07 de septiembre del 16

07/09/2016 § Deja un comentario

La leyenda de la Piedra de la Iglesia que publicábamos el otro día nos trajo a la memoria y hoy al blog la de la Santa Compaña, historia de brumas y muertos que se mantiene viva en Galicia.

160906.01

La Santa Compaña, una procesión de muertos o ánimas en pena que a partir de las doce de la noche recorren los caminos, los bosques, las cercanías de una parroquia o un pueblo con el propósito de visitar, o advertir, a todas aquellas casas en las que en breve habrá un óbito, deceso o defunción.

160906.02

Aunque la apariencia de la Santa Compaña varía, la más extendida es la formada una niebla formada por una comitiva de almas en pena que viste túnicas negras con capucha mientras vagan durante la noche con los pies descalzos formando una doble hilera.

160906.03

La procesión va encabezada por un vivo que porta una cruz y un caldero de agua bendita seguido por las ánimas con velas encendidas, no siempre visibles, notándose su presencia en el olor a cera y el viento que se levanta a su paso.

160906.04

Se cree que quien encabeza la procesión no recuerda durante el día lo ocurrido en el transcurso de la noche, por lo que solo se puede reconocer a las personas penadas con este castigo por su extremada delgadez y palidez. Cada noche su luz será más intensa y cada día su palidez irá en aumento. No les permiten, por lo que su salud se va debilitando hasta enfermar sin que nadie sepa las causas de tan misterioso mal. Condenados a vagar noche tras noche hasta que mueran u otro incauto sea sorprendido, al cual el que encabeza la procesión le deberá pasar la cruz que porta.

SAMSUNG CSC

Caminan emitiendo cánticos fúnebres y tocando una pequeña campanilla y a su paso, cesan previamente todo ruido de animales en el bosque: solo se escuchan unas campanas. Los perros anuncian la llegada de la Santa Compaña aullando en forma desmedida y los gatos huyen despavoridos, realmente asustados.

160906.07

Se dice que no todos los mortales cuentan con la facultad de contemplar la Compaña, tan solo los niños a quienes el sacerdote, por error, ha bautizado usando óleo de los difuntos poseen de adultos la facultad de ver la aparición. Otros, no menos creyentes en la leyenda, habrán de conformarse con sentirla, intuirla, etc.

160906.06

Para librarse de la maldición de sumarse a la peregrinación de la Santa Compaña debe trazarse en el suelo un círculo y entrar en él o bien acostarse boca abajo, o llevar una cruz encima, rezar sin escuchar los cánticos de la Santa Compaña o bien, en última instancia, salir corriendo.

Documentación: Santa Compaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 07 de septiembre del 16 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: