01 de noviembre del 17

01/11/2017 § Deja un comentario

El Día de Todos los Santos fue instaurado por la iglesia Católica a principios del siglo IV por la Gran Persecución de Diocleciano. Fueron tantos los mártires causados por el poder romano, que la iglesia decidió marcar un día para dedicárselo a ellos.
Aunque durante los primeros siglos no hubo una fecha fija, Gregorio III decidió fijarla el 1 de noviembre. El papa Gregorio IV, por su parte, extendió la celebración a toda la iglesia en el siglo IX.

Desde la instalación de la fiesta en el calendario católico, muchos de los países que profesan esta religión disfrutan de un día de fiesta y veneración a los que ya no están entre nosotros. En América Latina es una festividad muy popular y un ejemplo de ello es México, país que celebra el día de los muertos, un día marcado por la sátira.

La fiesta de Halloween se celebra en la noche del 31 de octubre. Es una fiesta que cuenta con gran popularidad en Canadá, Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido, pero que cada vez tiene más seguidores en España y Latinoamérica. Aunque se celebra un día antes del 1 de noviembre, esta celebración tiene una gran vinculación con el Día de Todos los Santos y la conmemoración del Samhain, una festividad que sirve como celebración del fin de la temporada de cosechas en la cultura celta.

Desde 1840, Halloween está muy arraigada en la cultura estadounidense y canadiense, y en la actualidad, está fiesta está ensombreciendo otras más tradicionales. Los más pequeños se disfrazan con vestimentas de lo más terroríficas y recorren las casas pidiendo dulces con el archifamoso truco o trato.

Una de las costumbres más tradicionales durante el Día de Todos los Santos es comer dulces. Son muchos los productos típicos con los que celebrar esta jornada, una gran variedad de  postres con la que endulzar un día que muchos consideran triste.

Los buñuelos de viento son el dulce por excelencia de este día. Cuenta la leyenda que cuando te comes un buñuelo de viento, un alma se salva del Purgatorio.

Los huesos de Santo, hechos con masa de mazapán, no tienen forma de hueso, sino de tubo de un dedo de grosor. Se les denomina así por su particular color una vez han sido cocinados: un color beige que se asemeja al de los huesos.

Los Panellets son típicos de Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana e Islas Baleares. Una masa dulce hecha con azúcar, almendra cruda molida, huevo y ralladura de limón, que se cubre con clara de huevos y una capa de piñones.

La castañada son otra tradición de estos días. El origen de esta celebración fue para recuperar la importancia de este fruto seco después de la generalización y popularización del maíz y las patatas traídas de las américas

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Miércoles, noviembre 1st, 2017 en Hora a hora.