31 de octubre del 18

31/10/2018 § Deja un comentario

A finales del siglo XIX, los tratamientos con vibradores eran uno de los servicios más populares ofrecidos en los balnearios de lujo en Europa y Estados Unidos, pero ¿saben cuál es el origen de este particular y polémico objeto? Aquí les contamos parte de su curiosa historia.

El médico británico Joseph Mortimer Granville es considerado el padre del vibrador por haber inventado el primero con baterías en la década de 1880. La meta era usarlo en el consultorio médico como una herramienta terapéutica para combatir lo que en la época victoriana se conocía como histeria femenina. Previamente, el tratamiento era que los médicos acariciaran manualmente a la paciente hasta que alcanzara el orgasmo, que en el contexto de la época se le denominaba paroxismo histérico al considerar el deseo sexual femenino reprimido como una enfermedad.

La compañía estadounidense Hamilton Beach lanzó en 1902 el primer vibrador eléctrico para la venta comercial. Muchas compañías diseñaron sus propios modelos y las diversas versiones se anunciaban prominentemente como máquinas de masaje antiestrés en revistas y catálogos de costura y modas. Una página del cátalogo Sears de electrodomésticos de 1918 incluye un vibrador portátil con accesorios, anunciado como muy útil y satisfactorio para el uso casero.

La imagen y reputación de los vibradores cambió completamente a mediados del siglo XX por dos razones. La primera fue que en 1952, la Asociación Americana de Psiquiatría declaró oficialmente que la histeria femenina no era una enfermedad legítima, sino un mito anticuado. El segundo motivo fue que la popularidad del cine en general hizo que las películas pornográficas tuvieran más difusión, y varias de ellas mostraban actrices utilizando el vibrador como juguete sexual.

Los vibradores se vendían disfrazados de utensilios de terapia. Cuando salió a la luz que el tratamiento para la histeria femenina era básicamente una sesión de masturbación, ya que la enfermedad no existía, y el cine porno demostró los hechos en pantalla grande, la gente empezó a ver a los vibradores como objetos de perversión sexual. Esto hizo que los vibradores desaparecieran de las revistas femeninas, catálogos y estantes de tiendas populares, como Sears Roebuck, donde se habían vendido por casi medio siglo.

Fuente: Curiosidades

Anuncios

30 de octubre del 18

30/10/2018 § Deja un comentario

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo en la pequeña localidad costera asturiana de Luarca, una  flota de piratas berberiscos atemorizaba a sus habitantes con incursiones por la costa. Al mando de los barcos piratas estaba Cambaral, tan cruel como genial en sus ataques a la flota del rey, a la cual le resultaba imposible capturar las embarcaciones piratas.

Cansado de los ataques, el señor de la fortaleza de Luarca, también llamada La Atalaya, decidió  terminar con el terrible asedio pirata. Para ello embarcó a sus mejores guerreros en pequeñas embarcaciones pesqueras y esperaron la llegada de los asaltantes camuflados como simples pescadores. No tardaron los piratas en asaltar a los falsos marinos, siendo enorme fue la sorpresa al encontrarse con guerreros. La lucha fue larga y violenta, terminando con la derrota de los piratas y la captura del cruel pirata Cambaral.

Cambaral fué trasladado cautivo a la Atalaya sin ser curado de sus graves heridas y encerrado en las mazmorras que vieron como poco a poco se le escapaba la vida. La hija del señor de la fortaleza, una joven y bella doncella de generoso corazón, pidió permiso para curarle las heridas al cautivo. A pesar de la oscuridad que reinaba en la celda y de que apenas podian verse, el amor surgió entre ambos.

Cambaral nunca había sentido nada igual. Por su parte la doncella, conociendo a su padre, comprendió cual era el destino que esperaba a su amado y muy probablemente a ella si su padre los descubría. En aquella oscuridad se declararon amor y fidelidad eterna, promesas entre amantes que no se encontraban en el lugar ni en el momento adecuado.

Curado sus heridas, Cambaral planeó la fuga que sacaría a ambos de la fortaleza y los llevaría lejos. La huída fue difícil, arriesgada, sin apenas probabilidades de éxito. Habiendo sido advertido, el señor de la fortaleza preso de ira, salió a la busqueda y captura de los dos fugitivos. Cuando estos llegaron al puerto, se lo encontraron con sus tropas esperandolos, terminando con su presencia todo sueño de fuga y amor.

Abrazados, se fundieron en un beso esperando el final que el destino les reservado. El señor de la fortaleza decapitó a los amantes, cuyo labios permanecieron. Las cabezas cayeron al fria agua y en ese mismo lugar, en la actualidad, se encuentra un puente que se conoce como el puente del beso.

Fuente: Leyendas españolas.

29 de octubre del 18

29/10/2018 § Deja un comentario

Continuamos con la publicación de los volúmenes del Edwards’s Botanical Register, también llamado Ornamental flower-garden and shrubbery. El Volumen IX que hoy presentamos es un libro con 91 extraordinarias ilustraciones de las plantas y arbustos que crecían en los jardines británicos del siglo XIX, su historia y mejor forma de cultivo, a las que se añaden un índice. Editado por John Lindley, catedrático de Botánica del University Collegede Londres, fue publicado en Londres por James Ridway and sons en 1836.

09.Edward’s Botanical Register.Volume IX.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [38.2MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente, así como los enlaces a los volúmenes de la colección ya publicados en otros posts.

03.08.18: Edward’s Botanical Register. Volume I.pdf
27.08.18: Edward’s Botanical Register. Volume II.pdf
10.09.18Edward’s Botanical Register. Volume III.pdf
17.09.18Edward’s Botanical Register. Volume IV.pdf
24.09.18:Edward’s Botanical Register.Volume V.pdf
08.10.18Edward’s Botanical Register.Vololume VI.pdf
15.10.18Edward’s Botanical Register.Volume VII.pdf
22.10.18Edward’s Botanical Register.Volume VIII.pdf
16.07.18Edward’s Botanical Register. Volume XVI.pdf

 

28 de octubre del 18

28/10/2018 § Deja un comentario

Hijo de Christian Kalkbrenner, Friedrich Wilhelm Kalkbrenner fue un pianista y compositor alemán que nació el 7 de noviembre de 1784 y falleció 10 de junio de 1849. Fue educado en el Conservatorio de París, comenzando a actuar en público muy joven. Entre 1814 y 1823 fue un afamado pianista y profesor de prestigio en Londres. Posteriormente se estableció en París.

Como profesor, Kalkbrenner desarrolló una técnica pianística que permitía mantener la fuerza del músico en los dedos y las manos, en lugar del antebrazo. Esta técnica fue usada por su alumno Camille Stamaty, que enseñó a su vez a Camille Saint-Saëns.

Se convirtió en miembro de la firma fabricante de pianos de París de Pleyel & Co. e hizo una fortuna por su combinación de arte y negocios. Sus numerosas composiciones son hoy menos recordadas que su libro de instrucción, con estudios, que ha sido desde entonces muy popular entre los pianistas.

El pianista y compositor polaco Frédéric Chopin le dedicó su Concierto para piano No.1 en mi menor Op. 11, el cual muestra similitudes técnicas con el Concierto para piano Op. 61 en re menor de Kalkbrenner. En el primer movimiento de ambos conciertos, por ejemplo, el piano entra de manera fuerte y aplastante, hace una corta presentación virtuosa y luego luce el tema central en una forma más tranquila y sentimental con una mano izquierda insistente; también llama la atención que en ambos conciertos la orquesta tenga una breve participación justo antes de que el piano muestre el tema central.

Fuente: Friedrich Kalkbrenner

27 de octubre del 18

27/10/2018 § Deja un comentario

Dicen que el uso continuado de ciertos juegos informáticos puede crear adicción y sobre todo epilepsia. Este corto relata un caso.

Jean-Luc sufre un ataque epiléptico en medio de una partida. Cuando su pareja llama a urgencias llega el Doctor Gordon ¿Logrará la asistencia médica reanimarlo? Veamos

26 de octubre del 18

26/10/2018 § Deja un comentario

Un insecticida es un compuesto químico utilizado para matar insectos. El origen etimológico de la palabra insecticida deriva del latín y significa literalmente matar insectos. Es un tipo de biocida.

Ya en la época helenística se describe el uso de diferentes productos para ahuyentar las moscas. Las momias eran tratadas con diferentes esencias para protegerlas de la acción del insecto sobre los cuerpos. Se usaban cenizas combinadas con grasa de cerdo para repeler a los insectos.

El desarrollo de la botánica y los descubrimientos de nuevas plantas para su utilización industrial y productiva en los siglos XVII y XVIII, llevó al descubrimiento de propiedades insecticidas en esencias vegetales como el tabaco y el piretro.

No fue hasta el siglo XX con el desarrollo de la industria de síntesis química cuando se comienzan a producir y diseñar productos insecticidas sintéticos.

A partir del tercer tercio del siglo XX y comienzos del siglo XXI, debido a los problemas de toxicidad inespecíficos de los insecticidas sintéticos, se comienzan a desarrollar productos menos tóxicos y más específicos.

Fuente: Insecticida

25 de octubre del 18

25/10/2018 § Deja un comentario

Vienen días de lluvia, está anunciado, las cadenas de radio y televisión les recuerdan que este fin de semana llegan fríos y aguas. Protejamos a los nuestros sin perder la creatividad.

Este chubasquero permite a un niño disfrazarse, divertirse, sentirse libre y, lo más importante, seguir seco. Otra cosa es que le dé por meterse en los charcos. Pero ya les propondremos un jueves del mañana algún otro chindogu que resuelva el problema.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para octubre, 2018 en Hora a hora.