03 de enero del 17

03/01/2017 § Deja un comentario

La leyenda de las sirenas es popular en todo el mundo y cada país cuenta con sus diferentes versiones sobre estos seres misteriosos. La palabra sirena evoca imágenes de humanas con medio cuerpo de pez. Hermosas, con ondulantes cabellos y aura hechizante, seres que han formado parte del folclore, el mito y la leyenda en todo el mundo. Los marineros de todos los rincones de la Tierra han informado haber visto y haber sido encantados por estas criaturas enigmáticas en los mares más remotos.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-23-56-16

Como nación rodeada por el mar, Japón tiene su propia tradición sobre las sirenas. Estas criaturas son conocidas por los japoneses como ningyo [人魚] literalmente pez humano; gyojin [魚人] que significa hombre pez y hangyo-jin [半魚人] o humano mitad pez [fíjense en los kanji, que unen el ideograma de hombre con el de pez en diferentes posiciones] Las historias de seres humanoides mitad pez se han registrado en las aguas de Japón durante siglos. Se dice que la primera noticia de sirenas en Japón data del año 619, durante el reinado de la emperatriz Suiko, cuando uno de estos seres fue presuntamente capturado en aguas de Japón y llevado ante la corte de la emperatriz. Cuentan las crónicas que se la mantuvo en un estanque para el admiración de los visitantes de la corte.

170103-02

Las descripciones físicas tradicionales de las sirenas japonesas varían respecto de las de occidente. Por lo general difieren de la imagen de hermosas mujeres con cola de pez. Antes de que la influencia de la cultura extranjera cambiara la imagen de las sirenas en Japón, el Ningyo japonés tenía poco en común con sus homólogos occidentales, tanto en la apariencia como en comportamiento.

170103-03

El Ningyo era representado como más bestial, inhumano y de aspecto algo grotesco, con apariencia más de cruce entre pez y mono que de una mujer hermosa. A menudo, las sirenas tenían brazos escamosos, apenas humanos, que terminaban en garras retorcidas. En muchas tradiciones locales, estas sirenas japonesas no poseían apéndices, eran sólo un humanoide simiesco con cabeza de reptil y dientes afilados en un cuerpo de pescado.

170103-04

Las cabezas fueron descritas con cuernos, colmillos o con filas de dientes afilados como los de un tiburón. En otras tradiciones, las sirenas conservan una forma que recuerda a la versión más familiar de sirenas occidentales, pero con una apariencia siniestra, más demoníaca. Las sirenas japonesas más humanoides tenían piel blanca y voces con las que emitían sonidos musicales que recordaban a una alondra o una flauta.

170103-04
Se les atribuyeron a las sirenas de Japón muchas cualidades místicas. Se creía que el Ningyo lloraba lágrimas de perlas y se creía quien comía su carne recibía la eterna juventud. Muchas leyendas hablan de mujeres que comieron un Ningyo y milagrosamente rejuvenecieron. Paralelamente, se pensaba que las sirenas podían adoptar diferentes formas. En 1870, los guardianes del faro del Cabo Nosaapu en el noreste de Hokkaido, creían que las sirenas locales podrían convertirse en medusas mortales.

17010

Se creía que estas sirenas se hacían pasar por hermosas mujeres vestidas de kimono, y salian a la costa para seducir y atraer a los hombres al mar, en el que se transformarían en un pez gigante para comerlos.

17-01-3-07

Para muchos japoneses de otras épocas, las sirenas no eran meras invenciones de la imaginación o de las historias de los pescadores enloquecidos, sino algo muy real del océano. Los pescadores japoneses las aceptaban como parte de la vida cotidiana ya que los avistamientos de estos seres era algo bastante común.

170103-08
Existen cuentos modernos, como un caso en 1929, cuando un pescador llamado Sukumo Kochi capturó una criatura semejante a un pez con cabeza y cara humana. La criatura se liberó de la red y se escapó. Durante la Segunda Guerra Mundial, las sirenas fueron vistas con frecuencia en aguas japonesas, en particular, en los mares cálidos de Okinawa. Incluso hubo informes de personal de la marina nipona que dice que abrieron fuego contra las sirenas, pero ningun cuerpo fue recuperado. Algunos de estos informes de sirenas fueron hechos por oficiales militares de alto rango.

170103-09

Exploradores occidentales dieron cuenta de sirenas en aguas japonesas. En 1610, un capitán británico vio en el agua a una de estas criaturas desde un muelle en el puerto de Sentojonzu  y al parecer se acercó bastante por lo que el capitán quedó desconcertado. Describió a un ser con la cabeza de mujer y cuerpo de pez, con una aleta dorsal prominente que pasaba por el centro de la parte superior del cuerpo.

170103-17

A lo largo de los años 1700 y 1800, por todo Japón los pescadores informaban sobre sirenas. Se dice que las sirenas capturadas tenían la capacidad de hablar y que trataban de engañar a sus captores y liarlos para que las soltaran.
170103-10

De los Ningyo atrapados, se dice que fueron exhibidos en puestos de feria. En el siglo XVII y XIX, los mercados de Japón conocidos como misemono estaban de moda entre la población. Eran acontecimientos que ofrecían una amplia gama de artes, como acrobacia, danza o adivinación. Muy popular fueron las exposiciones de extraños fenómenos naturales y animales exóticos recogidos por todos los rincones de la Tierra. Eran gabinetes de curiosidades, ferias de los horrores.

170103-12

Una de las mayores atracciones de los misemono fue la exhibición de sirenas. Estos especímenes, muertos y conservados, congregaban grandes multitudes, haciéndose ricos los feriantes. La mayoría de la gente común de la época consideraba a las sirenas como seres reales y tener uno ante sus ojos sólo reafirmaba la idea.

170103-13

A medida que su popularidad aumentó, las sirenas japonesas comenzaron a aparecer por todo el país. La descripción de una sirena de fabricación japonesa se describe en las Curiosidades de libros de Historia Natural de Francis Trevelyan Buckland.

170103-14

En 1825, se mostró en Londres una sirena de Japón supuestamente viva. La atracción atrajo en masa a miles de personas asombradas que no podían creer lo que sus ojos veian. La criatura era verdaderamente espectacular hasta que una inspección determinó que era  una mujer con la piel de un pez sobre su cuerpo.
170103-16

Desde 1800 son muy pocos los avistamientos de sirenas en el mar de Japón. Queda la leyenda de algo que nunca se sabrá a ciencia cierta si fue real o no.

Post extraído de mysteriousuniverse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 03 de enero del 17 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: