04 de septiembre del 18

04/09/2018 § Deja un comentario

Dicen que en Cantabria viven tranquilamente tres duendes: Trastolillo, Trenti y Zahorí. Pequeños y juguetones los dos primeros, más serio el tercero, se los puede encontrar uno con cierta facilidad si se es niño o inocente.

El más conocido es Trastolillo, Trasgu para algunos. Simpático y juguetón disfruta gastando bromas y riendo. Su piel es de color negro y es muy difícil encontrarlo debido a su muy reducido tamaño. Sus ojos verdes son divertidos y brillantes, su pelo largo esconde dos pequeños cuernos y viste una túnica roja hecha con corteza de árbol. Si se opta por alquilar una casa rural y se escuchan sonidos raros, risas mientras algo se mueve, es obra suya.

El Trenti es aún más pícaro y rebelde que el anterior. Aunque se parecen por el color de la piel y de los ojos, éste se queda lejos de las zonas habitadas y prefiere jugar y asustar, con gracia, en los bosques. Viste con corteza de árbol color castaño y verde para poderse mimetizar y en general sólo se deja ver por los niños. Su plato favorito es maíz con leche. El agua es veneno para él.

El único duende serio es aquél al que llaman Zahorí que, a diferencia de los anteriores, en vez de hacer travesuras prefiere ayudar a las gentes cuando pierden algo importante o de valor. Si la persona que invoca la oración se ha portado bien, el Zahorí se acerca para escuchar con atención la descripción del objeto y empieza la búsqueda. Es pequeño, silencioso y muy rápido, su larga nariz puntiaguda le ayuda a oler los peligros y siempre corre da un lado a otro.

Fuente: Folklore cántabro.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Martes, septiembre 4th, 2018 en Hora a hora.