04 de octubre del 17

04/10/2017 § Deja un comentario

Kintsugi (金継ぎ) que podríamos traducir del japonés como carpintería de oro, o Kintsukuroi (金繕い) como reparación de oro, es una técnica de origen japonés para arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia, una buena idea para los tiempos que corren.
La historia del kintsugi se remonta a finales del siglo XV cuando el shōgun, Ashikaga Yoshimasa envió a China, para ser reparado, dos de sus tazones de té favoritos. Los tazones volvieron reparados pero con unas feas grapas de metal, que los volvían toscos y desagradables a la vista. El resultado no fue de su agrado, así que busco artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, dando así con una nueva forma de reparar cerámicas, convertida en arte.

La técnica y arte de dicha forma de encarar la reparación de los objetos fue tan apreciada que algunos llegaron al punto de ser acusados de romper cerámica para luego poderla reparar con dicho método, sobre la base de que la complejidad de la reparación transforma estéticamente la pieza reparada, dándole así un nuevo valor. De esa manera se da el caso de que antiguas piezas reparadas mediante este método sean más valoradas que piezas que nunca se rompieron.

Volvemos a decir que aplicada a la sociedad, los políticos, los seres humanos, deberíamos a aprender que las fracturas, si se reparan con cariño, se convierten en algo muy valioso, mientras que una sociedad rota no es otra cosa que caos. Ustedes y sus orgullos eligen.

Documentación: Kintsugi

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Miércoles, octubre 4th, 2017 en Hora a hora.