13 de abril del 16

13/04/2016 § Deja un comentario

Si repasamos la historia y los documentos que de ella cuentan, encontramos hechos inexplicables desde la visión actual. La crónica que Antonio Pigafetta hizo de su viaje con Magallanes en 1520 narra del encuentro de los exploradores con los patagones. Dice así:

160413.01
... alcanzamos a los 49 grados y 30 minutos de latitud Sur , donde encontramos un buen puerto. Transcurrieron dos meses antes de que avistásemos a ninguno de los habitantes del país. Un día en que menos lo esperábamos se nos presentó un hombre de estatura gigantesca. Estaba en la playa casi desnudo, cantando y danzando al mismo tiempo y echándose arena sobre la cabeza.

160413.02

El comandante envió a Tierra a uno de los marineros con orden de que hiciese las mismas demostraciones en señal de amistad y de paz: lo que fue tan bien comprendido que el gigante se dejó tranquilamente conducir a una pequeña isla donde se encontraba el comandante. Yo también con varios otros me hallaba ahí.
160413.0.3jpg

Al vernos manifestó mucha admiración y levantando un dedo hacia lo alto quería sin duda significar que él pensaba que habíamos descendido del cielo.
160413.04

Este hombre era tan alto que con la cabeza apenas le llegábamos a la cintura. Era bien formado, con el rostro ancho y teñido de rojo, con los ojos circulados de amarillo, y con dos manchas en forma de corazón en las mejillas. Sus cabellos, que eran escasos, parecían blanqueados con algún polvo.
160413.05

Las mujeres no son tan grandes como los hombres, pero en cambio son más gruesas. Sus pechos colgantes tienen más de un pie de largo. Se pintan y visten de la misma manera que sus maridos, pero usan una piel delgada que les cubre sus partes naturales. Y aunque a nuestros ojos distaban enormemente de ser bellas, sin embargo sus maridos parecían muy celosos.
160413.06

Seis días después, algunos de nuestros marineros vieron otro gigante… Este hombre era más grande y mejor conformado que los otros, poseía maneras más suaves y danzaba y saltaba tan alto y con tanta fuerza que sus pies se enterraban varias pulgadas en la arena.
160413.07

Al cabo de quince días vimos venir hacia nosotros cuatro de estos hombres, y aunque se presentaron sin armas supimos enseguida por dos de ellos que apresamos, que las habían ocultado entre los matorrales. Todos estaban pintados pero de maneras diversas.
160413.08

Es indudable que en este mundo hay gigantes, gentes que con su voluntad, inteligencia y actitud entre otras muchas virtudes, hacen de este mundo un lugar mejor. Un lugar que digan lo que digan los pesimistas, ya es bueno de por sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 13 de abril del 16 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: