diferencia de sustentación entre la pala que avanza y la que retrocede. Sin embargo, en las pruebas del C.2 se consiguieron algunos saltos de unos dos metros, lo que apuntaba a la viabilidad del invento. El problema de la sustentación del rotor no se resolvería plenamente hasta el prototipo C.4, en el que La Cierva incluyó su revolucionaria idea de articular las palas del rotor en su raíz.

Los primeros ensayos del modelo C.4, construido en 1922 conforme a los nuevos principios, fueron infructuosos. Para su definitiva resolución, la Cierva realizó una completa serie de ensayos en el túnel de viento de circuito cerrado del aeródromo de Cuatro Vientos, obra de Emilio Herrera, por aquel entonces el mejor de Europa.

El nuevo aparato corregido se probó exitosamente en enero de 1923 en el aeródromo de Getafe pilotado por el teniente Alejandro Gómez Spencer. Aunque dicho vuelo consistió únicamente en un salto de 183 m, demostró la validez del concepto.

A finales del mes, el C.4 recorrió en cuatro minutos un circuito cerrado de 4 km en el aeródromo de Cuatro Vientos, a una altura de unos 30 m. La planta motriz del C.4 era un motor Le Rhône 9Ja de 110 CV. En julio de 1923 se utilizó el mismo motor en el C.5, que voló en Getafe. A partir de ese momento, La Cierva, que había financiado a sus expensas sus experimentos anteriores, contó para sus trabajos con una subvención del gobierno español.

En 1926, con el apoyo financiero de James George Weir, industrial y aviador escocés, creó en el Reino Unido la sociedad Cierva Autogiro Company para el desarrollo del autogiro, produciendo varios modelos en ese país.

Falleció el 9 de diciembre de 1936 con cuarenta y un años de edad, al estrellarse en el despegue, en el aeropuerto de Croydon, el Douglas DC-2 de KLM en vuelo regular Londres-Ámsterdam en el que viajaba.

Fuente: Juan de la Cierva

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Aniversarios en Hora a hora.