20 de septiembre del 16

20/09/2016 § Deja un comentario

Cuenta una leyenda del Camino de Santiago que cinco caballeros francos hicieron un pacto de honor para ayudarse y auxiliarse en su peregrinación a Compostela. Cuando decimos francos nos referimos al concepto medieval de la palabra, que significaba de más allá de los Pirineos.

160920-01

Cruzando los Pirineos, uno de los caballeros se encontró indispuesto. Pararon todos a socorrerlo, descabalgaron y observaron como empeoraba. La noche se acercaba y mientras uno lo atendía, los otros tres peregrinos decidieron seguir camino.

160920-02

Les recordó quien ayudaba al enfermo que tenían un pacto de honor y que no podían dejar a su compañero abandonado a su suerte en medio de los montes nevados, con lobos y la noche echándose encima. Respondieronle que ellos seguían, que se quedara él si así lo deseaba. Y continuaron, dejando abandonados al caballero moribundo y a quien lo atendía.

160920-06

Cayó la noche, la tormenta de nieve arreció y se oyeron los lobos. Murió el caballero y quien mantuvo su pacto de honor se encontró en medio de la montaña, solo y abandonado con un muerto, rodeado de lobos mientras la nieve caía arrastrada por la ventisca.

160920-04

Con terror, vio una sombra que se acercaba, desfigurada por la oscuridad y los elementos. Se aproximó un caballero que se interesó por quien, aterrorizado, permanecía solo en aquel paraje. Dijole que subiera el cadáver al caballo y que montara el suyo, que por conocer el camino por recorrerlo con asiduidad, le llevaría en donde pudiera enterrar cristianamente al muerto y reconfortar su cuerpo y alma.

captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-59-52

Cabalgaron toda la noche, cruzaron bosques sombríos y peñas, bordearon simas y precipicios hasta que amaneciendo, vieron una urbe que aparecía entre las nieblas del valle. Sorprendido ante la visión, reconoció el peregrino la ciudad de Compostela y a Santiago, que tal era el caballero que lo había guiado y ayudado durante la vigilia.

160920-03

Termina la leyenda cuando el Santo le miró a los ojos y amablemente le dijo que llevara a enterar a su amigo y pasara a darle un abrazo por la Catedral. Añadiendo con voz de trueno que, cuando iniciara el regreso y se cruzase con aquellos que olvidando un pacto de honor habían abandonando a un moribundo entre las nieves, les dijera que los estaba esperando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 20 de septiembre del 16 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: