29 de mayo del 15

29/05/2015 § Deja un comentario

¿Se han preguntado alguna vez cuántos tipos de volcanes hay? Se lo contamos, porque el asunto tiene su aquél ya que se clasifican por el tipo de erupción divididas en fisurales, centrales o submarinas.

150529.08

Erupciones fisurales o islándicas: Se caracterizan por una enorme efusión de lavas muy fluidas a partir de fisuras, como la de la imagen, que se depositan en capas horizontales. Su contenido en gases es pequeño, por lo que su actividad explosiva es moderada.

15029.09

Las erupciones centrales son las que citamos a continuación y que reciben su nombre por volcanes tipo.

150529.01

Hawaiana: Se llaman así por el volcán Kilauea, que se encuentra en la Isla Grande de Hawai, famoso por sus impresionantes fuentes de fuego. Sus lavas son muy fluidas, sin que tengan lugar desprendimientos gaseosos explosivos; estas lavas se desbordan solo cuando rebasan el cráter, por lo que forman un lago de lava y se deslizan con facilidad por las laderas, formando verdaderas corrientes a grandes distancias y construyendo un cono volcánico con una pendiente muy suave. Son los más comunes en el mundo.

150529.02

Estromboliana: Nombrados así después de que el volcán Stromboli, en Sicilia, experimentó este tipo de eyección varias veces. La lava es fluida, con desprendimientos gaseosos abundantes y violentos. Debido a que los gases pueden desprenderse con facilidad, no se producen pulverizaciones o cenizas. Cuando la lava rebosa por los bordes del cráter, desciende por sus laderas y barrancos, pero no alcanza la extensión que presentan las erupciones de tipo hawaiano.

150529.03

Vulcaniana: Su nombre proviene del volcán Vulcano en las islas Lípari. Se desprenden grandes cantidades de gases de un magma poco fluido que se consolida con rapidez por lo que las explosiones son muy fuertes y la lava ácida y muy viscosa que emite se pulveriza, produciendo mucha ceniza, lanzada al aire acompañadas de otros materiales fragmentarios. Cuando la lava sale al exterior se consolida rápidamente, pero los gases que se desprenden, rompen y resquebrajan su superficie, que por ello resulta áspera y muy irregular, formándose lavas cordadas.

150529.04

Pliniana: Tambien llamados vesubianos, reciben el nombre de Plinio el viejo que murió en una de ellas y de Plinio el Joven, que describió la erupción del Vesubio en el año 79 dC. La ceniza y las bombas de lava pueden llegar a varios kilómetros de distancia del volcán, y las corrientes de lava destruyen cualquier cosa en los alrededores. Debido a la cantidad de material liberado durante una erupción pliniana, es posible que la montaña tenga a un período de descanso después de la erupción.

150529.05
Peleana: Así nombrados por el Mont Pelée, en Martinica, cuya erupción de 1902 destruyó la capital, San Pedro. En este caso la lava es extremadamente viscosa y se consolida con gran rapidez, llegando a tapar por completo el cráter; la enorme presión de los gases, sin salida, levanta este tapón que se eleva formando una gran aguja rocosa o bien destroza la parte superior de la ladera. Así ocurrió el 8 de mayo de 1902, cuando las paredes del volcán cedieron a tan enorme empuje, abriéndose un conducto lateral por el que salieron con extraordinaria fuerza los gases acumulados a elevada temperatura y que, mezclados con cenizas, formaron la nube ardiente que alcanzó 28.000 víctimas, a una velocidad cercana a los 500 km/h.

150529.06
Krakatoana: El volcán Krakatoa da nombre a este tipo. Originó una tremenda explosión y enormes maremotos. Este tipo de erupciones se deben a que la lava ascendente es muy viscosa, con una temperatura bastante baja, con lo que va cerrando al enfriarse la abertura del cráter lo cual va acumulando gases que al final ocasionan una gran explosión con la voladura de parte del cráter y, muchas veces, con la formación de un pitón volcánico, es decir, un monte o roque de forma cilíndrica formado por la extrusión de una lava muy viscosa, es decir, poco líquida, que se solidifica muy rápidamente.

150529.07

Estas son todas, salvo las erupciones submarinas, de las cuales les hablaremos otro día. Así, creemos que no nos hemos dejado ninguna, salvo las de la suegra de Ramón, que son temibles, tal como todo el barrio sabe.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 29 de mayo del 15 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: