14 de enero del 15

14/01/2015 § Deja un comentario

Hay expresiones ferroviarias que explican a la perfección, con el mínimo de palabras posibles, situaciones de lo más cotidiano. En su mayor parte, son frases hechas que el paso del tiempo ha venido a sacralizar y cuya simple mención sitúa a los hablantes en el contexto preciso, sin necesidad de que pertenezcan o conozcan el mundo ferroviario.Veamos.

15011401
01. Choque de trenes: Se aplica por lo general a situaciones de enfrentamiento de todo tipo entre dos o más contendientes, con posiciones que suelen derivar en ruptura. Especialmente se utiliza en política, donde son habituales los contenciosos y diferencias de criterio que acaban en enemistad o desafío. Suele emplearse como figura gráfica de lo que puede suceder si los adversarios mantienen esa hostilidad. Ya se sabe lo que sucede cuando dos trenes chocan. Una figura harto elocuente. Y que se combina con todo tipo de adjetivos -inminente, nuevo, brutal, peligroso…- que refuerzan aún más la imagen figurativa.

150114.02

02. Tercera vía: Entre dos posiciones siempre cabe una tercera. En un sentido amplio, esta locución incorpora cualquier proposición que busca obtener o mantener una posición equidistante ante otras dos propuestas. En España se conoce la tercera vía como el espectro en el que se encuentran aquellos partidos que se salen de las denominaciones tradicionales de izquierdas y derechas. Un recurso que utilizaron Karl Marx, Rosa Luxemburgo y Vladimir Lenin, y que en la macroeconomía actual se vincula al desarrollo de políticas de bienestar.

150114.03

03. El último tren: El término se emplea en cualquier disciplina, pero sobre todo ha calado en el mundo del deporte. Es la última oportunidad para conseguir o evitar algo. El diccionario de la RAE recoge el término y lo describe como la última oportunidad o esperanza. No hay duda posible. Los diarios deportivos lo utilizan mucho en sus páginas. Y de ahí se derivan el tren del ascenso o el descenso, según se trate de conseguir o evitar.

150114.04

04. En vía muerta: Es una locución que manifiesta una situación de bloqueo y estancamiento. Es muy común que se recurra a esta frase como un recurso para reflejar una posición de enquistamiento en una negociación o trámite, por ejemplo. En términos ferroviarios, señala la entrada en una vía sin salida, que no conduce a ningún lado más allá de los topes. El concepto es muy similar en términos lingüísticos; refleja un atasco que no conduce a ningún lado ni tiene opción de salida. El típico empate en el tres en raya.

150114.05

05. Estar como un tren: El diccionario es también muy claro. Este dicho se utiliza para denotar que una persona es muy atractiva. Sin duda. También se recurre a ‘como para parar un tren’ para reflejar características espectaculares de un hombre o una mujer que pueden parecer arrolladores y potentes, tanto o más que un camión o un tren. Suena ya un tanto arcaico, por aquello de que apenas sorprende ya uno de estos transportes. Pero no resulta extraño pensar que, cuando nació el ferrocarril, la gente se quedaba pasmada ante los artilugios que salían a la vía y que quitaban hasta la respiración (perdón por el ocurrente recurso). Los Bravos dedicaron a este tema una canción titulada ‘Pero al ponerse el sol’.

150114.06

06. Vía libre: El camino queda expedito al paso del tren, viene a significar esta frase. Además del nombre de una de las revistas más antiguas que se publican en España, en el lenguaje habitual se emplea para expresar que algo se aprueba o se permite sin ninguna restricción. Se usa en muchos ámbitos. Tener vía libre es disponer de autorización o libertad para realizar la acción que se pretende sin que nadie ponga trabas. Lo mismo que un tren cuando circula por una vía con el semáforo en verde.

150114.07

07. El tren solo pasa una vez: La última oportunidad para conseguir o hacer algo. Dicen que la ocasión se presenta muy pocas veces y es preciso aprovecharla, no vaya a ser que nunca más se vuelva a dar la coyuntura para hacer ese viaje o conseguir ese producto u oferta. Una y no más. Es necesario aprovechar el momento y aplicarse a esa máxima tan española de ‘más vale pájaro en mano…’. Un dicho que va más allá de la realidad, porque en el mundo ferroviario, los trenes van y vienen de forma rutinaria. Y si se pierde uno, siempre hay oportunidad de intentarlo en la siguiente ocasión. Pero la vida es diferente, aunque es mejor no entrar a filosofar sobre la existencia.

150114.09

08. A todo tren: La RAE define esta expresión como una locución que expresa la máxima velocidad, aunque también se refiere a vivir sin reparar en gastos, con fastos y opulencia. El primero de los significados se emplea principalmente en el terreno deportivo (el esquiador baja por la pista a todo tren o el piloto va…), aunque también su empleo resulta familiar en algunos sucesos donde interviene un vehículo a motor (a toda máquina). El segundo, para hablar de riqueza, como en otra expresión parecida ‘vaya tren de vida’, aunque ésta se refiere más a quien gasta mucho dinero, y quizá -aunque no necesariamente- por encima de sus posibilidades. La despreocupación por el gasto, más allá de la indiferencia, es signo más bien de abundancia.

150114.10

09.Furgón de cola: La composición de los trenes clásicos se cerraba siempre con un vagón de servicio de la compañía. Tenía una función diferente al resto de los vehículos, por ejemplo, transportar paquetería en trenes de pasajeros o personas en trenes de mercancías. Este vehículo se señalizaba con una bandera roja o un farol para indicar el término del convoy. En el lenguaje coloquial se emplea este término para situar a alguien (o algo) en el último puesto de todos los posibles. España está en el furgón de cola del empleo juvenil. Es el país más atrasado respecto a la colocación de sus trabajadores más bisoños; y resulta arrastrado por quienes le proceden en orden. El último de los últimos que diría un castizo.

150114.08

10. Estación de tránsito: Una parada breve, un alto en el quehacer diario para proseguir al poco tiempo con la actividad rutinaria. Además de dar nombre a una célebre novela de ciencia ficción en los 60 del escritor Clifford D. Simak, el término señala un estado intermedio entre origen y destino. En el lenguaje ferroviario equivale a una estación de correspondencia, es decir una estación en la que interseccionan dos o más líneas principales, permitiendo el transbordo de viajeros y mercancías. Más o menos lo que propone el escritor y periodista estadounidense, uno de los grandes maestros de la ciencia ficción.

Russia Train Derailment

11. Salirse del carril: ¿Y qué pasa cuando un tren se sale del carril? Descarrila, evidentemente y se interrumpe el viaje, aunque las consecuencias suelen ser imprevisibles. Esta frase se utiliza habitualmente para reflejar un comportamiento anómalo respecto a una conducta normalizada. Salirse del carril es comportarse de una forma incorrecta; como en las competiciones de atletismo donde el corredor queda descalificado por salirse de la calle (carril) que le corresponde. Se advierte con esta locución cuando alguien está a punto de hacer algo anómalo respecto a lo que se considera normal y aceptado por la mayoría social. Los coches más modernos están dotados de un avisador acústico que señala la salida del carril del vehículo para que el conductor maniobre y recobre el sitio normal de la vía.

15114.12

12. Luz al final del túnel: Esta expresión revela esperanza. Es una analogía que representa el sentimiento de una persona que ve una solución o espera un final feliz después de atravesar un camino tortuoso. De ahí que se utilice esta figura para explicar experiencias sensoriales de personas que creen que se encuentran al borde de la muerte y que al volver a la realidad hablan de un punto de luz sobre una oscuridad total. Se interpreta desde un punto de vista místico, religioso o paranormal. Los científicos creen que la neurología cuenta con herramientas suficientes para explicar el fenómeno, que sería la suma de una serie de experiencias cerebrales extremas provocadas por la propia cercanía de la muerte.

Post extraído de Estás como un tren gracias a la colabioración de Beatriz Febrer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 14 de enero del 15 en Hora a hora.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: