11 de octubre del 18

11/10/2018 § Deja un comentario

Cuando te pica la espalda, es un sinvivir cuando no se llega. Y cuando la fortuna te depara alguien que pueda ayudarte, viene aquello de más arriba, a la dercha, no tanto, más abajo, etcétera.

Para ello nada como este chindogu que permite indicar casi milimétricamente el área a rascar al voluntario que desea colaborar en resolver la desazón. Y luego, cuando el problema queda resuelto, incluso jugar a barquitos.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Jueves, octubre 11th, 2018 en Hora a hora.