18 de octubre del 16

18/10/2016 § Deja un comentario

En la parroquia de San Breixo de Arcos, del ayuntamiento de Puenteaereas se puede admirar una enorme piedra oscilante, de unos veinticuatro metros de largo por tres y medio de ancho en la parte más delgada y cinco en la más gruesa, que se asienta sobre otra de parecido tamaño y forma enterrada en el suelo. La parte delgada se apoya sobre un trozo de roca de unos tres metros de grosor.

161018-01

Conocida como A Peneda dos Namorados, le da nombre una leyenda de amor desgraciado que dice así: El castillo de Sobroso, que está en las inmediaciones, pertenecía a Don Álvaro de Sarmiento. Este tenía una hija llamada Alda que gustaba de realizar paseos a caballo recorriendo los alrededores del castillo por las verdes campiñas, cruzando las frondosas carballeiras y los soutos de castaños.

161018-02

Con frecuencia, la joven pasaba por la falda del monte de la Picaraña, en cuya cima se alzaba un pequeño castillo propiedad del Señor Don Tristán de Abarca, joven caballero al cual no veía con buenos ojos Don Álvaro por haber discutido con él sobre el límite de sus condados.

161018-03

Cuando Don Álvaro regresó de Granada, donde había estado luchando contra los moros al lado de los Reyes Católicos, quiso ver a su hija pero Alda no estaba en el castillo. No había regresado aún de su acostumbrado paseo, lo que no agradó a Don Álvaro, un caballero desconfiado hasta de su propia hija.

161018-04

Como día tras día se repetían las salidas de Alda, encargó Don Álvaro a un joven paje seguir a su hija y ver qué hacía.  Al poco le informó haberla visto en compañía de Don Tristán, bajo la piedra de abalar. Podría haber perdonado lo que era una grave ofensa, pero dado que había sucedido con Don Tristán, lo consideró un ultraje y decidió vengarse.

161018-06

Oculto Don Álvaro en la piedra, mató a Don Tristán cuando venía a reunirse con su amada, escondiendo el cuerpo en la maleza. Llegó Alda a su cita diaria y esperó en vano. Cuando al día siguiente tampoco apareció su amado, regresó al castillo del Sobroso en donde se encerró en muda desesperación, acongojada y temerosa.

161018-07

Volvió una vez más a la piedra al atardecer del tercer día y allí se le apareció un caballero cubierto por armadura negra en caballo azabache. Reconoció a Tristán quien le dijo cuando desde la iglesia tocaban a muerto: Las campanas anuncian mi entierro, nuestro amor ha sido truncado por la muerte. 

161018-08

Desaparecieron caballo y caballero por entre las brumas mientras Alda regresaba desolada. Permaneció encerrada hasta que se cerraron todas las ventanas del castillo, se abrió el portón y se bajó el puente para dar paso al cortejo de su entierro.

161018-5

Desde entonces, todos aquellos que visitan A Peneda dos Namorados dan tres vueltas, en el sentido de las agujas del reloj, a la piedra de Abalar en homenaje a dos enamorados que agradecen las visitas de las gentes de bien.

Documentación: La piedra de los enamorados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 18 de octubre del 16 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: