04 de octubre del 16

04/10/2016 § Deja un comentario

Cuenta una leyenda que en Bérriz, Vizcaya, un muchacho joven que iba a contraer matrimonio, estaba repartiendo las invitaciones a sus familiares y amigos, cuando al pasar por el cementerio del pueblo se encontró con una calavera que se le había caído del carro al enterrador.

1610-04-01

Según pasaba, le dió un puntapié mientras le decía Tu también quedas invitada si puedes venir a la boda mañana, tras lo cual, prosiguió su camino a casa.

161004-02

Cuándo estaba cerca de casa vio aparecer a un gran perro de color de negro, que le seguía. En la mirada del perro había algo sobrecogedor e inquietante.

161004-05

Le contó a su madre lo que había pasado y como le había dado una patada a la calavera. Y como después apareció el perro negro que lo seguía.
Alarmada, su madre le dijo:
-Ve adonde el cura.
La madre se asomó para ver si estaba el perro, y lo vio allí, esperando a su hijo.
¡Ve rápido y pidele consejo. Y cuando te confieses esta noche, cuéntale todo lo que te ha pasado, que te diga lo que tienes que hacer con el perro.

161004-03
Así lo hizo. Fue a confesar y le pidió consejo. El cura, que era un buen hombre respetado por todo el pueblo, le dijo:
– ¡Mira hijo! has hecho mucho mal pues no tenías que haber pegado el puntapié a la calavera. Pero creo que esto tiene solución. Cuando comience el banquete, pones al perro debajo de la mesa a tu lado y toda la comida, se la servirás a él antes que a los demás comensales. Si haces esto, no temas porque Dios te perdonará.

161004-04
Se celebró la boda y en el banquete el novio puso al perro debajo de la mesa junto a él y según salían los platos, le iba dando primero al perro, y viéndolo uno de sus hermanos, le dijo:
– Andas dándole al perro lo mejor de cada manjar.
Cuando termibnó el banquete, el muchacho miró al perro y éste le dijo:
Bien hiciste en cumplir lo que te ordenó el cura, pues de no haberlo hecho hubieras sufrido un castigo, pues soy el guardián de mi amo. El me mandó venir a que tu hicieses desagravio por la falta que cometiste.
Dicho esto, el perro negro desapareció de la vista de todos y por ello se dice en Vizcaya que los perros siguen a sus amos aun después de muertos, pues son los guardianes de sus huesos.
Post extraído de: Leyenda del perro negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 04 de octubre del 16 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: