30 de abril del 17

30/04/2017 § Deja un comentario

Henry Kimball HadleySomerville, Massachusetts, 20 de diciembre de 1871 – Nueva York, 6 de septiembre de 1937, fue un compositor y director de orquesta estadounidense.

Estudió en su país y en Viena y a los veintisiete años se dio a conocer por la obertura Héctor y Andrómaca, muy bien acogida por la crítica y el público. Por la misma época dirigió una serie de conciertos en Alemania, y en 1909 estrenó la ópera Safie, logrando el mismo año un importante premio por su rapsodia The Culprit Fay.

Poco tiempo después de volver a Estados Unidos, dirigió las principales orquestas, obteniendo gran fama como compositor. También destacan entre sus obras: las sinfonías Youth and Life, The Four Seasons, las aperturas In Bohemia y Herod; los poemas sinfónicos Salomé, The Atonement of Pan y Lucifer,  tres suites de baile, varias cantatas, el drama lírico Merlin and Vivian de 1906, las óperas Nancy Brown de 1904; Azora de 1918 y The Garden of Allah de 1920 un Concierto para violonchelo y orquesta y un cuarteto y un quinteto de cuerda entre otras obras.

Documentación: Henry Kimball Hadley

Anuncios

29 de abril del 17

29/04/2017 § Deja un comentario

Como es sábado, puente, largo para algunos afortunados y aunque haga fresco vamos hacia el verano, aquí va un vídeo de desierto y mucho más. Deseamos que les entretenga y les ayude a pensar. Disfruten

28 de abril del 17

28/04/2017 § Deja un comentario

Les vamos a hablar de aplicaciones de encriptado porque todos tenemos algo que ocultar. Unos, sus años; otros, sus kilos; algunos, sus fechorías. Les vamos a comentar 5 apps que les ayudarán a evitar que algún curioso se meta en donde no le llaman.

VeraCrypt: disponible tanto para MacOS, como para Windows y Linux es una app de fácil uso. Añade contraseñas a los archivos, por lo que resulta práctico si  se trata de un volumen con poco peso. La versión básica es totalmente gratuita y se puede descargar desde su web. El nivel avanzado es de pago, pero proporciona la seguridad necesaria para todos los documentos, cuentas y contraseñas que se puedan necesitar.


AxCrypt: es una app que permite el cifrado de los archivos de forma gratuita durante un periodo de 30 días para web y móvil. Tras finalizar la prueba, se ha de elegir entre comprar el programa o simplemente, dejar de utilizarlo. AxCrypt está destinado a los smartphones y se puede descargar en AxCrypt.


Folder Lock: Esta herramienta de encriptación de archivos enfocada a los smartphones piensa tanto en la vida laboral como en la parte personal, por lo que además de guardar datos profesionales también permite guardar las imágenes del carrete, los correos personales y toda la información que quede restringida a la intimidad. Se puede descargar de Apple Store y Google Play y algunas características son de pago.

CryptoExpert: Una app de cifrado de archivos de las más potentes y complejas que se encuentran y que solo está disponible para Windows en CryptoExpert. Versión gratuita de prueba de 30 días, tras los que hay que pagar.


CertainSafe: Esta app se basa en la nube, es decir, las copias de seguridad que se realicen de documentos y contraseñas se almacenarán en Internet, de modo que no habrá un único dispositivo que pueda ser hackeado y del que roben la información porque no existe de forma física. Existe una demo tras la que hay que pagar. CertainSafe.

Documentación: Programas y apps de cifrado de archivos

27 de abril del 17

27/04/2017 § Deja un comentario

Hoy llueve. Hace un día tristón si no se lleva el corazón alegre. No hay que dejarse vencer por los elementos. Por ello, si todavía fuma, hoy le recomendamos este invento. Infalible para tierras de nubes y chubascos.

26 de abril del 17

26/04/2017 § Deja un comentario

Como llega el tiempo en el que vamos a empezar a coger aviones a todo meter porque nos vamos a ir de vacaciones por aquí y por allá, les vamos a explicar qué significa cada expresión que oirán una vez que estén colocados, preparándose para volar, despegar, etcétera.

Cerramos puertas y armamos rampas: No sé si se han fijado, pero uno de los últimos pasos antes de cerrar las puertas es contar de atrás hacia adelante y de delante hacia atrás el número de pasajeros. Si coinciden ambos recuentos, el finger se retira y el comandante da esta orden en tres pasos. No tiene mucho misterio ese cerrar puertas, pero ¿en qué consiste lo de armar las rampas? Como cada una de las salidas de emergencia dispone de un colchón hinchable para los casos de emergencia, se trata de quitar el precinto para que estas rampas se hinchen automáticamente cuando se abre la puerta ¿Qué pasa si la frase es doors to arrival and crosscheck o, en castellano, desarmamos rampas? Como bien habrá sospechado, se trata de desarmar las rampas, de forma que en el momento en que se abra la puerta, esta no se hinche con lamentables resultados.

Cross-check: Básicamente, comprobación cruzada. Es decir, revisar por partida doble un único procedimiento para contar con dos versiones. En caso de que los resultados no cuadren, uno de los dos miembros de la tripulación se habrá equivocado (como ocurre con el caso anteriormente citado del recuento de pasajeros), por lo que hay que volver a empezar.

Tiempo EFC: Si el piloto señala que el tiempo EFC, acrónimo de Expect Further Clearance, del vuelo es de 10 minutos, quiere decir que ese es el tiempo que va a pasar antes de que el avión despegue,,n exactamente espera hasta la autorización, generalmente después de haber pasado un tiempo en tierra a causa de una acumulación de vuelos en pista.

Bolsa de aire: Una de las principales causas por las que se puede producir una turbulencia. Se trata de cambios de temperatura en la atmósfera que desestabilizan a los aviones que las atraviesan. La sensación que experimentan los viajeros es la de que el avión se precipita hacia el vacío, aunque por lo general, el cambio de altura es menos sustancial de lo que parece por producirse de forma tan súbita.

Primer oficial: No, el primer oficial no es el comandante, como podríamos pensar por ese primero que jerarquiza la relación, sino el copiloto ¿Cómo distinguirlo? Aparte de que se sienta a la derecha del comandante, porque suele llevar tres rayas en su traje. Está tan cualificado como su compañero para dirigir el avión y de hecho se turna con él durante el vuelo.

ABP: Este término proviene del mundo de las azafatas y se utiliza para referirse a los pasajeros que en caso de emergencia pueden ayudar a los asistentes de vuelo. Se trata de una de las primeras cosas en las que las azafatas se fijan. Significa able bodied passenger, es decir, pasajero físicamente capacitado.

Papeleo de última hora: No hay constancia de este término en castellano, ni probablemente lo habremos oído por los altavoces del avión, pero de vez en cuando hay que llevar a cabo unos últimos cálculos relacionados con cálculo de peso y centrado, el plan de vuelo o los informes del equipo de mantenimiento que pueden llegar a retrasar el despegue.

PIL: Acrónimo de passenger information list, es decir, la lista con los pasajeros del vuelto. En ella también se reflejan las necesidades especiales que pueden tener cada uno de estos viajeros.

Cabina asegurada: Es el término que el jefe de cabina utiliza para que el resto de la tripulación sepa que todos los pasajeros están en su sitio, listos y preparados para que el avión pueda despegar. También se utiliza para asegurarse de que el pasaje está a salvo, sentado y con el cinturón puesto, durante una turbulencia.

Cabina estéril: Acuñado por la FAA o Federal Aviation Administration en los años ochenta, son todos aquellos momentos cruciales para el viaje en los que no se permiten las conversaciones irrelevantes, comer alimentos o en general todo aquello que puedan distraer a los pilotos. Además, durante estas fases no se puede entrar en la cabina del avión. Se trata, por ejemplo, el período que comprende entre que el avión comienza su rodaje hasta que ha estabilizado su altura.

Código Adam: Adam Walsh fue un niño secuestrado en un centro comercial en Hollywood, Florida, y que ha dado nombre a un código que se utiliza en aeropuertos para alertar a los trabajadores de que un niño se ha perdido.

Código Bravo: ¿Su objetivo? Que cunda el pánico, básicamente. Es un término utilizado cuando la alarma generalizada facilita identificar al potencial agresor, que se comportará de manera diferente al resto de pasajeros. Como señala Urban Dictionary, la utilización del término anuncia que hay un terrorista cerca y, por lo tanto, utilizarlo de una forma inapropiada o racista puede ser motivo de multa o sanción, o también tener el objetivo de poner nervioso al agresor. En los barcos tiene otro significado: Fuego.

Piloto pesado: No, no es que sufra sobrepeso o sea imposible quitárselo de encima después de tomarse tres copas. Se trata del piloto que acompaña al comandante y al primer oficial en los vuelos más largos para turnarse con ellos.

Entrando en pista para despegue, buen vuelo: Es la última frase con el avión en tierra. Lo dicen los pilotos cuando el avión está entrando en la pista de despegue y tiene permiso para despegar. Cuando se escucha, toda la tripulación ha de estar sentada y con los cinturones de seguridad abrochados. A partir de ese momento el avión empieza la carrera de despegue a potencia máxima.

Se apagan las luces de los cinturones: Esto es comunicación indirecta, una señal para la tripulación. Cuando los pilotos apagan la señal de cinturones, quiere decir que se han superado los 10.000 pies de altitud (AMSL) y que no hay turbulencias. Entonces es cuando la tripulación se puede levantar para empezar a preparar el servicio para el vuelo. Además, los pasajeros podrán levantarse para ir al baño o coger lo que necesiten de los compartimentos superiores, pero lo más recomendable es permanecer sentados con los cinturones abrochados.

Se enciende la señal de los cinturones: Esto quiere decir dos cosas, o bien que el avión se acerca a una zona de turbulencias y los pasajeros han de volver a sus asientos, o bien que se inicia la operación de descenso. En el segundo caso, no solo los pasajeros deberán volver a sus asientos, sino que la tripulación deberá a proceder a recoger los objetos que hayan consumido los pasajeros, comprobar mesas y cinturones, para volver a declarar lo que antes hemos comentado: cabina asegurada.

Documentación:
El código de los pilotos
Mensajes a bordo

25 de abril del 17

25/04/2017 § Deja un comentario

Ahora le llaman es Bosc de sa Pujada; pero hace cientos de años lo llamaban es Bosc d’es Diable. Me refiero, claro está, a esa parte de pinar desmedrado que hoy día queda a la derecha de la carretera, según se sube a La Mola, poco después de sobrepasar el inicio de la corta desviación que conduce a dos modernas urbanizaciones hosteleras.

Cuando sucedió lo que voy a relatar, aquel rincón del bosque desde el monte de sa Talaia al mar, era impenetrable; siglos de respeto por parte del hombre habían hecho crecer allí una espesura en la que se entrelazaban el pi bord, el pi ver, la savina, el ginebre, el raspai, la mata, el matapoll, la espinalera… en una maraña de tales características que constituía el reducto salvador de todos los animales del bosque cuando eran perseguidos por  los cazadores armados de ballestas. Dicen las viejas, las consabidas viejas que cuentan estas leyendas, que el respeto sentido por los habitantes de Formentera hacia aquel marañal partía de haber observado que era el único lugar de la isla donde se daba un determinado arbusto de escaso porte llamado garrover d’es diable. Pongámoslo más claro diciendo que ese arbusto no es otro que el denominado en latín anagyris foetida y en español altramuz hediondo. Tal vegetal, como el lector avisado ya habrá supuesto, tiene unas hojas de las que se puede decir cualquier cosa, excepto que de ellas emanen aromas gratos. Y como produce unos frutos relativamente parecidos a las algarrobas, han dado en llamarlo garrover, solo que las mismas viejas a las que arriba hemos aludido sostienen que si al algarrobo verdadero lo hizo Cristo para regalo del hombre, a este otro algarrobo repulsivo lo hizo el diablo para contrarrestar la bondad del divino don. Vamos, una de las que se llaman acciones de oposición eterna.

De los comentarios que anteceden se deduce que nada de extraño había en que una parte de bosque tan agreste, tan intrincada, tan llena de barrancadas, tan espesa en leños, tan oscura y además poseedora en exclusiva de ejemplares de un arbusto denominado algarrobo del diablo, fuera llamada, como queda dicho, es Bosc d’es Diable.

Aconteció, pues, que un cazador morisco acechaba ya durante muchas lunas a un negro jumento salvaje, y que, siempre que estaba a punto de alcanzarlo, este lo esquivaba refugiándose en el bosque del diablo. Al igual que hacen todos los caminantes, que en lugar de atajar por el bosque lo rodean sin penetrar en él, al igual que hacen los pastores, que silbaban para recoger el rebaño cuando las cabras y las ovejas se acercaban a aquella espesura y retrocedían, nuestro cazador abandonaba la persecución apenas la pieza había atravesado los lindes de la zona prohibida. Y no es que este hubiera sido hitada, es que sus límites eran tan evidentes, tan manifiestos, como si de una finca murada se tratase. El cazador era joven, era audaz y era vigoroso; pero el miedo crea fronteras incluso para el vigor, la audacia y la juventud.

No obstante, a medida que, con unas u otras variantes, huyendo desde el norte o desde el sur, se repetía la burla, crecía también en nuestro hombre el afán de apoderarse del negro jumento y domeñarlo. Naturalmente, lo quería vivo, y eso le impedía hacer uso de su ballesta, de forma que solo lazos y trampas eran las armas que empleaba conta la codiciada pieza. Mas tanto progresó su interés, alimentado lateralmente por la burla de que creía ser objeto por parte de tan inferior animal, que un infausto día, en lugar de pararse por el linde del marañal, penetró con osadía en él, violando la reserva del bosque. Al seguir la pista que la pieza iba dejando, se internó en el secreto paraje; avanzó tanto que llegó a oír el mar, lo que indicaba que estaba ya más cerca de la costa que del camino desde el que había entrado. Rabioso, dos veces intentó disparar su ballesta; lleno de ira, ya no quería apresar vivo al asno salvaje, sino matarlo. Pero entre la maraña no resultaban eficaces los virotes. Por otra parte, era muy difícil avanzar, pues debido a los arañazos de las ramas sangraba por la cara, los brazos y las piernas; y mal le defendía la ropa desgarrada. El jumento, inexplicablemente, podía pasar por lugares que luego se cerraban al cazador. Detenerse para afinar la puntería suponía el riesgo de perder al animal de vista. Al fin, ya muy cerca del acantilado, en un reducido claro del bosque, se topó con la pieza parada, vuelta cara a él. Y dicen que entonces el asno le habló.

Un hedor insoportable siguió a las increíbles y obscenas palabras de la bestia. A continuación el bosque se oscureció y, simultáneamente, para mayor contraste se fue haciendo una luz misteriosa, como un halo flamígero, alrededor del perseguido jumento: el cazador comprendió que tenía ante sí la abominable figura del diablo que le increpaba y amenazaba. Sintió el joven tal terror que dejó caer la ballesta; un nunca imaginado largo escalofrío le recorrió la espalda; las piernas le temblaban, blandas; el sudor de la carrera se le había helado. Entonces el maligno avanzó hacia él lentamente, seguro del trágico final de aquel encuentro. Buscando el cazador la que se le daba más fácil salida del lugar, corrió alocado por el barranco, hacia la mar. Cambiados los cometidos, era ahora el diablo quien le perseguía. Aullando de pavor, el joven corrió con desespero al acantilado, buscó una bajada por la que llegar al agua, pues se le antojaba a él que en la mar podía estar su salvación y, finalmente, perdió el equilibrio, dio un salto imposible y cayó rodando, rebotando por las rocas hasta la pedregosa orilla donde las olas rompen ruidosas a la menor marejada.

Al sitio donde el cazador se despeñó le llaman hoy Caló d’Es Mort. Y en el borde del derrumbadero persisten visibles unas huellas, como de pezuñas, que las viejas dicen que son las que dejó el diablo en su persecución. Todo el que vaya allí puede verlas.

Documentacuión:
Leyendas de Formentera
Leyendas de Formentera.

24 de abril del 17

24/04/2017 § Deja un comentario

El libro Nidos y huevos de pájaros de Ohio, Nests and eggs of birds of Ohio en el original, fue publicado en 1886 incluyendo 146 hojas de texto de Howard Jones y 43 deliciosas ilustraciones de N.E.Jones. 

Nests and eggs of birds.pdf

Como siempre, les dejamos el enlace al pdf de 24.5MB bajo la primera ilustración. Aunque pesa un poco, nuestro consejo es que se lo bajen y lo disfruten con tranquilidad y admiración.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para abril, 2017 en Hora a hora.