31 de enero del 18

31/01/2018 § Deja un comentario

Terminamos el mes que parece que el equipo tiene el baile de San Vito, sin parar de aquí para allá. Por cierto ¿nos hemos preguntado dónde viene esta expresión?

En julio de 1518, en Estrasburgo, una mujer llamada Frau Troffea comenzó a bailar de forma compulsiva por las calles de la ciudad. Lejos de parar, ella siguió bailando durante tres días sin parar.

A este curioso baile se fueron sumando más individuos, tantos, que en menos de un mes casi 400 personas se habían agregado a este baile infernal.

Los habitantes de Estrasburgo estaban cada vez más conmocionados por el misterioso baile y tras consultar a los médicos y no dar con la solución de esta danza epidemiológica, las autoridades optaron por construir un escenario y contratar a músicos profesionales para que los contagiados pudieran desfogarse.

Pero ellos no querían bailar, lo único que deseaban era poder parar y acabar con ese dichoso baile. Los danzantes acabaron sucumbiendo al cansancio, a numerosos ataques del corazón y derrames cerebrales que los hicieron perecer.

En septiembre el brote cesó igual que había surgido, de repente. Con el tiempo, a estos episodios epidémicos de baile psicótico se le han denominado coreomanía, o la enfermedad del baile.

El de 1518 no fue el único brote. En los siglos XII, XIII y XIV, se produjeron algunos sucesos similares, siendo el más importante el que ocurrió en el siglo XIII en Alemania. Allí, más de 200 danzantes se pusieron a bailar sobre el puente del río Mosa, lo que acabó con la destrucción del puente y algunos bailarines muertos. Los supervivientes fueron llevados para ser atendidos en la capilla de San Vito, de ahí la famosa expresión del baile de San Vito.

Leído en: El baile de San Vito

Anuncios

30 de enero del 18

30/01/2018 § Deja un comentario

Esta leyenda cuenta del zapatero que era feliz en su humilde condición. Admirado por todos, un día lo visitó el rico del lugar, quien le preguntó:
-Señor zapatero, ¿cómo puede ser feliz con una profesión tan humilde?
-No me puedo quejar, tengo para alimentar a mi familia.

Sorprendido por su respuesta, el rico le dijo:
-Tome usted estas monedas de oro. Guárdelas por si algún día tiene una necesidad.

A partir de ese momento, la vida del zapatero se ensombreció, preocupado por guardar y salvaguardar el valioso regalo recibido. El hombre enterró con las monedas su alegría y buen humor, viviendo desde entonces con miedo, desconfianza, insomnio e inquietud a ser robado.

Pasó el tiempo y el zapatero fue a saludar al rico a quien le dijo:
-Señor, quiero devolverle su regalo, mi mayor deseo es vivir como antes lo hacía.
Tras lo cual, el buen hombre recuperó su alegría.

Dicen en el Camino de Santiago que con una mochila ligera se camina más ligero.

29 de enero del 18

29/01/2018 § Deja un comentario

Otro volumen de Botanical register of exotics plants con 93 maravillosas ilustraciones de Sydenham CowardsSi el lunes pasado publicábamos el Volumen I, hoy pasamos el tercero, publicado en Londres en 1817. El desorden en la presentación de los posts de estos libros es que es difícil conseguirlos y se los ofrecemos según los vamos hallando.

Botanical register of exotics plants Vol III.pdf

Como es habitual en nuestros posts, les dejamos el enlace al pdf [17MB] bajo la ilustración para que aquellos que estén interesados en hojear el volumen lo puedan hacer tranquilamente.

22.01.18: Botanical register of exotics plants Vol I.pdf
15.01.18: Botanical register of exotic plants. Volume IV.pdf

28 de enero del 18

28/01/2018 § Deja un comentario

La primera vez que Sophie Carmen Eckhardt-Gramatté se subió a un escenario para debutar como intérprete, siendo una niña, lo hizo demostrando un gran virtuosismo tanto con el piano como con el violín. Desde pequeña demostró ser una apasionada de la música y, tras estudiar en algunos de los conservatorios más prestigiosos del mundo, donde aprendió de grandes de la música, dedicó su vida a mostrar su talento. Su carrera profesional derivó años más tarde en la composición, convirtiéndose en una compositora prolífica que fue capaz de componer desde sinfonías y óperas hasta conciertos instrumentales. Un talento que, sin embargo, no pudo ser admirado en todo su esplendor por las generaciones futuras, pues parte de su obra aún permanece inédita.

Sophie Carmen Eckhardt-Gramatté nació en Moscú el 6 de enero de 1899 en el seno de una familia poco convencional. Su madre, Catherina von Kochevskaya era profesora de música en el hogar de los Tolstoi. Ella, a su vez, había aprendido de los grandes pianistas de la saga de los Rubinstein. Antes de que Sophie naciera, su madre ya se había separado de su marido, Nicolás Friedman, quien no queda claro que fuera el verdadero padre, a pesar de que Sophie mantendría su apellido hasta que se casó por primera vez.

Siendo una niña muy pequeña, Catherina envió a Sophie a vivir con unos familiares a una comuna de refugiados rusos en Inglaterra. En 1904, su madre se la llevó a vivir a París donde inició de manera precoz sus estudios musicales, de la mano de la propia Catherina primero y en el conservatorio poco después. Con tan sólo once años debutó tocando en el mismo concierto el piano y el violín. Poco tiempo antes, ya había escrito sus primeras composiciones musicales.

En 1914, marchó con su madre a Berlín donde continuó estudiando y actuando aunque ya entonces sabía que su verdadera pasión era la composición. En 1920 se casaba con Walter Gramatté, un pintor expresionista alemán. La pareja vivió a caballo entre Berlín y España, donde Sophie recibió clases del gran chelista Pau Casals. Ya entonces su fama se había extendido por todo el mundo y su arte era requerido en las principales salas de concierto. De hecho, la Orquesta de Filadelfia la invitó a tocar conjuntamente pero Sophie tuvo que declinar, al menos por el momento, la invitación debido a la grave tuberculosis que sufría su marido. Walter fallecía en 1929. Para entonces, Sophie decidió marchar de Europa y aceptar la invitación de viajar a los Estados Unidos donde sólo tocó durante una temporada con la Orquesta de Filadelfia. Tomó la decisión de aparcar la interpretación y dedicarse de lleno a su verdadera pasión, la composición.

En 1934 se casaba con Ferdinand Eckhardt, un historiador de arte austriaco con el que se mudó a vivir de nuevo a Berlín y poco después a Viena. Por aquel entonces, Sophie cosechó muchos éxitos musicales y recibió varios prestigiosos premios por su labor. En 1953, y por razones laborales de su marido, la pareja se mudó de nuevo, esta vez a Canadá, donde Ferdinand había aceptado el puesto de director de la Galería de Arte de Winnipeg. Allí, además de componer y convertir su hogar un centro de reuniones de los amantes de la música, Sophie ejerció como profesora.

Años después, durante un viaje a Stuttgart, Sophie se cayó al bajar de un autobús y falleció en el hospital donde le operaron, el 2 de diciembre de 1974. Sus restos fueron enterrados junto a su primer marido y su madre en Berlín. Su legado artístico, unas ciento setenta y cinco composiciones, están custodiadas por la Fundación Eckhardt-Gramatté.

Leído en: Sophie Carmen Eckhardt-Gramatté.

27 de enero del 18

27/01/2018 § Deja un comentario

Dicen que lo que sube, baja y lo que va, vuelve. Quien siembra vientos, cosechas tempestades; lo que das, recibes.

26 de enero del 18

26/01/2018 § Deja un comentario

El término tafoni, se aplica a hendiduras producidas por meteorización en las paredes inclinadas de diferentes tipos litológicos.  Así se originan oquedades o nidos, resaltes en panal,  concavidades basales, extraplomos, incluso cuevas.

Son consecuencia de escurrideras o humedad concentrada que, en las rocas graníticas, producen desagregaciones selectivas. Su génesis es similar a los pilancones, es decir, desagregación meteórica, pero en paredes inclinadas.

El vocablo Tafoni designa en geomorfología una forma en cavidad o hueco redondeado, de un tamaño desde varios decímetros a varios metros, tallada por la erosión en rocas cristalinas o arenisca, en climas secos o en algunas costas. Los tafoni se pueden encontrar en todas las áreas del mundo, pero son más comunes en las zonas marítimas, en las zonas áridas y en los desiertos.

Hay muchas explicaciones sobre el origen de los tafoni: erosión eólica o corrasión, erosión debido a las sales, diferencias en la cohesión interna y en la permeabilidad de la rocas, duración del período seco entre varios períodos húmedos, etc.

Este accidente se confunde a veces con los nidos de abeja, diferenciándose tanto en escala como en las condiciones de desarrollo: los tafoni tienen un volumen de unos pocos centímetros cúbicos hasta varios metros cúbicos, mientras que el panal de abeja es un conjunto de agujeros de orden centimétrico. Los tafoni parecen estar favorecidos por la presencia de humedad y sales, mientras que los nidos de abeja requieren una cierta predisposición estructural: la presencia de microfisuras en la roca, la distribución de minerales frágiles en grupos sobre los que forman los agujeros. A medida que crecen, los tafoni crean un microclima húmedo que favorece su crecimiento. Los nidos de abeja se convierten en nichos favorables para la instalación de micro organismos como líquenes, que, a su vez, agravan la meteorización.

 

25 de enero del 18

25/01/2018 § Deja un comentario

Dicen que la gripe este año es dura y resistente, difícil de vencer tras larga lucha. Tranquilos, la tecnología oriental ha desarrollado el kit necesario para vivirla cómodamente. Fíjense.

Y superada la enfermedad, volvemos a la normalidad de uso y abuso.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para enero, 2018 en Hora a hora.