09 de abril del 19

09/04/2019 § 3 comentarios

EL RESCATE

Por lo común, la consagración de un lugar suele requerir algún ceremonial, y a veces hasta complicados ritos. El caso inverso, la desacralización, viene menos señalada por la necesidad del ritual, y más por sucesivas demostraciones de indiferencia. Luego, ni eso; porque la indiferencia en estado perfecto se comprueba por la falta de demostraciones.

Existe en Formentera, cabe San Francisco Javier, un viejo edificio que casi nadie (ni siquiera la menor parte de los formenterenses) sabe que fue una capilla, la única abierta al culto durante el siglo XIV. Después, en alguna de las ocasiones de abandono de la isla y subsiguiente despoblación, perdería la construcción -probablemente expoliada- su sagrado carácter, y llegaría, con los años, a ser una edificación rural adscrita a la finca rústica llamada sa Tanca véia. Hoy mismo, la indiferencia con la que todos observamos ese edificio, se extrapola ya a la pérdida de su lejana vinculación sagrada, pues ni como masía parece tener interés.

Pues bien, esa construcción está unida a la leyenda que ahora relatamos. Se cuenta, en efecto, que la finca se vendió, hace más de quinientos años, a una familia, vuelta de una prolongada emigración por reinos extranjeros, que había regresado a las Pityusas tan fortalecida de imperio económico como descreída y paganizada.

Al parecer, un día en que los ateos nuevos dueños de sa Tanca véia andaban obrando en la que fue capilla, dieron con una hornacina oculta en la pared -grueso muro de casi un metro de espesor-, y encontraron allí una talla: una imagen de Cristo de escaso arte, realizada en madera de pino.

El hallago de un escondrijo tapiado siempre exacerba la codicia, de forma que no puede sorprender el desencanto de los buscadores cuando, en lugar del tesoro que confiaban en encontrar, apareció la talla de reducido valor que, además, representaba al Crucificado. Apartaron a un lado el objeto religioso, que era del tamaño de un niño de cuatro o cinco años, y buscaron en la tapiada hornacina algo de más precio; pero ni en aquel hueco, ni en otros con los que afanosamente dieron, se halló nada más. Solo un Cristo de pobre industria habían escondido aquellos muros.

Acudieron desde el desengaño a la exasperación; de forma que, por conseguir mayor irreverencia, echaron la talla en el cercano muladar (un antiguo osario), y prendieron fuego a la basura. Aunque se formó una gran hoguera, el Cristo no ardía por más que le arrimasen tizones o añadieran leña a la fogata.

Lo prolongado de los intentlos hizo que la rara situación llegase a advertirla un vecino cuya pierdad era celebrada en la isla; y tan pronto como éste comprendió el portentoso significado del malévolo y fallido designio se acercó a evitar la profanación. Ya que no la fuerza de sus brazos -pues era canijo, y los ateos le hubieran aporreado- utilizó la de su ingenio, echando cebo a la codicia de los impíos: de modo que les prometió la compra de la talla si la sacaban del fuego.

Separado de la hoguera, el Cristo apareció sin menoscabo, pues en la imagen no habían prendido las llamas. Ahora quedaba por estipular un precio. Era complicado hacer compatibles la avaricia de los impíos, y las escasas posibilidades dinerarias del vecino bueno; intervinieron mediadores en las discusiones, y se acordó al fin entre ellos algo que parecía muy favorable a los dueños de la talla: se pesaría el Cristo, y el precio sería su peso en plata.

En sa Tanca véia se juntó todo el pueblo para presenciar el lance. Los ateos se lo prometían muy provechoso, puesto que una pieza como aquella no podía estar en menos de cuarenta libras. El comprador y sus amigos habían reunido la totalidad de su dinero, e incluso algunos objetos de plata; pero desconfiaban de poseer tanto como sería preciso para contraponer al Cristo.

Se inició la pesada. En uno de los platos de la balanza colocaron el Crucifijo y en el otro un gran montón de monedas que, a ojo calcularon que no alcanzaría a equilibrar la carga de la talla. Vieron, sorprendidos, que el Cristo parecía pesar muchísimo menos de lo imaginado. Así que quitaron bastantes monedas, pero no bastó. Quitaron más, y siguió siendo insuficiente. Llegaron a reducir el montón a la décima parte de lo que al principio habían puesto; pero, por más monedas que quitaban de uno de los platos, el otro seguía en alto. Y continuaron apartando plata, para desesperación de los dueños de la talla.

Al fin se consiguió el equilibrio de la balanza; la imagen descendió hasta que el fiel manifestó la estabilidad entre ambos pesos: en uno de los platos la fea imagen, en el otro treinta monedas de plata. porque ese fue el precio del Cristo de sa Capella de sa Tanca véia.

Capítulo I: La estatuilla.
Capítulo II: El adiós
Capítulo III: La promesa.
Capítulo IV: Las hermanas.
Capítulo V: La cabeza.
Capítulo VI: El príncipe.
Capítulo VII: El monje.
Capítulo VII: El rescate.

Leyendas de Formentera por José Luis Gordillo Courcières.

§ 3 respuestas a 09 de abril del 19

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 09 de abril del 19 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: