26 de febrero del 17

26/02/2017 § Deja un comentario

François-Adrien Boïeldieu nació en Ruan el 16 de diciembre de 1775, muriendo en Varennes-Jarcy, el 8 de octubre de 1834, fue un compositor francés, que destacó en la composición de óperas en el primer cuarto del siglo XIX. Nacido en el Antiguo Régimen, François Adrien Boïeldieu fue iniciado en la música por el maestro de capilla y posteriormente por el organista de la Catedral de Ruan.

Durante el periodo de la revolución conocido como el Reinado del Terror, Ruan fue una de las pocas ciudades que siguió conservando una actividad musical importante y, en 1793 se organizaron varios conciertos con el célebre violinista Pierre Rode y el tenor Pierre-Jean Garat. Boïeldieu compuso durante esa época sus primeras obras basándose en textos escritos por su padre, La Fille coupable en 1793, a la que siguieron Rosalie y Mirza en 1795, que le aportaron un éxito inmediato.

Hijo espiritual de André Grétry, Boïeldieu privilegiaba las melodías sin adornos superfluos y las revalorizaba con una instrumentación ligera pero cuidada y con diálogos espirituales. Hector Berlioz le atribuyó a su música una elegancia parisina de buen gusto que agrada. En 1800, logra un auténtico triunfo con Le Calife de Bagdad.

En 1804, se traslada a San Petersburgo para ocupar el puesto de compositor de la corte del Zar en el que permanecería hasta 1810. Compondría nueve óperas entre ellas Aline, reine de Golconde (1804) y Les voitures versées (1808). De regreso a Francia, reconquista al público parisino con La jeune femme en colère (1811), Jean de Paris (1812), Le Nouveau Seigneur du village (1813) y una decena más de obras.

En 1825, publica su obra maestra, La Dame Blanche, vuelta a representar en la sala Favart en 1997 y grabada bajo la dirección de Marc Minkowski. Basada en una novela de Walter Scott —algo inhabitual en aquella época— el libreto está construido sobre el tema del niño perdido y posteriormente felizmente reencontrado in extremis. Reconocida como una de las primeras tentativas de la introducción de la temática fantástica en la ópera, La Dame blanche sirvió igualmente de modelo para las óperas Robert le diable o Fausto.

Boïeldieu se convirtió en profesor de composición en el Conservatorio de París y en 1817, sucede a Étienne Nicolas Méhul en el Instituto de Francia. Recibe la Legión de Honor en 1820. Su siguiente ópera, Les Deux Nuits (1829) fue admirada por el mismísimo Richard Wagner quien tomaría prestada la vivacidad y la gracia natural del espíritu francés y se inspiraría en uno de los coros para la Marcha de los prometidos de Lohengrin. Boïeldieu perdió progresivamente la voz, sin duda a causa de un cáncer de laringe.

La decadencia de la ópera cómica y la revolución de 1830 se añadieron a su desgracia. Para evitar que se viera en la miseria, Adolphe Thiers le asegura una pensión del estado de 6.000 francos. El 25 de septiembre de 1834, hizo su última aparición pública en el estreno de Chalet de Adolphe Adam, poco antes de su fallecimiento. Tuvo así la elegancia de pasarle el testigo a su brillante alumno.
Documentación: François Adrien Boïeldieu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 26 de febrero del 17 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: