23 de marzo del 17

23/03/2017 § Deja un comentario

Este invento no tiene desperdicio. Fíjense bien porque tiene tomate. Miren bien la foto y si no lo entienden, se lo explicamos después.

La idea, que tiene mucha enjundia, consiste en un maletín en el que se abre el plano inferior cuando un ladrón, espía o listo al uso te lo roba. Es decir, que se lleva el continente y se deja el contenido. Hasta ahí, bien. Bueno, más o menos.

El problema es que los documentos secretos con la última formula de los pepinillos pasa a ser propiedad de la humanidad y vecindario, porque todos la pueden ver, fotocopiar y distribuir. Y el resto de documentos, cartas de amor celosamente guardadas o recetas de la vecina, se ponen perdidos en días de lluvia o despegan en los días de viento.

En fin, que como dice el viejo, me quedo con mi maleta de toda la vida, que nadie quiere de pura roña. Y que si olvido, vienen corriendo a entregármela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 23 de marzo del 17 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: